20 nov 2021

Carta abierta a los trabajadores del metal de Cádiz en lucha

Querido/a trabajador/a del metal gaditano que estás en la calle, luchando y peleando, en la huelga del metal indefinida, que lleva varios días en desarrollo, por tu pan y el de los tuyos: 

Lo primero que quiero hacer es presentarme. Pertenecemos a sectores muy diferentes, yo soy un trabajador del sector educativo y vivo a cientos de kilómetros de ti, en la otra punta de la Península, en Alicante. Nuestras realidades y trabajos son, obviamente, diferentes. Conozco lo básico y necesario de vuestro sector, las condiciones laborales, los salarios, la grave situación de paro en la zona de Cádiz y poquito más. Lo normal, en estas circunstancias, es que vuestra lucha y vuestra huelga me resultara ajena o me uniera al coro criminalizador, si me dejase intoxicar por la propaganda de los medios de comunicación. 

Sin embargo, mis ideas y mis principios, que adivinarás en este escrito, me tienen vacunado contra todo ello, desde hace ya mucho tiempo. De hecho, el primer motivo por el cual escribo esta carta es para darte las gracias. Te preguntarás "¿por qué? Yo solo estoy luchando por mi pan y el de mi familia.". Aquí debo contradecirte, porque no solamente estás haciendo eso. Estás mostrando que no nos han domesticado, que aún queda espíritu combativo, que todavía hay gente dispuesta a no dejarse pisar sin luchar y sin plantar cara. Vuestra huelga es un revulsivo que nos da fuerzas a otros sectores y otras zonas, porque no son pocos los que necesitan lucha y reivindicación para mejorar las condiciones, máxime con unas subidas de precios que se comen nuestros sueldos. Vuestra huelga y vuestra pelea nos indica que la llama viva de la lucha histórica de nuestros padres y nuestros abuelos, de esa clase obrera que arrancó derechos a base de dejarse la piel en la barricada y con la presión en la calle, no han conseguido apagarla y sigue viva y fuerte. Por eso, lo primero que quiero, es darte las gracias. Porque tu lucha, en un momento de supuesta paz social, nos anima a imitarla y a tomar ejemplo. Nos da esperanzas, muchas. 

Realmente, debo decirte que no es algo nuevo, por eso hablo de "supuesta paz social". Numerosas luchas se reparten a lo largo del Estado de forma silenciosa y desde hace meses, y no porque no hagan ruido, sino porque la prensa del poder, esa que a vosotros os señala con el dedo y os quiere criminalizar, a otros les tiene totalmente invisibilizados y silenciados. Las trabajadoras del Museo Guggenheim llevan casi 200 días en huelga, los bomberos forestales valencianos llevan más de mes y medio en huelga. Por no hablar de la dura lucha de los trabajadores de Tubacex, de vuestro sector, que estuvieron más de 240 días hasta ser readmitidos en su puesto de trabajo, una de las victorias más importantes en los últimos tiempos. Podría tirarme el día enumerando colectivos en lucha, que he recogido en esta lista. El problema es que vivimos en la sociedad del click, del tweet, de la imagen, de lo viral. Y en esta sociedad, si no se te ve, no existes, y eso enlaza con otro punto importante que es necesario señalar. 

Habrás visto cómo esos mismos medios que han silenciado tantas y tantas luchas, luchas laborales que apenas se han mencionado en las TV, radios y periódicos, han empezado la campaña brutal de criminalización contra todos vosotros. En primer lugar, no informando de los motivos reales de la huelga, que es lo primero que se debería explicar al tratar un conflicto laboral: Podrían detallar que pedís la recuperación de poder adquisitivo, que no queréis renunciar a ninguna paga y que no aceptais aumentar los días de trabajo como exige la patronal. Podrían denunciar las más que innumerables muestras de represión policial por parte de los piquetes del patrón. Pero tanto tú como yo sabemos que, a estas alturas, su misión real no es esa. La verdadera labor de los medios de comunicación, controlados en su mayoría por bancos y accionistas de esas mismas empresas a las que hacéis la huelga, es la de criminalizar y demonizar vuestra lucha: presentaros como unos monstruos que cortáis carreteras por gusto, que os gustan las barricadas y que practicais lo que, según ellos, es "violencia". Por eso se inventaron el bulo de las ambulancias, de la supuesta mujer que tuvo que parir en una ambulancia y que en realidad nunca existió. Fue una técnica ya usada en Colombia durante los paros y huelgas de estos pasados meses. 

Es por ello que, con la experiencia de haber apoyado otras luchas en el pasado, como la de los mineros asturianos y leoneses en 2012 o la de los estibadores en 2017, te daré dos consejos, con mucha humildad y respeto, si me lo permites. Haced el caso justo a los medios de desinformación: no dejéis que os marquen la agenda. ¿Ellos hablan de violencia?¿De qué violencia hablan?¿De una barricada o de un corte de carretera?¿Desde cuándo las ruedas o unos palés ardiendo sufren como animales o seres humanos? La verdadera violencia, que ellos no van a denunciar, es la miseria y el paro que asolan la provincia de Cádiz y a su juventud, los sueldos justitos y congelados del metal, por no decir cosas mayores, o la temporalidad que afecta a vuestro sector. La verdadera violencia que van a justificar y legitimar es la de la policía que os lanzaba pelotas de goma y gases asfixiantes. La violencia es la de una patronal que, ganando dinero a cascoporro, quiere ganar más a costa de vuestro sudor y esfuerzo. Contra dicha violencia, es legítimo hacer una barricada para defenderse y defender a los tuyos. Porque fue así como se consiguieron los derechos laborales y sociales que estamos perdiendo, con barricadas que echaban humo, no haciendo batucadas ni convirtiendo una manifestación en un desfile de disfraces. 

Y el segundo consejo que os sugeriría es que tengáis en cuenta que hoy las redes sociales son la otra barricada en la que hay que ganar la batalla, además de en la calle y en la mesa de negociación. Aunque los medios tengan aún el monopolio de la información, debéis colonizar las redes sociales y hacer que se escuche vuestra voz: vuestras razones, vuestras reivindicaciones, vuestra garra y vuestra dignidad y neutralizar a los voceros de la Patronal, algunos pagados y destinados a criminalizar cualquier lucha de clases y con contenido (no solo pasará con vosotros, ocurre de forma constante). Tenéis que conseguir que vuestros motivos y vuestra reivindicación se escuche, alta y clara. Es gracias a las redes como muchos hemos sabido de luchas laborales silenciadas, como las que os he comentado más arriba, estaban teniendo lugar. Es gracias a las redes que estamos leyendo a algunos, aún pocos, de vuestros compañeros. Y nos está ayudando a comprender y a solidarizarnos con vuestra lucha. 

Aunque, a decir verdad, tampoco es que yo necesitase mucho, como habrás podido adivinar, para ponerme de vuestro lado. Mis ideas marxistas y mi conciencia de clase ayudan a que la palabra solidaridad no sea un cascarón vacío o una mera pose. Allí donde haya una lucha, allí donde los trabajadores luchen por su pan, allí donde haya conflicto entre el empresario y el trabajador, allí donde los trabajadores necesiten el apoyo y la difusión, allí debemos estar, apoyar y solidarizarnos. Ayer fueron otros sectores, hoy sois vosotros y en el futuro seremos o serán otros. 

Imagino que, como en toda lucha, vas a tener altibajos, momentos donde pensarás que vais a hacer la revolución y lograr un acuerdo decente, pero también ratos de bajón o decaimiento, sobre todo si lees a determinados voceros del poder, a juntaletras a sueldo de la patronal o pones media hora el programa derritecerebros de Susanna Griso o Ana Rosa Quintana. Cuando eso pase, recuerda que son unas cuantas, y no precisamente pocas, las personas que os estaremos respaldando en vuestra lucha y en vuestras reivindicaciones. Porque la victoria de los trabajadores del metal, como cada una de las luchas laborales existentes y en desarrollo, no será solo una victoria de los trabajadores de uno u otro sector, es una victoria de la clase obrera en su conjunto

Me despido atentamente de ti, pidiendo que compartas este escrito con tus compañeros y tomando apuntes de todo lo que haces y de las lecciones que aprendamos de vosotros, porque, aunque yo sea profesor y me dedique a la docencia, hoy eres tú y tus compañeros los verdaderos maestros en la lucha. De obrero de la educación a obrero del metal. Un abrazo solidario,

Julián Jiménez, profesor de Educación Secundaria.  

18 abr 2021

Desmitificando el franquismo. El texto para rebatir a los cuñados que hablan y dicen que "Con Franco se vivía muy bien"


 ¿Tienes un cuñado que habla maravillas de la dictadura?¿Tu tía Paqui la del pueblo o el cuñado que se sienta en el bar te dice que en sus tiempos mozos vivían muy bien con Franco? Entonces has venido al sitio adecuado para rebatir con datos a esos que no paran de poner propaganda en Facebook diciendo cosas como que "Franco creó la Seguridad Social". 

¿Significa eso que en los 40 años de franquismo no hubo avance? Hasta el gobernante más inútil y decrépito es capaz de mejorar algo en esa enorme cantidad de años. Pero lo que dicen los datos no miente: España perdió un tren en la Segunda República que no recuperaría en muchos casos hasta 1960-1965, quedando, eso sí, los últimos años de la dictadura y gracias a la asistencia de EEUU, que convirtió a Franco en uno de sus mejores aliados, ya que ambos tenían un enemigo común, el comunismo, en un país que experimento cierta mejora y modernización en sus estructuras, ayudado también por las divisas enviadas por los emigrantes españoles en Europa. Pero, en definitiva, de esos 40 años, 25 prácticamente supusieron tirar el tiempo a la basura. No es algo que diga yo, es algo corroborado por la estadística. 

Llegada de la luz a Sostres en 1981
Doc 1. Llegada de la luz eléctrica a pueblos de España a los 6 años de morir Franco


Por poner un simple ejemplo, pero muy característico: Numerosos pueblos españoles tuvieron que esperar años a morir el dictador para ver llegar a sus calles y hogares la luz eléctrica. Sí, cuando la URSS llevaba años electrificada con el GOELRO y los sucesivos planes quinquenales, allá por 1950, en España aún cortaban en 1981, en pueblos como Sotres, en Asturias, la cinta inaugurando la llegada de la luz al pueblo.

   Doc. 2. Beneficios empresariales en España
 
La España de Franco es una España donde los ricos recuperaron sus privilegios, a costa de someter por la violencia a la mayor parte de los españoles, obreros y campesinos fundamentalmente, pero también las capas de la pequeña burguesía adictas a la República. 

Desde el primer momento, las empresas más importantes del país, bancos, industriales y gran patronal vieron como el franquismo hacía disparar sus beneficios y riquezas, que nunca se traducían en mejorar alguna de las capas de trabajadores del campo y de la ciudad. Ellos no solo vieron no mejorar su situación, sino que la durísima represión contra cualquier forma de sindicalismo y huelga permitió mantener salarios de miseria en campo y ciudad durante casi las dos primeras décadas del franquismo, como muestran la evolución de los salarios durante este periodo. 

De esta forma, los salarios se desplomaron en el campo y tardarían hasta casi los años 60 en recuperar el nivel que tenían durante el Gobierno del Frente Popular en junio de 1936. En el caso de algunas industrias fue mucho peor. Y todo esto, como veremos después, con una inflación disparada. 

Doc. 3. Tabla de salarios reales en la agricultura. 

Doc 4. Evolución del salario rural y agrario. 

Doc. 5. Tabla de salarios de la industria en España 

Doc. 6. Evolución del salario real en España 


Como se puede observar, los salarios permanecieron en todos los casos por valores inferiores a los tiempos del Frente Popular, cuya acción breve de gobierno había mejorado los salarios, pese a la crisis económica que vivía el mundo y España en ese momento. De hecho, tal y como podéis ver en la tabla final el salario real en valor constante de 100 para 1919 se desploma tras 1936 y no llegaría a los niveles de ese año hasta 1970. Para que esto fuese posible, fue necesaria una represión feroz y sanguinaria contra el movimiento obrero, disciplinando así a una gran masa de trabajadores, que solo en los tiempos finales del franquismo mediante huelgas y lucha forzaba al régimen y los empresarios afines a tener que subir sueldos y mejorar condiciones laborales. Por eso, la reflexión en muchos hogares ante la situación fue: La única salida sería la emigración, como después veremos. 

Doc. 7 Huelgas y conflictividad social



Doc. 8. Tabla de productividad y costes laborales de la industria española

Seguramente alguna persona te habrá esgrimido "Pero Franco puso las pagas extras". En esencia es verdad, aunque entonces solo representaba un pequeño pago en navidades para compensar la inflación y otra el 18 de julio como forma de "celebrar la victoria facciosa en la guerra civil". Pero tiene truco: Su implantación, que no equivalía a un sueldo, sino a un aguinaldo de 7 días inicialmente. Y como reconoce un diario poco sospechoso de comunista como ABC, la razón fue compensar la terrible y dramática caída de los salarios en los años 40: Sueldos cayendo un 10-20% mientras las tasas oficiales de IPC se disparaban al 30% y el IPC real hacía que los precios de productos se multiplicasen hasta por seis en 10 años. 

Doc. 9. Evolución de los precios de los diferentes productos. 



Doc. 10. Tabla de evolución del IPC por años con base 100 en 1896

Doc. 11. Evolución del IPC por décadas

Doc. 12. La inflación estaba disparada. Solo a partir de los años 60 y debido al movimiento obrero, los salarios subirían más que los precios. 



Como podéis observar en las gráficas de precios, el aumento de los mismos era descomunal, habiendo algunos productos con subidas acumuladas de un 600% en pocos años, y eso oficialmente, pues como sabemos, el mercado negro y el estraperlo, hacían su agosto en medio de la escasez de la postguerra, duplicando o triplicando el valor de los precios oficiales. 

El resultado de todo ello era el que todo el mundo puede imaginar: hambre, miseria, escasez y necesidad. Pero no para todos. Las clases vencedoras de la guerra, como ya hemos visto, no sufrieron nada de eso. Sin embargo, los relatos de viajeros en esa España que, supuestamente sus apologetas, nadaba en la abundancia, son estremecedores. 

Doc 13. Fragmento de Holocausto Español de Paul Preston 


Doc. 14. Fragmentos de la tesis "Morir de hambre: autarquía y escasez" de Miguel Ángel del Arco

Y ello se reflejaba en datos que son poco difíciles de manipular con la estadística, como por ejemplo el dato de estatura de los jóvenes que hacían la mili, que refleja como la estatura media de ellos desciende durante parte de los años 40, 50 y parte de los 60 para dispararse a mediados de esa década, reflejando la mala y la falta de alimentación, que determinaba una menor estatura de los niños y luego de los jóvenes que realizaban el SMO. 

Doc. 15. Evolución de la estatura media de jóvenes en la mili según el año de nacimiento

Por otra parte los datos de alimentación ofrecidos por la FAO señalan que España era el país con menor consumo de calorías en comparación con países de la zona hasta los 70. Como se puede observar en esta gráfica, España se situaban por debajo, mucho respecto al país con mayor consumo de calorías según la FAO hasta 1990, que era la Unión Soviética y Francia. Otro dato que nos ayuda a entender esto es ver los alimentos más consumidos, donde destacan aquellos más económicos y baratos como pan o alubias frente a productos frescos o carnes. 
Doc. 16. Tabla de calorias por persona. Datos de la FAO/ONU

Doc. 17. Consumo de alimentos en España. Anuario Barcelona e INE



Con estos datos, no era descabellado que la inmigración al extranjero se disparase, ya fuese por motivos políticos y de represión o bien por motivos económicos. Pero incluso aquí, contrastando los datos de Francia, Suiza o Alemania y los del INE se observa una manipulación de las cifras por parte del régimen franquista. 

Doc. 18. Tabla de emigración con datos de INE y países receptores. 

Doc. 19. Emigración. Reparto. 



Fueron cientos de miles los españoles que se fueron a Europa, haciendo dos cosas que beneficiarían al régimen franquista: generando divisas y reduciendo la conflictividad social. De esta forma, pudo sostenerse el dictador. 

Si nos vamos a los datos macroeconómicos, se sostiene aún menos la teoría de que Franco hizo crecer como nunca España o que España fuese tan bien como decían sus palmeros. 

Doc. 20. Evolución del PIB francés y español

En primer lugar, el PIB y la renta nacional bruta, tal y como vemos en los gráficos nº 20 y 23 muestra que nuestro PIB solo llegó al nivel del francés a partir de finales de los años 60. Y tal y como se muestra en ambos gráficos y tablas, la renta bruta no alcanza el nivel de 1936 hasta bien entrados los años 50. 

Dentro de los sectores económicos, un signo claro de retroceso es como aumenta el sector primario, el sector más importante cuando un país es subdesarrollado. En el gráfico 21 y 22 se puede ver como, mientras eso sucede, la industria se estanca, no despegando hasta los años 60, cuando el país, con el apoyo de EEUU y la llegada de divisas aprovecha para modernizarse mínimamente. 
Doc. 21. Porcentaje de la población ocupada en el sector primario

Doc. 22. Porcentaje de la población en el sector secundario industrial

Doc. 23. Evolución de la renta per cápita en España. 

Doc. 24. Comparación salarial entre países de Europa. 

Doc. 25. Producción de diferentes productos con base 100 en 1940. 

Sin embargo, como puede observarse, los salarios españoles eran de los más bajos de Europa. Ello permitía que, mientras los trabajadores estaban en la cola de Europa, la burguesía española disfrutase de algunos de los mejores beneficios empresariales del continente. 
Doc. 26. Beneficios empresariales en España durante el siglo XX


Otro sector que vio como el franquismo le daba una posición de ganancia y privilegio fue la banca. Aumentando sin cesar sus activos y clientes, con un mercado bastante protegido y cerrado, la banca española hacía pingües beneficios durante todo el franquismo, viendo como sus depositantes aumentaban y sus beneficios, también. 
Doc. 27. Evolución de depósitos bancarios en relación con el PIB

Doc. 28. Evolución de la deuda pública en España 

Además, el bajísimo nivel de inversión pública, cuando ya en la mayoría de estados europeos se establecia un Estado del bienestar y se disparaba el gasto público y ascendía la deuda, en España ese gasto era bajo y la deuda, al igual que ya había hecho la República, bajaba, haciendo que el sector privado, banca, fuera el principal beneficiado. Con unos tipos de interés oficiales que daban un margen importante a la banca privada. 

Doc. 29. Tipos de interés oficiales en España. 

Incluso datos en los que el franquismo podía presumir, como tener una tasa de paro muy baja, inferior al 5%, tiene su trampa. Todos los países europeos tenían datos mucho mejores (Francia un 2%, la URSS un 0.9% o la RFA un 1%). Pero esos países tenían una mayor incorporación de la mujer al mercado laboral que aquí no se había producido hasta bien entrados los años 70, haciendo que España fuese uno de los países con una menor tasa de actividad, solo pudiendo maquillar las cifras de paro y desempleo mediante la no introducción de la mujer al mercado laboral y la espita de la emigración, que hacía que la tasa de desempleo no se disparase. 
Doc. 30. Cifras absolutas de trabajadores en España y tasa de actividad 


Por lo tanto, como podemos ver, los datos no corroboran las afirmaciones. Los datos económicos son bastante claros. Pero no nos quedaremos solo en los datos macroeconómicos para ver la mediocridad y estancamiento que supuso el franquismo. 

Otro de los mantras más repetidos es que Franco estableció las vacaciones. Nada más lejos de la realidad: Fue Largo Caballero en 1931 quien lo hace, en el primer gobierno republicano-socialista, como podéis observar en el doc. 31. De hecho, Franco cambió el decreto republicano, no estableciéndose los días de vacaciones legalmente, lo que hizo que en amplios sectores se aplicase a convenciencia del empresario o de la presión de los trabajadores, no siendo hasta su muerte cuando ese permiso se ampliase legalmente a 21 días, debido a la presión de los trabajadores en huelga, al gobierno del ultraderechista de Arias Navarro en 1976. 

Doc. 31. Gaceta de Madrid que decreta las vacaciones pagadas en la II República. Enlace aquí

Pero si hay un mantra repetido hasta la saciedad por más gente es "Franco creó la Seguridad Social". Y el dato, en sí, tiene, como suele pasar, una parte de verdad y mucha de mentira. Primero hay que explicar que el antecedente, muy rudimientario, de lo que conocemos como Seguridad Social es la labor realizada por los conservadores en las primeras décadas del s. XX, creando el Instituto de Previsión Social en 1908. El retiro obrero y el SOM (Seguro Obligatorio de Maternidad se establece en este periodo, ampliándose durante la Segunda República. 

La llegada del franquismo supone la aparición del SOE y luego el SOV. Ambos, no obstante, recaían mayoritariamente en el trabajador y se mostraban insuficientes y alejados del carácter social y de protección que conocemos hoy. De hecho, los trabajadores cubiertos por el SOE eran una minoría, como se puede ver comparando la tabla 30 y la 32. Solo un 29% disfrutaba de cobertura. 

No sería hasta la aprobación de la Ley de la Seguridad Social en 1966 cuando nos acercaríamos a un sistema parecido al actual, pues el sistema seguía abogando por el mutualismo en lugar de la cobertura integral, que llegaría en 1985 y 1990 con el nacimiento del sistema de Seguridad Social actual y cobertura universal y la aparición de las pensiones no contributivas. 
Doc. 32. Proyecto de Ley de Seguridad Social y laboral del trabajador del Frente Popular. 


¿Por qué hablamos de trampa? Porque en 1936 el Gobierno de izquierdas empezó a diseñar una Ley que hubiera supuesto el nacimiento de algo parecido a la Seguridad Social actual. El estallido de la guerra civil, debido a la sublevación fascista, lo evitó. Y el sistema de Seguridad Social no vería la luz hasta ¡30 años después! 30 años tirados a la basura, con millones de trabajadores sin una cobertura mejor al perder una guerra, donde los vencedores, si planteaban conceder mejoras a los trabajadores, era porque les necesitaban para seguir ganando. Basta leer las declaraciones de algunos dirigentes franquistas. 


Doc. 33. Declaraciones del general franquista Gonzalo de Aguilera a un periodista británico en 1937


Doc. 34. Informe Brockington de la OMS denunciando la Sanidad franquista. 


Por cierto, debemos añadir lo precario y rudimentario del sistema sanitario franquista, ligado a esa Seguridad Social y el sistema sanitario. Mientras los países socialistas pero también la Europa Occidental desarrollaban el sistema sanitario público, copiado del modelo soviético implantado en los años 20 y 30, la sanidad española era la vergüenza de Europa, estando a peores niveles que países en vías en desarrollo, según un demoledor informe llamado INFORME BROCKINGTON, fechado en 1968, casi en las postrimerías del régimen franquista, donde la OMS carga contra el sistema sanitario franquista, detectando cientos de fallos que muestran un interés nulo de la dictadura franquista en homologarse a los países europeos, incluso superado por países como Argelia o Túnez. Dicho informe estuvo oculto al público durante 47 años hasta que en 2010 una historiadora lo sacó a la luz, sacando las vergüenzas del régimen. 

Si la Sanidad estuvo en un estado lamentable durante todo el régimen franquista, la Educación no lo fue menos. Despúes del ambicioso programa educativo de la Segunda República, de las pocas políticas que pudo desarrollar exitósamente la República, se pasó al control de la Iglesia de nuevo de la educación y una educación donde la mayoría de niños pobres abandonaban la enseñanaza antes de los 12 o 13 años. Así, la tasa de analfabetismo, mientras en el periodo de la II República bajó en 10 años del 26% al 19%, durante la dictadura franquista se tardarían casi 40 años en bajarla del 19% al 10%, siendo la más alta de Europa en 1970, mientras un país como la URSS había pasado de un analfabetismo del 60% en 1920 a su desaparición casi absoluta, con un 5% en 1950. 

Doc. 35. Gráfico de la fundación BBVA sobre estudios de la población española

Doc. 36 Porcentaje de analfabetos en España entre 1900 y 1970


Podemos ir cerrando este artículo con la inmensa cantidad de datos ofrecidos, señalando con toda seguridad que todas las falacias y mentiras que se cuentan o son falsas o son medias verdades. Como se puede ver, ni el franquismo creó la Seguridad, ni tampoco las vacaciones pagadas o el seguro de desempleo ni tampoco el seguro de maternidad. El franquismo fue una gestión mediocre y solo destinada a beneficiar a las élites que ganaron la guerra civil. Mientras, la aplastante mayoría de la población, la clase obrera, campesina o industrial y la pequeña burguesía de las ciudades era reprimida, castigada o pisoteada. 

A muchos les gustaría que el relato falso del franquismo idílico calase, pero la verdad al final se impone y somos muchos los que estamos comprometidos con la verdad. Seguiremos resistiendo como el niño de la foto que se negó a levantar el brazo. ¡Aunque les joda!





_____________________________________________________________________

Enlaces y datos del artículo


2. https://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/5926/1/PYM_05_12.pdf Autarquía, hambre y enfermedad. Tesis sobre el primer franquismo. 



5. https://www.abc.es/historia/abci-paga-extra-franco-201207160000_noticia.html La paga extra, un parche para esconder la crisis. 




20 dic 2020

Carta abierta a Juan Carlos Monedero

Estimado Juan Carlos

Soy profesor de Geografía e Historia en un centro de enseñanza secundaria de la provincia de Alicante. Es importante este dato, pues no sólo soy profesor, sino también Licenciado en Historia y especializado en Historia contemporánea. Además de ello, soy bisnieto de represaliados por la dictadura, con un bisabuelo y una bisabuela asesinados de distinta forma en la provincia de Toledo, cuando las tropas de Franco llegaron a la ciudad en septiembre de 1936. 

Estos datos pueden suponerte, estimado Juan Carlos, unos datos soltados alegremente, pero guardan relación directa con el motivo de esta carta abierta, pública y trasparente, que te dirijo, la cual me has obligado tú mismo a escribir. Y es que hace dos días tuviste la osadía de publicar el siguiente tweet para, supuestamente, defender a Irene Montero, ministra de Igualdad, de unos supuestos ataques que estaba recibiendo: 






Tu mensaje es profundamente insultante e injusto. De hecho, si tuvieras algo de ética política, pedirías disculpas y reconocerías o el desconocimiento de lo que hablas, en caso de que sea por ello, o el error de usar la mentira como herramienta política, en caso de que lo hayas hecho conscientemente y hayas tratado de engañar a todos tus 590.000 seguidores. 

Por mucho que finjas desconocerlo, tú sabes, como sabemos todos, que todo tu mensaje es una farsa. Los ataques a Irene Montero no son de la España que rapó a mujeres ni de quienes rechazaban el matrimonio homosexual. Decir eso es ser un sinvergüenza, mezquino y faltar a la verdad. Las críticas a Irene Montero vinieron por el bochornoso y vergonzoso acto público que tuvo lugar el viernes en la sede del Ministerio de Cultura. Y las personas que lo criticaban están más alejados que tú de esa España que representa los asesinos de Lorca. 

Como bien conoces, el pasado viernes en la sede del Ministerio de Cultura permitió tu partido, el que venía a acabar con la casta y a defender a la gente, el acto de COGAM, entidad supuestamente representativa del colectivo LGTB pero que solo se representan a sí mismos, puesto que ha sido denunciada por históricos referentes LGTB por ser unos vendidos al dinero, al capital y a la burguesía LGTB en contra de las clases populares (en las que también está el colectivo LGTB mayoritario), como hizo Shangay Lily, a quien tanto tú como yo conocimos en persona. No podemos dejar de resaltar las innumerables veces que COGAM ha mostrado su sintonía con C's, pero, sobre todo, no debemos pasar por alto su defensa de la explotación reproductiva contra las mujeres. COGAM es una de las entidades, supuestamente LGTB, que impulsó un manifiesto donde se defienden los vientres de alquiler y que a las mujeres de clase obrera se las explote para parir para otros con dinero y recursos. Y, por si fuera poco, han permitido en su sede actos a favor de la prostitución y la legalización de la explotación sexual, algo que rechaza de forma muy clara el feminismo. Algo que Irene Montero y sus asesores conocen desde hace mucho, pese a lo cual no tuvo el más mínimo reparo en acudir. Algo así como si el Ministro de Sanidad acudiera a la entrega de premios de una entidad que defiende la privatización de la sanidad. Así que solo esto ya valida totalmente las críticas a Montero, pues la izquierda ha defendido históricamente no explotar a las mujeres, ni con la prostitución ni con la aberración primisecular del alquiler de vientres. 

Pero hay una segunda razón por la que se critica a Irene Montero. En ese acto, donde fue premiada Elsa Ruíz, una supuesta cómica, quien realizó chistes misóginos que ofenden a las feministas y a las persona con un mínimo de sensibilidad social y por los que jamás ha pedido perdón, ridiculizando a las mujeres violadas y presumiendo de que "se hacía mujer porque se asciende y aprueba sin estudiar", se concedió el premio Ladrillo a la escritora  Lucía Etxebarria. Ese premio, supuestamente, se otorga a la gente que más daño hace al colectivo LGTB. En la entrega de ese premio, se insultó, ridiculizó y hizo escarnio contra Lucía Etxebarria, video que los mismos cobardes vendevientres de COGAM han borrado de su web pero que ha sido copiado por feministas para que pueda ser visionado. Un acto donde la Ministra de Igualdad aplaude el linchamiento a una mujer feminista por manifestar su opinión contraria a la teoría cuir y la legislación que el Ministerio de Igualdad impulsa, con un supuesto comité de expertos que nadie conoce. Muchos nos preguntamos ¿de verdad no había miles de grupos o personas merecedores de ese supuesto premio?¿Ningún cargo de VOX, la extrema derecha, homófobos, etc.?¿Ni siquiera todas aquellas personas con actos de violencia contra transexuales u homosexuales?¿De verdad la peor persona que el colectivo LGTB sufre (habría que puntualizar que es aquel al que COGAM representa) es Lucía Etxebarria por su oposición a la Ley que prepara el Ministerio de Montero, basada en la chaladura infumable de las teorías queer?¿En serio, Juan Carlos?

Es por todo eso, Juan Carlos, que numerosas feministas en redes sociales montaron, cabreadas e indignadas, un hastag o etiqueta #IreneDimiteYa para denunciar la complicidad de Irene Montero y el Ministerio de Igualdad con COGAM, que como hemos visto, es enemigo de las mujeres, a las que solo quiere para alquilar sus vientres. Y debes hacer honor a la verdad, fueron mayoritariamente feministas y mujeres de izquierdas, de diferentes sensibilidades y muy diversas, además de personas de izquierdas, comunistas o anticapitalistas, quienes mostramos nuestra indignación y sorpresa por el bochornoso acto que estaba teniendo lugar en el Ministerio de Cultura el pasado viernes. De hecho, entre las personas que estuvimos criticando a la Ministra, había personas del colectivo LGTB y personas con familiares represaliados y asesinados por el franquismo, tal y como muestran las menciones a tu propia reflexión en el tweet, si es que podemos llamarlo "reflexión". 

Es altamente insultante que, a miembros del colectivo LGTB críticos con COGAM, feministas de todo tipo y condición, comunistas, gentes de izquierdas de diversa condición, personas con familiares represaliados de la dictadura, todos ellos críticos con la participación de Montero en todo ese circo, te atrevas siquiera a sugerir, junto a tus palmeros del partido, que se trata de personas de extrema derecha, que son herederos directos de quiénes apoyaban a la dictadura. No sé si hablo en nombre de muchas de esas personas, pero al menos en mi caso, como comunista, antifascista convencido, gay y con familiares asesinados por la dictadura, siendo uno de los que participó en redes sociales en la crítica a Irene Montero y su participación en ese infumable acto, te exijo públicamente una disculpa. No tienes el más mínimo derecho a ofenderme y ofender a mi gente de la forma que lo has hecho. Compararme con los asesinos de Federico Garcia Lorca te podrá servir para que tus palmeros aplaudan y se lo crean, pero es profundamente insultante, falso e injusto. A mi jamás me engañasteis, desde el inicio de Podemos denuncié vuestro oportunismo y vuestro papel, que no sería otro que el de consolidar el régimen de 1978. Como cualquiera puede comprobar ya, el tiempo me ha dado la razón. Pero sé y conozco a muchas buenas personas, bienintencionadas, que creyeron vuestro humo, vuestras mentiras y vuestros cantos de sirena. Y estas barbaridades que estáis haciendo os acabarán pasando factura, no lo dudes, Juan Carlos, porque cada día es más gente la que abre los ojos. En lugar de insultarnos, de compararnos con franquistas o de tratar de silenciarnos, os vendría mejor bajar de la nube de soberbia donde estáis instalados y escuchar más a la gente que hacemos críticas justas y desde la izquierda a vuestras políticas y posicionamientos. 

Me despido de ti, no sin antes reiterar mi petición de que te disculpes con tanta gente a la que has ofendido con tu intolerable comentario, gente de izquierdas, con represaliados en casa, antifascista convencida, e incluso gente disidente que formó parte de Podemos, a los que has culpado del fusilamiento de Lorca y ser herederos directos de la carcundia franquista. Todo tiene un límite, Juan Carlos: no todo vale por atornillar a los amigos a la poltrona. Espero y deseo que cuando la izquierda que no bate palmas por vosotros critiquemos el mantenimiento de la Reforma Laboral, la Ley Mordaza, los desahucios o legislación lesiva contra los pensionistas y los trabajadores, no nos señaléis a nosotros ni a los que protesten tachándonos de ultraderechistas, fachas o ser los responsables del fusilamiento de Lorca. Tened, al menos, un poquito de ética, de humildad y de vergüenza

Un cordial saludo, 

Julián Jiménez, profesor de Educación secundaria. 


5 ago 2020

Desmontando a Daniela Ortiz de Zevallos, la rica criolla peruana que abronca a la clase obrera al grito de "privilegiados"

"Decir la verdad es, en ocasiones, un acto revolucionario"


Vivimos tiempos inciertos y bastante confusos. Tiempos donde la inmediatez, la fugacidad de las redes sociales y el paso de la militancia real al activismo digital genera que se cuelen impostores, que al calor del ego del like, la búsqueda de un futuro profesional y en ocasiones ambas, hacen que verdaderos caraduras lideren cosas que, en un contexto como la militancia física, sería bastante complicado. Si a ello le sumamos la comunión de intereses que surge entre ellos y que en el periodismo, la precariedad ha extendido ese nuevo periodismo donde no se contrasta sino que se milita, sin percatarse de si se está engañando a los lectores, tenemos el cóctel perfecto para que haya y proliferen personajes como las de la historia que les voy a exponer. 

A Daniela Ortiz la conozco desde noviembre de 2018 en redes, cuando un enfrentamiento con "feministas islámicas" que venía de años, por sus posiciones (y su acoso a mujeres laicas) y las mías les llevó a sacar un estúpido comunicado que les valió el reproche y quedar desacreditadas ante medio Twitter (y a punto de acabar declarando en un juzgado): Daniela, a quien yo no conocía, se unió al coro linchador sin molestarse en preguntar ni en contrastar la información que difundía, pero me sirvió para conocerla y conocer su posición política. 

¿Y cuál era esa actividad?¿Denunciar el racismo de la ultraderecha?¿Los mensajes de odio de nazis o fascistas?¿Las condiciones de esclavitud laboral de muchos migrantes? No. Era promocionar con retweets su actividad en museos y exposiciones, promocionar con perfomances su faceta de "artista" y cargar contra la izquierda blanca y la clase obrera que vive en España/Cataluña (aquí dejo una búsqueda que muestra su obsesión y su desprecio tanto a la izquierda en sí como a lo que representa). De hecho, todas sus publicaciones inciden en eso: la clase obrera es privilegiada, la izquierda es privilegiada y la izquierda es más racista que la derecha. Comentarios que resultan sorprendentes. 

El problema es que ese discurso, que algunos compran y desconozco el motivo, es difícil de sostener si resulta que se descubre que tú eres miembro de una familia de la oligarquía de Perú. Y eso es lo que ha pasado. En este mes, el que aquí escribe, decidió hacer este hilo, cansado de los ataques constantes de Daniela Ortiz a trabajadores, militantes comunistas o gente que se las ve y desea con llenar la nevera cada mes, explicando la familia de la que proviene Daniela Ortiz, con una sencilla búsqueda en Google. Era realmente insultante que una miembro de la oligarquía peruana, que tiene a la clase obrera peruana viviendo en uno de los países con mayor desigualdad de América, se permitiera insultar constantemente a gente que, seguramente, haya conocido el verdadero peso que supone nacer y crecer en la clase trabajadora. 

Al parecer, luego he podido saber que otra cuenta ya había sacado esos datos a raíz de su intervención en un programa de TV. Cabe señalar, y esto quiero que quede bien claro, que si Daniela ha recibido ataques y amenazas (aún no ha mostrado cuales son esos ataques y amenazas que ha recibido) son condenables y censurables, faltaría más, máxime si tienen un cariz racista o xenófobo. Ella, en los diarios donde habla y en la red social twitter habla en todo momento de "amenazas de la ultraderecha a las que se suma la izquierda blanca", pero me ha sido imposible encontrar esas "amenazas a las que se suma la izquierda". Porque en todo momento, la crítica en la izquierda ha sido una crítica política y una crítica a su sobreactuación, omitiendo su origen familiar (se vendía como una inmigrante de familia humilde y pobre). 

Daniela Ortiz es en realidad Daniela Ortiz de Zevallos Pastor. Es miembro de una importante familia de Perú llegada en el siglo XVII, los Ortiz de Zevallos, con ramificaciones en la nobleza castellana. De hecho, su prima fue Miss Perú y presume de sus riquezas en las revistas de la alta sociedad de Perú. Su tío ha sido embajador en EEUU, lo que posiblemente explica el motivo por el cuál Daniela ha tenido el privilegio, según la Vanguardia, de salir en un avión pagado por el Estado Peruano para víctimas de la COVID mientras 1.400 peruanos están desesperados por regresar a su país. Ella misma reconoce, en la ficha artística que le realiza el ex diputado de En Comú Podem y amigo personal suyo, que llegó a Barcelona gracias al dinero de su familia adinerada. Miembros de su familia aparecen como altos cargos, diplomáticos, políticos y empresarios de Perú del siglo XVIII, XIX y XX, como se puede ver con una simple búsqueda. Por tanto, esa fachada de inmigrante pobre, oprimida y explotada dista mucho de la realidad de la privilegiada miembro de la familia Ortiz de Zevallos. Por no hablar de los carísimos estudios en la elitista y privada universidad católica donde los realizó.

Estos datos, por supuesto, han sido completamente omitidos en todas las informaciones sobre su caso. Han sido varios medios los que se han hecho eco del caso: ABC (no deja de ser sorprendente que ABC se haya convertido de repente en un medio anticolonialista e indigenista), La Vanguardia, Público, El Salto o Kaos en la Red. En dichos medios tampoco se exponen las críticas que se hacen, respetuosas, sobre su posición política y sus privilegios de clase, por parte de militantes de izquierda. De esa forma, se está estigmatizando a las personas que solo hacen una justa crítica política a Daniela: de repente, todas esas críticas, son tachadas de ultraderecha. Es decir, se ponen a la misma altura que la de posiblemente desaprensivos que solo atacan a Daniela por lo que denuncia, no por las contradicciones entre su clase social y su discurso. 

Algunas de esas críticas son, precisamente, de personas del feminismo y de la izquierda a las que Daniela Ortiz ha estigmatizado en las redes sociales, aprovechando su faceta de "activista" y aprovechando su buena relación con los movimientos alternativos en Barcelona, de los que cabría hablar largo y tendido, pero eso daría para otro artículo. De hecho, la realizada por Mimunt Hamido es muy recomendable leerla, pues muestra la doble vara de medir de dichos movimientos. Mimunt es una mujer de país musulmán que ha recibido ataques y amenazas por combatir desde el feminismo discursos contra la mujer, mientras Daniela Ortiz la machacaba por sostener esos discursos, apoyando un supuesto feminismo de corte religioso. 

Y cabe preguntarse: Aunque el discurso de Daniela Ortiz pueda ser correcto. ¿Es lícito que lo haga ella, teniendo unos orígenes tan privilegiados?¿Con qué derecho puede ella tachar de "privilegiados" y "vividores" a trabajadores que cobran salarios de miseria?¿Por qué en ningún momento la crítica de Ortiz sale de la dicotomía blanco-racializado, eludiendo en todo momento el carácter de clase social?¿Quizá por miedo a perder los privilegios multiseculares de su familia?¿Por qué aquellas personas peruanas que han recriminado a Daniela Ortiz su estatus social y que conocían a su familia eran tachados de "colonialistas" por ella y sus palmeros?¿Por qué todo aquel que te ha hecho una crítica política ha sido tachado de racista, aunque jamás hiciera alusión alguna a tus orígenes (salvo a los de adinerada y criolla de apellido)?

¿Por qué Daniela Ortiz se ha negado a denunciar las amenazas que existían contra ella?¿Por qué argumenta que se debe al miedo a la expulsión si gozaba de permiso legal de residencia, como ella exponía en una entrevista?¿Cómo es que ese miedo jamás lo mostraba cuando realizaba performances en público, mucho más arriesgadas y que podían acarrear detenciones?¿Por qué aprovecha para cargar contra una "izquierda" con la que tiene especial obsesión?¿Por qué detesta el comunismo como ideología y carga siempre contra él, quizá por su clase social?¿Por qué insultaba al idioma catalán, tachándolo de colonialista y negándose a aprenderlo, si ella siempre habla en castellano y no en una lengua indígena?

Y esto, que es una simple anécdota y el desemascaramiento de una impostora, sirve para retratar a cierta parte de la izquierda, perdida en el laberinto de la posmodernidad. No hay partido catalán ni de ámbito estatal que no haya sacado la cara por Daniela y se haya dejado atrapar por el sentimentalismo barato: Una pobre artista oprimida ¿quién no va a mostrarle su apoyo? Y si a eso le sumamos sus buenas relaciones con la pequeña burguesía artística de Barcelona o en el conglomerado del movimiento "social", especialmente en estos movimientos que inciden en aspectos raciales y no en la desigualdad social, donde Daniela se sentía como pez en el agua, tenemos el caldo de cultivo perfecto para convertir a una rica descendiente de las familias más tiranas de Perú en una pobre oprimida. Lo cual no quita que merezca apoyo si ha sido amenazada, pero sin dejar de separarlo de la crítica política que también merece por lo expuesto anteriormente. 

Esperando el regreso de Daniela Ortiz de su "exilio" en poco más de dos meses. A su llegada al aeropuerto de El Prat, será recibida como una estrella y proclamada Virreina de Cataluña por esa izquierda "alternativa" que no sabe ni donde tiene la cabeza. Que otra cosa no, pero clase, tiene. Vaya si la tiene. Una Ortiz de Zevallos, Algo así como si la Duquesa de Alba se hubiera ido a EEUU a tachar de privilegiado al currante de un supermercado de Arkansas. 

25 mar 2020

Reflexiones en cuarentena: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? (Primera parte)

Llevamos ya varios días encerrados en casa algunos y otros obligados a trabajar y ese exceso de tiempo nos está permitiendo pensar mucho. Pero esos pensamientos se disipan por el ruido. Ruido de unos sectores y otros, ruido de propaganda cada vez más cansina y burda, unos para defender a capa y espada lo que haga el Gobierno como palmeros, otros para criticarlo buscando réditos electorales en medio de la mayor catástrofe que ha vivido España desde la dictadura y la posguerra.

Lo primero que debemos tener en la memoria son las víctimas: 2.800 personas a día de hoy, la mayoría ancianos, ancianos que lucharon, que consiguieron mejoras que nosotros disfrutamos y a los que, por mucho que nos duela, no hemos sido capaces de proteger todo lo que deberíamos. Les hemos fallado. Y todo esto no es un accidente del destino ni hay que dejar para mañana para reflexionar que nos ha traído a este lugar. Hay muchas razones, pero hoy quiero centrarme en las más recientes. Dejaré para otro artículo las estructurales, que las hay y son más importantes si cabe que las más inmediatas: Desindustrialización, capitalismo, recortes sanitarios, privatización de la atención a mayores, etc.

1. El papel informativo y de servicio público de una ínfima minoría, silenciada e insultada.
Desde hace unos días hay una estúpida carrera de algunos (o mejor dicho, de muchos) por mudar la piel e ir de eruditos, sabíos, avisadores, adelantados en el conocimiento del COVID-19. Y una carrera igual de estúpida de otros por vender a todo el mundo que esto no se podía saber, que es muy fácil hablar a posteriori, para tapar su escasa capacidad de autocrítica. La realidad: Unos y otros, salvo una ínfima minoría, se dedicaron a tranquilizar a la población: Unos por situarse en la órbita del Gobierno (con excepción de Yolanda Díaz, la única miembro del Gobierno que tomó medidas y fue desautorizada por Sánchez y los empresarios) sin la más mínima autocrítica ni ética periodística; y los otros por no perjudicar a las empresas que les alimentan y les brindan millones en funcionamiento y en publicidad. 


Mientras todos los medios al unísono, los "expertos" y las Autoridades nos tranquilizaban en España, la OMS, científicos no empotrados ni con el poder ni con las empresas y China estaban avisando al mundo de la catástrofe del COVID 19. En mi caso, los vídeos de un joven vasco llamado Jabiertzo y su novia china, Lele, que viven en Wuhan y que informan sobre el terreno de China, me ayudaron a comprender la magnitud del problema. Los seguía desde que los medios occidentales se dedicaron a hacer pasar a yihadistas sanguinarios que actuaban en Siria como "represaliados" del régimen comunista chino y ellos elaboraron un vídeo explicando la realidad. Sus vídeos sobre el COVID-19 dese enero me ayudaron a comprender la magnitud del problema: Como Occidente informaba de forma tremendamente alarmista sobre China y cambiaba el discurso a tranquilizador cuando se hablaba de Occidente. O cuando a mediados de febrero solicitaban aplicar las medidas chinas en Italia y España.

Pero ellos no fueron los únicos que advirtieron. Hubo gente que sin tener mucho que ver y sin causarme ninguna simpatía, también lo hicieron en España. Uno fue Iker Jiménez, periodista de Cuarto Milenio. Debo reconocer que el personaje me inspira poca confianza y está escorado a la derecha, pero el programa que hizo fue impecable, con asistencia de expertos y científicos. Otro fue Pedro Cavadas, cirujano, el 30 de enero, avisando del virus en Espejo Público. Tras el reportaje, EL PAÍS publicó un artículo tachándole de alarmista y entrevistando a "expertos" (pagados para engañarnos, porque no dijeron la verdad) que le acusaban de cínico e irresponsable. A Iker Jiménez le tacharon de lo mismo. Resultó que tenían razón, mientras los que iban de periodistas serios y referentes, ahora recurren al "No se podía saber". No, no os dió la gana informar, porque sois unos estómagos agradecidos. 


2. El papel propagandístico y de ocultación de la mayoría de medios de comunicación y "periodistas" de este país. Una gran mentira que ahora pagamos. 

Solamente inicialmente, cuando el virus estaba solo en China, las informaciones eran alarmistas y exageradas (con el propósito de perjudicar a China, porque todos los medios de comunicación de masas en España siguen la agenda de EEUU). Entonces las noticias eran de represión, muertes y cadáveres sacados de casa: Sí, lo mismo que ocurre ahora aquí, pero que se titula con otras palabras.

Pero una vez el virus saltó a Europa, los medios hicieron lo posible por minimizarlo. Desde EL MUNDO hablando de que era una enfermedad que se curaba con un paracetamol a finales de febrero a los vídeos de EL PAIS y la SER con Iñaki Gabilondo llamando idiotas a quienes se alarmaban, la entrevista del Hormiguero donde Mamen Mendizábal se tronchaba de quienes mostraban alarma o el programa "científico" de TVE donde se llevaba a "expertos" a hablar del COVID como una simple gripe. Iñaki Gabilondo se quejaba de la cancelación del Mobile de Barcelona y tachaba de "alarmismo" el coronavirus. Lorenzo Milà calificaba lo ocurrido en Italia, con varios muertos, de una simple gripe que solo afecta a los ancianos, recibiendo el aplauso de muchos afines al Gobierno. EL PAÍS tachaba de machistas a quienes les preocupaba la epidemia. En Libertad Digital tachaban al virus de comunista y de que pretendía parar la economía y a los que avisaban de alarmistas. Y Federico Jiménez Losantos, para no incomodar a las empresas que le sufragan, daba lecciones de lo poco importante que era el COVID-19. O varios periodistas de EL MUNDO se burlaban del COVID-19 y tachaban de alarmista a la gente. E incluso un Editorial del 6 de marzo insultaba a Yolanda Díaz, la ÚNICA miembro del Gobierno que tomó en serio la crisis del coronavirus, por una guia de protección a los trabajadores, alinéandose el diario con Sánchez y la CEOE, que acusaban a Diaz de crear alarmismo. Y que decir de ElDiario, de Nacho Escolar, aleccionandonos con supuestos expertos sobre los motivos para no alarmarnos por el coronavirus a principios de febrero o virólogos expertos que nos vendían que el COVID-19 no era nada.
O su cómico Ordozgoiti llamaba gilipollas y cuñados a quienes advertían de la pandemia.

He querido recopilar los máximos posibles, pero hay multitud de programas en Antena3, Telecinco, la Sexta, TVE o cualquier cadena española durante febrero y principios de marzo en la misma línea. La mayoría mintieron a la población y, lo que es más grave, generaron una sensación de falta de peligro que ayudó a la propagación. Porque si es una simple gripe, si no pasa nada, si se cura con un paracetamol ¿para qué tomar precauciones? La irresponsabilidad de quienes debían haber informado a la gente ha sido mayúscula. Y lo más gracioso: Unos lo hicieron por seguir sin crítica la línea del Gobierno, otros por no perjudicar a la economía y a las empresas. A ninguno les importó la población ni pensaron en ella. Y cuando ya no se puede negar la evidencia, la cosa es graciosa: Unos tachan a todo el mundo de sabiondo, de caraduras, de pretender dar lecciones a posteriori, como si no existieran informes de China y la OMS que alertaron del peligro e incluso artículos en EL PAIS escritos en octubre de 2019. El mismo EL PAÍS, para salvar y lavar la cara de sus periodistas publicó esta entrevista a un científico, hablando de exceso de "confianza" y que "nadie esperaba esto". Y los otros, afines a la derecha, critican a estos otros por lo mismo que ellos, mayoritariamente, también hicieron. A ninguna persona razonable se le escapa, con tirar de hemeroteca, que es puro postureo.


Si hay algo que nos debemos hacernos mirar: La izquierda alternativa, en lugar de tener un discurso alternativo al del Gobierno, ha ido a rebufo de los medios y los palmeros del Gobierno PSOE-Podemos, y es una lástima. Porque en este momento tocan análisis y toca analizar lo que está pasando, no subiéndonos al carro socialreformista acríticamente. 

3. El papel de los "expertos". 

En toda esta crisis se nos ha pretendido vender que había que hacer caso a los "expertos". Es decir, hacer caso a los virólogos, epidemiólogos, científicos. Puede ser una buena recomendación, claro que sí, pues el resto de la población desconocemos las pandemias. Pero no se nos puede olvidar que eran virólogos los que desde las cadenas de TV nos hablaban de una "simple gripe", eran epidemiólogos los que desde algunos medios de comunicación nos instaban a no preocuparnos por el coronavirus, eran expertos los que tacharon el COVID-19 de simple catarro o afirmaban que los asintomáticos no contagiaban. Y en esto lo viví en mis carnes hace días: trabajo de profesor en el primer centro de la Comunidad Valenciana con un alumno con coronavirus. Ante el nerviosismo generado, la Consellería de Sanidad, presidida por Ana Barceló, la consejera del PSOE que afirma que los trabajadores de la Sanidad valenciana se contagian porque quieren, nos envió a dos expertos al centro para mentirnos y tranquilizarnos. En aquella reunión se nos informó de cosas que los mismos virólogos ahora refutan, se dijo que no había que desinfectar el centro y que teníamos que seguir trabajando. Durante 10 días, mientras el Congreso se desinfectaba o se cerraban centros escolares en otras comunidades, el nuestro no lo hizo. No solo nos engañaron, pusieron en riesgo a familiares, alumnos, profesorado y trabajadores del centro por puro cálculo político y para capear el temporal. 

Cuando se nos dice que tenemos que confiar en "expertos", se nos olvida que estos expertos también tienen unas servidumbres. Que algunos de ellos cobran de entidades privadas o gobiernos, que hay algunos de ellos que priman el interés personal o servir a quien le paga antes que a la ciencia. Por eso, muchos de los que han salido en TV nos tranquilizaban mientras otros que afirmaban y alertaban del peligro eran silenciados, conociendo ahora que la verdad y la objetividad estaba en los segundos y no en los primeros. Así, se puede entender que "expertos" asesoraron al Gobierno durante este tiempo.  

4. El 8M y Vistalegre

Antes de enumerar la cadena de errores garrafales del Gobierno en esta crisis, donde ha actuado tarde, mal y a destiempo, es preciso detenernos en el 8M. Queda claro que existe una sensación generalizada de que ciertos sectores pretenden poner el foco en el 8M como principal fuente de contagio. Es una exageración tremenda, porque los datos de Andalucía, Murcia o varias ciudades lo desmienten. Y en esos análisis interesados se obvía la cantidad de eventos multitudinarios celebrados ese mismo fin de semana, concentraron a gran número de personas, sobre todo en Madrid, donde el foco de contagios estaba ya descontrolado el fin de semana del 6 al 8 de marzo, lo que debería haber motivado, al menos en Madrid, la suspensión de esos actos como la suspensión de clases, algo que no hizo ni el Gobierno ni tampoco la Comunidad de Madrid, que esperó al 10 de marzo para hacerlo. Realizar los actos que se hicieron en Madrid, tanto el 8M como el mitin de VOX fueron de una enorme responsabilidad por sus organizadores y por los poderes públicos. Solo hay que ver el alud de contagiados y como tras esos actos el número de contagiados en Madrid se disparó un 2500%. 

Pero si hay algo que señalar respecto al 8-M y fue su papel ralentizador debido a la pugna durante toda esa semana del Gobierno por controlar la marcha. La marcha era gubernamental más que reivindicativa y las dos patas del Gobierno pugnaron por su control. Esa pugna, visualizada en la polémica Ley de Libertad Sexual durante esa semana y la batallla entre el PSOE y Podemos, mientras el COVID-19 y su avance eran sistemáticamente ignorados, contribuyó de forma decisiva a que no se tomasen medidas y a que, pese al informe de la Agencia Europea, el Gobierno mantuviese la marcha, priorizando sus intereses a la salud pública. Y claro, al no suspender la marcha, ¿cómo se iban a suspender partidos de fútbol o el mitin de VOX? La Comisión organizadora de la Marcha del 8M en Madrid, controlada por afines a Podemos, competía por el control de la marcha contra sectores reacios a la legalización de la prostitución, como quedó palpable tras las agresiones a militantes abolicionistas en la marcha. El 8M y la lucha por su control hizo que no se tomasen medidas (y ojo, en el 8M había miembros del PP y Ciudadanos que ahora claman contra la marcha). Ni las organizadoras ni las convocantes han salido a decir nada ni a entonar el mea culpa ante su enorme irresponsabilidad, esperando a que el temporal escampe, como si la sociedad fuese a olvidar el infantilismo cometido y la gravísima irresponsabilidad, a la que se sumó un Gobierno que debería haber primado la salud de todos a sus intereses y que ahora reconoce ese dato. No servirá tachar de machista a quien señale su error histórico, que rara vez se olvidará, haciendo daño a un movimiento legítimo por ausencia de autocrítica e infantilismo irresponsable.

Y en el otro lado, idem. VOX programó un contraacto al 8M en Madrid, a pesar de los datos existentes y conociendo que su Secretario General había estado en un foco de infección y que estaba resfriado. Su irresponsabilidad no solo permitió aumentar los contagios en Madrid, sino extenderlos por la geografía española, con casos detectados en Huesca, Sevilla, Alicante, Valencia y varias provincias. Y del mismo modo, optaron por callar y esconder la cabeza, esperando a que los errores gubernamentales hicieran olvidar su irresponsabilidad, tras poder parapetarse en que "las del 8M habian realizado su acto", olvidando que la manifestación del 8M era provincial y su acto nacional. 

5. La gestión de la crisis por el Gobierno: Solo Yolanda Díaz se salva

La gestión ha pecado de improvisación y actuar tarde, en cierto modo, por lo ya comentado arriba. Desde la recomendación oficial del Ministerio de hacer "vida normal" si se venía de una zona de riesgo el 26 de febrero a la minimización del problema durante febrero, cuando ya empezaba a haber casos locales y Simón, como portavoz del Gobierno en esta crisis nos deleitaba con la frase "España no tendrá más de uno o dos casos leves". Incluso cuando los contagiados empezaban a aumentar y quedaba claro que ya no eran contagios de Italia, sino casos producidos localmente, el Ministro llamaba a la calma y a la tranquilidad o su ministerio se negaba a cerrar escuelas y colegios, a pesar de que los científicos, a los que no hicieron caso, avisaban que eran principales lugares de propagación del virus. La Comunidad de Madrid se adelantó a ello, tardando el Gobierno 4 días en hacerlo en el resto de España. La descoordinación y la tardanza del Gobierno en aplicarlo hasta el jueves, junto a los mensajes lanzados desde febero tuvo un efecto devastador: En Madrid se tomaron como unas vacaciones escolares y los residentes de esta comunidad empezaron a viajar, expandiendo el virus desde el foco descontrolado. Para colmo, el Estado de Alarma se anuncia el viernes pero se aplica el sábado, contribuyendo a esos desplazamientos, fruto de la irresponsabilidad de los multipropietarios de vivienda de varias comunidades. 

La tardanza, desde que el foco se descontrola en Madrid el 4 de marzo hasta el Estado de Alarma hace que la cifra de contagiados pase de 105 personas a 4.176. Tardanza aplicable no solo al Gobierno central, sino también a la Comunidad de Madrid, que pese a la labor propagandística -bastante exitosa, por cierto- durante esta crisis, fue incapaz de monitorizar los nuevos casos y fue la primera comunidad con brotes descontrolados, cuando las competencias sanitarias pertenecen a la Comunidad Autónoma. De hecho, ante el caos en residencias de ancianos en su Comunidad, en las que surgió el primer brote descontrolado de España, Ayuso, muy reclamante tras el Estado de Alarma, rechazaba que el Ejército interviniera en las residencias. Cuando se hizo (y esta sí fue una medida buena del Gobierno), encontró un auténtico campo de los horrores, por lo que cabe preguntarse ¿a quién protegía Ayuso al rechazar la intervención y desinfección de residencias de ancianos?

La tardanza gubernamental solo tuvo una excepción: Yolanda Díaz, quien ya el 3 de marzo presentaba una guía para proteger a los trabajadores del COVID-19, ante los 60 casos que España tenía ya ese día. La respuesta fue inmisericorde con la única persona sensata de todo el Gobierno que advertía del peligro: Fue desautorizada por Pedro Sánchez, fue desautorizada por la patronal y los editoriales de la prensa se cebaron con ella: tanto EL MUNDO, Libertad Digital y OKDiario, tres de los medios más conservadores, criticaron a la Ministra sin piedad. De hecho, fue silenciada conjuntamente tanto el PSOE como por Podemos. Fue el único miembro del Gobierno que vió venir el desastre, pero todo el establishment mediático, económico y gubernamental fue a por ella. No hace falta ser muy listo para saber que hubiera pasado de plantearse una cuarentena cuando Yolanda Díaz advirtió de lo que se venía encima. Pero todos los que ahora reclaman medidas duras desde la derecha criticaron a Díaz cuando avisó, incluso cuando pidió medidas más contundentes que ahora otros reclaman, mientras bendicen el papel de Nadia Calviño, la artífice de que el Estado de Alarma no se aplicase antes. Puro postureo, la cuestión es rascar votos.


 6. El papel de la oposición de derechas: De quejarse de las medidas a proponer mano dura pasando por VOX animando a medidas para aumentar los contagios

Si el Gobierno ha estado desacertado, la oposición ha hecho otro tanto. Ya hemos indicado las críticas a Yolanda Díaz. Pero también la estrategia de estar "en el plato y las tajadas" de PP y Cs: De querer estar en el 8M y apoyarlo de forma irresponsable por figurar a quejarse de ello 3 días después. O de criticar la indecisión gubernamental y la falta de medidas y que te pillen celebrando el 10 de marzo una comilona en plena alerta de coronavirus. Si a eso le sumamos los años de recortes sanitarios y de privatizaciones, no hace falta saber como estaríamos ahora. De hecho, no debe olvidarse que por muchos errores iniciales cometidos por el Gobierno en la crisis del COVID-19, llevan 2 meses gobernando y el PSOE poco más de un año. Las carencias de presupuesto, la falta de medios, los defectos estructurales del sistema sanitario, teniendo en cuenta que siguen siendo los presupuestos prorrogados de la época, no son de este Gobierno (sí lo es la imprevisión y la falta de iniciativa).  

De VOX directamente es mejor ni hablar, porque solo a sus fanáticos y fundamentalistas seguidores les puede parecer sensato cualquiera de las cosas que han hecho y propuesto. Durante la crisis han estado callados, dejando que sus mamporreros en las redes hicieran el trabajo sucio o directamente inventasen bulos y falsas informaciones  (curiosamente, la mayoría de ellas en aquellas comunidades donde forman parte del Gobierno regional del PP y Cs o donde le dan soporte). Mientras trataban de tapar el irresponsable acto de Vistaalegre, foco de varios contagios en varias comunidades o acababan creando un conflicto diplomático con China, que les obligaba a borrar un tweet, justo cuando el país asiático es el principal proveedor y donante de mascarillas a España; dos de sus diputados se saltaban la cuarentena acudiendo al parlamento de Andalucia y en Alicante otra diputada daba positivo e inclumplía el protocolo de Sanidad (que instaba a no visitar el Centro de Salud), poniendo en cuarentena a cuatro trabajadores sanitarios. Pues bien ¿cuáles han sido las propuestas de los ultras? La primera, quejarse del Estado de Alarma tras haberlo solicitado y proponer que los comercios siguieran abiertos, lo cual dispararía los movimientos y haría que el virus pudiera expandirse. Y la segunda dejar sin sanidad a los inmigrantes irregulares, haciendo que deban pagarla. La medida ya de por sí es inhumana, pero en plena pandemia es un atentado a la salud pública de los 47 millones de habitantes de España, hayan nacido donde hayan nacido, tengan o no situación regular: al no poder ser atendidos por motivos económicos, los contagiados dejarían de ser vigilados o puestos en cuarentena y expandirían exponencialmente los contagios por todo el país.

Por si fuera poco, acaban de votar en contra de derogar el despido por baja médica en plena crisis del COVID-19. Son un peligro para la salud pública.


7. La no paralización de la actividad productiva. 

Una de las cosas más incomprensibles es el mantenimiento de sectores no esenciales. Banca privada, construcción, industria no esencial, limpieza viaria, servicios municipales, correos, paquetería no esencial, etc. Son multitud los sectores que siguen trabajando, exponiendo a millones de trabajadores españoles innecesariamente. ¿De qué sirve tanto #QuedateEnCasa, tanto Estado de Alarma o tanta multa que se está poniendo a quienes salen a la calle si al final millones de personas siguen saliendo diariamente, hacinados en el transporte público, por seguir desempeñando una actividad que, en estos momentos, no es ni necesaria ni imprescindible? De esta forma, el Gobierno se plega a los empresarios y la patronal, desprotegiendo a los trabajadores. ¿Esto lo debería hacer un Gobierno que presuma de ser de izquierdas? No. Y han sido muchas voces las que han solicitado la paralización de las actividades no esenciales: lo hicieron Pablo Iglesias y Yolanda Díaz (la miembro más competente del Gobierno en esta crisis) al comenzar el Estado de Alarma dentro del mismo Gobierno, lo hizo el sindicato CGT un día después y lo han hecho presidentes autonómicos del PP como López Miras, del PSOE como Ximo Puig, de JXC como Quim Torra en Cataluña. ¿Pasará como en Italia y lo adoptaremos cuando tengamos 5.000 muertes? Parece que vamos a eso. Y habremos perdido un tiempo precioso pero, sobre todo, muertes evitables por primar la economía a las personas, algo de lo que deberíamos aprender de China, tan denostada en los medios de comunicación occidentales.

Para concluir....


Este escrito lo he ido meditando estos días y quedarían muchas cosas por indicar, que son las estructurales, porque todo esto no sucede solo por un Gobierno que toma malas decisiones, gobiernos autonómicos más ocupados en sumar puntos que en solucionar o salvar vidas. Esto tiene unas causas estructurales también, errores arrastrados desde hace años y décadas. Y me niego a aceptar que no hay que señalar culpables. ¡Por supuesto que hay que hacerlo, máxime en una situación como esta! Hay gente que ha dejado España con un gasto sanitario esquelético, que ahora se paga; hay empresarios que se han lucrado con residencias de ancianos y han provocado varios centenares de muertes evitables; hay grandes capitales que se llevaron la producción a China y el SE asiático para ganar más, dejando España desindustrializada, incapaz ahora de fabricar mascarillas. Hay responsables y corresponsables a los que hay que señalar. 

El punto positivo de todo esto es la clase trabajadora y su batalla para combatir esta pandemia: Los trabajadores de la Sanidad y la Medicina, los transportistas, mal pagados y explotados, que nos dan de comer; los trabajadores de supermercados y tiendas, que nos facilitan producto; los estibadores, los trabajadores del campo, los empleados de cuidado y limpieza y muchos otros trabajadores que siguen haciendo que este país no se hunda más de lo que otros ya lo han hundido. Ellos nos sacarán de esto, como siempre ha sido. Tenemos poca memoria, pero en esta sociedad donde estos trabajadores eran ninguneados, a veces acusados de privilegiados, muchas mal pagados y despreciados, ahora estamos empezando a comprender su importancia. Menos aplausos de postureo y más mejorar su valoración cuando esto pase. Porque pasará. Y es necesario que empecemos a sacar conclusiones ya, no esperar a que pase, como pretenden escurrir el bulto, esperando volver a la situación anterior, a lo que debemos negarnos con todas nuestras fuerzas y nuestra energía: Nos va la vida y la salud en ello, esa vida y esa salud que a este sistema capitalista no le importa nada, como ha quedado demostrado.