11 mar. 2012

El porqué de una huelga.

Durantes muchos años, y de ello también han tenido parte de responsabilidad los sindicatos mayoritarios, nos han enseñado, convencido, obligado a estudiar, etc. que los cambios y mejoras se conseguían con negociaciones y que las cosas se conseguían de forma pacífica, de forma pactista, sin armar mucho lío. Desgraciadamente ese mantra, repetido de forma goebbelesiana, ha terminado convirtiendose en una realidad plenamente aceptada que, ahora que llega la hora de la verdad, supondrá un lastre y supondrá una rémora al destroce de las cadenas que pretenden imponernos con la excusa de salir de la crisis. Bueno, esto no es nuevo, llevan ya cinco años haciéndolo. 

Por eso, en el inmediato tiempo que nos ha tocado vivir, quienes tenemos la suerte de no habernos tragado ese discurso, observamos bastante aterrados la parsimonia de la gente a nuestro alrededor (no tantos como en otras ocasiones, todo hay que decirlo, vamos despertando) cuando te da todo tipo de excusas para no secundar la huelga convocada contra la Reforma Laboral el día 29 de marzo. 

Para responder a quienes argumentan que hacer una huelga no sirve para nada, basta hacerles razonar, previa desintoxicación, de todas las mejoras que se han conseguido gracias a la lucha obrera en la calle. Desde la jornada de 8 horas -se aprobó por un Gobierno en 1983, pero en muchas empresas se consiguió en los años 60 y 70, gracias a las huelgas-; el derecho a estar de baja retribuida, la jubilación, el derecho de voto a los trabajadores, etc. Entonces, la gente ganaba un sueldo mucho menor al actual -aunque tenía un mayor poder adquisitivo-, se enfrentaban a tiros de la policía, etc. Y pese a ello, no desfallecían y luchaban. 

Aquí hay una selección de artículos de huelgas exitosas. Por ejemplo la Huelga General de 1988, que consiguió, entre otras cosas: 

1.- Paralizar la introducción del contrato basura total que se introduce ahora, 24 años después.

2.- La creación de las pensiones no contributivas para aquellos trabajadores que hubieran estado trabajando "en negro" (cosa aún no erradicada)

3.- Subida del poder adquisitivo de los salarios un 2% superior a la inflación (7%)

4.- Derecho de negociación colectiva de los funcionarios

5.- Subida de las pensiones por encima del SMI. 

Ejemplos de PARA QUE SIRVE UNA HUELGA: 








Y si alguien necesita saber más cosas conseguidas con huelgas, le basta buscar en los libros de historia. 

Curiosamente el periodo con menos huelgas de la democracia ha sido el periodo de 2005-2011, justamente el periodo en el que mayores bajadas de pantalones hemos sufrido. 

No solamente porque mucha gente haya perdido la conciencia de como se consiguen las cosas, sino también por el factor "esclavitud bancaria". Me explico. Siempre he defendido que, en las actuales circunstancias, una hipoteca es firmar un contrato de esclavitud con el banco y convertirte en esclavo del banco. ¿Cómo alguien en su sano juicio puede hacer eso cuando la estabilidad en el empleo se está perdiendo? Eso podría tener sentido en los 70, cuando una vivienda se pagaba con el sueldo de 2 años, cuando un contrato de trabajo era seguro, debido a esa enorme presión sindical en la calle. 

Ahora no tiene sentido hacerlo. Precisamente son quienes más pueden perder con esa reforma laboral quienes se niegan a hacer huelga. "Es que si me descuentan 50 euros iré jodida este mes" Si, pero si la huelga fracasa, quizá acabes en la calle por hacerte un esguince (te pueden despedir por ello, como lo oyes) y entonces serás desahuciada por el banco. ¿O te piensas que los que ahora están siendo desahuciados creyeron en su momento que les iba a ir mal y se metieron en una hipoteca porque eran masocas? Lo hicieron por desconocimiento. Pero, al igual que tú, confiaron en un sistema que ahora muestra su verdadera cara. 

Los motivos de la huelga son más que claros y más que justificados. A quien los quiera conocer en profundidad le basta con hacer click en estos enlaces. http://jsmutxamel.blogspot.com/2012/02/documento-contrarreforma-laboral.html   Pero así, resumidamente, esta reforma supone:

- Poder ser despedido por 9 días de ausencia justificada al trabajo (ya sea una gripe, un esguince, o un cáncer). Es decir, volver al siglo XIX donde los trabajadores que se ponían enfermos pasaban a engrosar las listas de mendigos. 

- EREs sin el visto bueno de la Administración. Pasarán a estar aprobados directamente. Y se pueden hacer en la Administración Pública ¿Verdad, funcionario, que a ti SI te afecta?

- Posibilidad de modificación unilateral de las condiciones de trabajo: SUELDO, lugar de trabajo, jornada, horas. Los convenios pasan a dejar de tener vigencia si el empresario así lo quiere. Ya hay casos -conozco uno- de empresas en las que el mismo lunes tras la aprobación de la reforma laboral mandaron un burofax indicando que les rebajaban el sueldo un 5% por previsión de bajada de beneficios de la empresa.

- A los parados, siempre nombrados por el poder para justificar esta reforma, se les podrá FORZAR  a trabajar gratis para sus Ayuntamientos en "labores sociales" si quieren conservar su prestación. Así, de paso, despiden a interinos y trabajadores públicos o de contratas. Como en el III Reich, que obligaban a ir a Campos de Trabajo ¿A qué suena bien? 

Y eso, por solo poner las cosas más sangrantes. 

Ya cada cual es lo suficientemente mayorcito para decidir qué hacer y qué no hacer el día de la huelga. En un próximo artículo esbozaré, punto por punto, toda la basurienta campaña antihuelga que están propagando payasos a sueldo de la derecha económica y política. Si, si, a sueldo (hay gente pagada para entrar en foros, chats, perfiles falsos, blogs, etc.) para desincentivar la convocatoria de una Huelga General. Porque simplemente te pido que reflexiones en voz alta o baja y pienses en algo que es de sentido común. 

Si con una huelga no se consiguiera nada ¿No crees que sería mejor no hablar de ella o ignorarla en lugar de atacarla? Los de arriba tienen muy claro que una o varias huelgas les pueden obligar a dar marcha atrás. Lo triste es que en ocasiones los que somos trabajadores, precarios, parados, estudiantes o empleados públicos no lo tengamos claro como lo tienen ellos. Si fuera así, otro gallo cantaría.


3 comentarios:

  1. Hola Julián.Muy buenas reflexiones.
    Las comparaciones con el tercer reich son exactas.
    Ojalá tenga el éxito necesario la huelga.
    Hay mucho miedo en la gente, y mucho cabrón como bien dices, pagado para desinformar y desalentar.
    El caso del rólex y todo el rollo antisindical (dejemos aparcadas unas cuantas cuentas que ajustar, para su debido momento)ya me tiene hasta las narices por ejemplo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Saludos Julián, no sabía que este blog era tuyo (coincidimos en la reunión de estudiantes alicante en lucha en la sede universitaria). Yo creo que el secundar la huelga es algo primordial y necesario si queremos tener alguna esperanza de futuro. Esto ya no es apoyar o no a los sindicatos, que la campaña anti CCOO y UGT por parte de los medios de comunicación no nos equivoquemos no es sólo contra ellos, es una campaña contra el sindicalismo en sí, quieren destruir las únicas herramientas que tenemos los trabajadores para combatir el poder laboral del empresario. No quiero extenderme mucho, pero recalco que la huelga es de TODOS y todos debemos secundarla para tener un futuro y sobre todo por las generaciones posteriores.

    ResponderEliminar
  3. Julián, tienes más razón que un santo. Y muchos más argumentos. Yo apoyaré esta y todas las huelgas que hagan falta, prefiero perder dinero que perder derechos.

    ResponderEliminar