15 jul. 2016

Odio en la red: Cuando el linchamiento y el acoso se disfrazan de justicia

Es de las pocas veces que me gustaría que una de las cosas escritas por mi tuviese una difusión masiva. Si es así es porque, quiénes tenían la obligación de poner un poco de cordura en este tema, con brillantes excepciones con la de Juan Soto Ivars, no solo no lo han hecho, sino que han preferido unirse a la ola de sensacionalismo, cuando no de llamadas e incitaciones directas al linchamiento: Estoy hablando de la prensa, obviamente. Y de muchos periodistas, alguno de los cuales, hace tiempo que perdieron tal nombre para ser unos simples juntaletras al servicio de los intereses de su empresa, pasándose por la piedra toda ética y responsabilidad.

Hace unos días falleció un torero mientras se enfrentaba a un toro. Y esta vez, ganó el toro. De la misma forma que los espectadores celebran la muerte del toro, otros consideraron (podemos debatir si es ético o no) celebrar que esta vez la corrida fue ganada por el toro, y no por el torero. Debatamos lo que debatamos, hablamos de sentimientos. Y en este sentido, hay mucho hipócrita y mucho moralista que está, como dice el refrán, al plato y a las tajadas. Muchos de los que se quejaban de que hubiera gente que se alegrase de la muerte del torero, hicieron lo mismo cuando murió Chavez, cuando murió Zerolo o Muriel Casals. Pondré solo dos ejemplos.






Cuando el sábado ví el mensaje de Vicent Belenguer Santos, la primera reacción fue de rechazo. ¿Cómo se podía decir semejante burrada? Pero después, ante la marabunta, y viendo como crecía, reflexioné fríamente. La publicación era de Facebook, donde se supone que solo lo pueden visionar los amigos del susodicho, lo que me lleva a pensar que lo hizo alguien a modo de venganza personal. Pero cuando ví que periodistas empezaban a publicar su nombre y su trabajo, difundiendo incluso falsamente que trabajaba en Valencia -algo que yo había investigado y sabía que no era así- estaba alucinando ante lo que se estaba cociendo. Mensajes llamando al fusilamiento, a matarlo, a darle una paliza, aparte de pedir su destitución como docente, primero a Valencia, luego a Cataluña, y luego no se sabe muy bien aquí. El odio, el deseo de linchamiento, el gusto por la sangre y la peor calaña reaccionaria, se juntaban en las redes, donde, a quien osaba intentar pedir algo de sentido común, se le respondía con insultos de todo tipo.

 

Israel Cuchillo, periodista de ABC Toros, sin ética ni la más mínima decencia periodística, que inicia el linchamiento en la red contra el maestro Vicent Belenguer.

Puestos a graduar el daño: el tal Vicent Belenguer podía haber ofendido, sin buscarlo, a los familiares. Pero ¿y la gente que estaba difundiendo sus datos, sus fotos, o incluso sus fotos con terceras personas?¿Y quiénes difundieron su teléfono e incluso el domicilio de sus familiares?¿Acaso no son más dañinos o lesivas esas actitudes?¿Pedir el asesinato de alguien está justificado en base a que la prensa lo haya condenado y lapidado? Según un grupo de profesores de Facebook, informaban que el tal Vicent había recibido, no él, sino sus padres, multitud de llamadas con amenazas de muerte a él y a toda su familia. Algo, que por cierto, también denunciaba el rapero Pablo Hasel en su cuenta de Twitter. 



Amenazas denunciadas por Pablo Hasel tras publicar EL MUNDO, ABC y La Razón sus tweets

 Ni siquiera se contrastó donde trabajaba, o como se comprobó después, que no trabajaba. Da igual. Abierta la campaña de linchamiento, ya se encarga la turba justiciera de la red, amparada en odio irracional y en el anonimato en buscar otras formas de "joder" al citado maestro: Hay que hundirle.

 


Dos días después, el linchamiento inmisericorde se ceba con una trabajadora de la Sanidad. Esta vez, la chica publica un comentario que, tengo mis dudas, si pudiese ser calificado de delito, porque es una reflexión que hace sin ofender a los familiares y sin usar palabras subidas de tono.




Azuzados ya por el clima de Inquisición y sangre de las redes sociales, un abogado decide publicar la foto de esta chica, y cuentas vinculadas a toreros, foros de la Guardia Civil, empresarios ganaderos, fundaciones taurinas y la Fundación Toro de Lidia, de la que hablaré después, empiezan a rular la foto de la joven enfermera, con datos de su Hospital y lugar de trabajo, junto a su cara. Algunos llegan a publicar la planta, es decir, el lugar donde algún colgado dispuesto a llevar sus amenazas hasta el final, pueda localizar a la chica. Y el panfleto OKDiario, de la mano de su periodista, Juanan Jiménez, y LA RAZÓN, deciden publicar la noticia con la cara y los datos del hospital donde trabaja la enfermera. ¿En algún momento alguien de la prensa ha dicho algo de la barbaridad que se estaba desatando? No, por supuesto que no. Tanto es así que una "periodista", ya conocida por sus posiciones ultras y enferma de odio, daba más carnaza a la turba linchadora, publicando el nuevo Facebook de la enfermera (por si algún exaltado no había podido amenazarla de muerte, que tuviese la oportunidad). 


 

Periodista de LA RAZÓN, Almudena Negro, facilitando el nuevo Facebook de la enfermera

En todo esto, la Fundación Toro de Lidia, fundación bien subvencionada, formada por millonarios empresarios ganaderos que son regados anualmente con subvenciones europeas y nacionales, encargada de defender la tauromaquia, es decir, el negocio del que viven (entre sus miembros hay importantes terratenientes históricos) y que, incluso, presiona para que el Constitucional derogue la decisión del Parlament de Catalunya de 2010, está teniendo un papel de catalizador del odio de las redes. Su llamamiento a que se difundan y se espíe a la gente, para ellos poder denunciar, a modo de Gestapo ideológica (Puedes consultarlas aquí), está provocando situaciones esperpénticas como que gente que, previamente ha buscado la provocación contra los contrarios a la tauromaquia, acaben denunciando "insultos al toreo", que la FTL da por buenos


Y es que la FTL se juega muchos millones de dinerito para cuatro ricachones que se hacen de oro con el execrable espectáculo taurino. Y aprovechando el filón, desacreditar a los contrarios a los toros y ponerle en la picota, acusándolos de violentos. Todo ello, con el patrocinio de las Fuerzas de Seguridad del Estado, las mismas que, en ningún momento han sido capaces de proteger de las furibundas llamadas al odio y al linchamiento a las personas que eran expuestas. Nadie, absolutamente nadie de la Justicia o de la Policía, ha salido a llamar a la calma o a indicar que publicar datos de domicilio o de lugar de trabajo de personas podría incurrir también en delito. Tampoco la prensa, que en lugar de poner paz, colaboró y encendió la llama del odio y el enfrentamiento

Quizá eres una de las personas que lo hizo. También lo hizo un vecino mío cuyos comentarios verbales, sin embargo, de publicarlos en redes sociales, le llevarían al Juzgado, y sin embargo compartió en su muro de Facebook una petición para cesar al profesor. ¿Alguien se ha planteado que esas personas no estaban en su lugar de trabajo?¿Alguna vez se han quejado los pacientes y padres de ambos?¿Se ha pedido su opinión?¿Se les ha concedido la posibilidad de defenderse o de alegar? ¿De verdad nos creemos capaces de juzgar cómo trabaja una persona en base a una publicación en las redes sociales?¿Acaso quienes piden su expulsión y llaman a "pegarles un tiro en la nuca" son mejores y están más capacitados que ellos? NO.


Puede ser éticamente reprobable. Puede gustar más o desagradar más, pero aunque mostrar alegría por la muerte pueda ser poco ético, nunca debería ser delito. ¿Cuántos de los que hoy claman por ello se alegraron en el pasado de la muerte de otros? Legislar en base a sentimientos es la cosa más totalitaria y fascista que existe. Y defenderlo es directamente anteponer conceptos tan reaccionarios como el honor o la moral por encima de la libertad de pensamiento y expresión. Pretender una mordaza que impida la crítica a la Tauromaquia o a quiénes forman parte de ella, que es lo que en realidad se está buscando, es imponer una censura a la totalidad de la población, basándose en un respeto que, precisamente, los taurinos, con su actitud, han demostrado carecer de él.

Nos llenamos la boca con la libertad de expresión, pero enseguida queremos amordazar a quien dice lo que no nos gusta. Llama mucho la atención la indignación de comentarios contra el maestro y la enfermera, y sin embargo, lo poco que le ha importado a esa turba reaccionaria, protaurina, linchadora y sedienta de víctimas, que un Guardia Civil autor de violación no vaya a ser expulsado del cuerpo. Dice mucho de las prioridades y la cultura que defienden. De lo que les importa. Y de lo que no.

Como dijo Voltaire: "No estoy de acuerdo con su opinión, pero defenderé su derecho a decirla".

Me alegro si este artículo te hizo reflexionar y te pido que le des la más amplia difusión, por favor, pretendo realizar un ejercicio de pedagogía que, otros, debiendo hacerlo, han preferido no hacer. Gracias.





Llamadas al centro de trabajo de la enfermera y publicación de datos



Diego Ventura, torero: Atención a la frase "Nos obligan a seguir"



Miembro de un colectivo de extrema derecha difunde los datos del profesor





Antonio Burgos, animando al linchamiento. Periodistas de ABC conocido por declaraciones polémicas e insultantes contra mujeres y homosexuales.







Foro Guardia Civil, un guardia bastante deslenguado que ha llegado a retar por MD a gente a "pelearse" y a hostigar a gente a través de la red. No deja de sorprender que la denuncia haya sido iniciada por Alumnos de la Guardia Civil, a la que pertenecía el detenido por violación en Pamplona, de lo que, en su muro de Facebook no han comentado nada -pero si para quejarse de las declaraciones del citado Belenguer-. Prioridades.

6 jul. 2016

Brexit: El circo de la UE, el papel de la prensa y la desorientación de la "izquierda"

El Reino Unido, desde la noche del 23 de junio, ha pasado a ocupar el lugar que tenía Venezuela en los informativos, tertulias, medios de masas. Cualquier persona  medianamente crítica se sorprenderá al ver como Venezuela ha desaparecido de la parrilla informativa: parece que se la hubiese tragado la tierra.

Reino Unido votó en un referéndum sobre su permanencia o salida de la Unión Europea. Contra todo pronóstico, y a pesar del asesinato de Cox, los votantes británicos decidieron pegar un portazo a la Unión Europea y causar la mayor crisis desde el nacimiento a la misma. Ninguna encuesta preveía la salida. A partir de ahí, todos los terminales mediáticos, que hasta la fecha tenían a Venezuela no ya como un país europeo, sino como si fuese la 51ª provincia española, la olvidaron: fue sustituída por el Reino Unido y un análisis interesado sobre el resultado del Brexit.

Este relato consiste en lo siguiente: Frente a los jóvenes cosmopolitas y tolerantes, votantes de la UE, han votado Brexit los incultos e ignorantes, los cuáles, todos, sin excepción, han sido convencidos por UKIP, partido de derechas euroescéptico y antiinmigración, con un discurso racista y xenófobo. Y además, desde que ganó el Brexit, el racismo y la xenofobia en Reino Unido son un problema totalmente generalizado y extendido, que no se daba antes, con los medios internacionales haciendo de altavoz amplificador de todo ello.

Dicho relato, repetido a machacamartillo todos los días por los TODOS los medios de comunicación, y una más que curiosa alianza política: La derecha conservadora y liberal junto a los socialdemócratas o socialliberales, la "nueva izquierda" y la izquierda "transversal" como Podemos o IU -recordemos a Varoufakis defendiendo el famoso "Plan B" y su defensa del Bremain- oculta muchos datos, cuando no miente descaradamente, para poder analizar lo que ha pasado.


1. Los jóvenes votaron por la UE.

El dato es falso. No fue así. La mayoría de jóvenes optaron por la abstención: Un 65%. Del 35% que votó, 6 de cada diez lo hicieron por la UE y 4 por el Brexit. Es decir, solo un 15% de los jóvenes de 18 a 25 años apoyó a la Unión Europea.






2. Los votantes del Brexit son racistas y votaron por razones xenófobas. 



Afirmar esto es, literalmente, no tener ni idea y hacer un análisis bastante pobre. Si es así ¿por qué el voto al Brexit se concentra en las áreas con menor número de inmigrantes?¿Cómo es posible que las zonas urbanas más ligadas al capitalismo financiero y con mayor número de inmigrantes, no votaran por el Brexit y lo hicieran por la UE?

Parte del voto al Brexit es un voto de protesta, un voto de indignación contra los recortes, las políticas antisociales y las malas condiciones de trabajo. Solo así se entiende que bastiones laboristas desde 1911 del Norte de Inglaterra y Gales hayan votado masivamente por la salida de la UE. Regiones industriales castigadas y maltratadas desde la entrada del Reino Unido en la UE, antiguas zonas mineras, votaron masivamente por el Brexit. Zonas donde la inmigración es testimonial.

¿Acaso el 38% de votantes fieles del Partido Laborista, que desobedecieron a su partido y su llamamiento a votar por la UE, se han vuelto xenófobos y racistas de repente? Obviamente no, simplemente fue un voto de castigo a los partidos mayoritarios, a una UE que para muchos no ha supuesto más que una devaluación de sus condiciones de vida y trabajo, como explicaba muy bien un artículo de la misma noche del Brexit.

En los votantes de UKIP, un 12%, es probable que el peso de ese discurso racista y antiinmigración sea determinante. Pero tampoco debemos olvidar que ese discurso racista también existía en el bando proeuropeo: Que la ministra del Interior Británica haya sido denunciada por racismo e islamofobia o que Cameron, como una de las condiciones para mantenerse en la UE, exigió un mayor control de fronteras y revisar los acuerdos en materia de inmigración. Y que, sabiendo esto, el Partido Laborista, apoyó a los partidarios de la UE como "mal menor". 



A la izquierda, nivel de renta (verde claro: menor). A la derecha, votos al Brexit en rojo
3. Los votantes del Brexit obedecen a UKIP y apoyan sus políticas.

Tampoco es cierto. El Brexit no lo apoyaba solo UKIP. Había varias diputadas de izquierda del Partido Laborista que apoyaban la salida de la UE con argumentos radicamente contrarios a los defendidos por UKIP. De hecho, el líder de los Laboristas, Corbyn, antes de ser elegido, apoyaba abiertamente la salida de la UE, postura que cambió una vez llegó al liderazgo del Partido Laborista.

Muchos votantes laboristas, de hecho, y muchos miembros de las Trade Unions, pese al giro del partido, siguieron apoyando la salida de la UE e incluso hicieron campaña por ella (como la TUAEU)

Como lo hicieron los miembros de la Plataforma LEXIT, la salida de izquierdas de la UE. Partidos como el Partido Comunista de Irlanda del Norte, el Partido Comunista de Gran Bretaña Marxista-Leninista, el Partido Socialista de los Trabajadores, colectivos de trabajadores, secciones sindicales en diferentes zonas, los Sindicatos contra la Unión Europea (TUAEU), etc. que en ningún momento se les dió voz fuera de Reino Unido salvo en publicaciones muy concretas, tanto antes (leer aquí) como este comunicado del CPGB-ML tras los resultados









Ocultar que en el voto anti-UE hay un voto contra la austeridad, contra las políticas capitalistas y de recortes de la Unión Europa, contra el aplastamiento a los trabajadores, contra su política de desmontar la industria y fomentar el capitalismo financiero y especulativo, es, sencillamente, faltar a la verdad. Un Reino Unido que tiene a un 55% de los trabajadores con contratos basura y con los famosos "contratos de cero horas", donde la tasa de pobreza es de un 22% y subiendo. Aunque exista gente cuyo voto al Brexit haya estado motivado por UKIP ¿Acaso no hay una gran proporción de voto que carece de esa motivación y cuyo fundamento es social y económico?¿Acaso el PCGB o Socialist Workers Party votan lo mismo que UKIP y defienden lo mismo?¿Las Trade Unions también se han vuelto xenófobas? Hagan el favor de no tomarnos el pelo.

Y esto lo repiten todos los medios: Desde la ultraderechista 13TV -que ahora se ha vuelto sensible con estas cosas- hasta Público. Recordemos que los 4 grandes partidos españoles, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos apoyaban el Bremain y la UE. 



4. Si la UE, la Troika y los mercados son el enemigo ¿Por qué los Laboristas y la "izquierda europea" apoyaban el Remain y a la Unión Europea?

No toda. De hecho, el Partido Comunista de Portugal felicitaba al pueblo británico y solicitaba un referendum en Portugal, e incluso, una salida de la UE y del Euro sin referendum. Por supuesto, estas declaraciones, como la de otros partidos de la izquierda más combativa contra la UE en Europa (KKE, Partido Comunista Serbio, Partido Comunista Polaco o Bloque de Izquierdas en Portugal) nunca salieron difundidas en los medios, como si se hizo con las declaraciones de la ultraderechista Le Pen, para así vincular a todos los defensores de la salida de la UE con aquella y no con estos. Como se hace en Reino Unido: todos son racistas, incultos y apoyan a UKIP








Por contra, los socialdemócratas del PSE (por no decir socialiberales como Hollande o el PSOE), la izquierda socialdemocratizada como IU o los Podemos y la izquierda varufakiana, han hecho piña con los conservadores (PPE) y los liberales en defensa de la UE, con el argumento de cambiar la UE desde dentro o que es un mal menor. ¿Mal menor?¿Una UE capitalista que rescató a los bancos, saneó sus balances y, paso seguido, exigió a los países durísimos recortes sociales y laborales?¿Una UE que impone una durísima reforma laboral en Francia?

Algunos explicaban que, claro, cómo iban a hacer campaña con UKIP, que mejor la UE. ¿Perdón?¿Acaso no es esa misma UE la que, al fomentar la pauperación de la clase trabajadora, hace resurgir discursos racistas?¿Acaso no son las medidas de la UE las que han dado aire a partidos como Amanecer Dorado en Grecia?¿Acaso no fue la UE quién expulsaba gitanos o quién ahora interna en campos de concentración a refugiados, o quién permite que Hungría poco menos convierta sus fronteras en un fortín? ¿No fue la UE quién patrocinó la destrucción en Libia y, al mismo tiempo, deja ahogarse a miles y miles de personas en el Mediterráneo?¿No es en esa UE donde proliferan los discursos racistas y xenófobos?¿No son los partidarios de la UE los que acaban de aprobar el Frontex? El razonamiento es, simplemente, ridículo. De la misma forma, también se puede estar en contra de la UE sin tener, por ello, el mismo argumentario que UKIP.

La postura de la izquierda en general, defendiendo a una entidad que machaca a trabajadores, que fomenta guerras imperialistas en Oriente y África, forzando luego a esos trabajadores a tener que venir aquí, que fomenta la rebaja de las condiciones de los trabajadores, sean migrantes o nativos y que, tras empeorar las condiciones de vida de todos, escurre el bulto y deja crecer como setas la xenofobia para que los trabajadores se maten por las migajas, genera un cataclismo sin precedentes. Si la Troika era el enemigo, si los monopolios son el enemigo, si el gran capital internacional es el enemigo, no puedes defender a ese enemigo. O te arriesgas que, como en Gran Bretaña, tu base tradicional acabe dándote la espalda. Y, de seguir así, el espacio no ocupado por cobardía o por reformismo por la izquierda, lo acabe ocupando el monstruo de la extrema derecha, como empieza a pasar en Francia. 


5. El racismo tras la victoria del referéndum


Todos los medios, tras la victoria del referéndum, han hecho hincapié en un aumento brutal de casos de racismo o xenofobia en Reino Unido. De hecho, el día posterior a la victoria del Brexit, todas las cadenas, entrevistaban a gente que, curiosamente, daba motivos racistas alegando su voto a favor del Brexit. Recordemos, son las mismas cadenas y TV que hablaban que en Venezuela hay una dictadura, las mismas que, por arte de magia, han hecho "desaparecer" a Venezuela tras el Brexit.

Negar que en parte del electorado, fundamentalmente el de UKIP, hay motivos racistas en sus razones para votar al Brexit sería ridículo, como rídiculo es el intento de la prensa y de algunos sectores de vincular el referendum y el aumento del racismo.

Gran Bretaña ha sido un país donde en los años 80, durante el gobierno de Thatcher, dominaban la calle grupos de hooligans y neonazis de extrema derecha que daban palizas a inmigrantes. El país donde, pese al silencio mediático, las agresiones racistas han estado siempre a la orden del día, como denunciaban en 2014 varios estudiosos sobre el tema. Racismo que, como denuncia la noticia, mucho antes del Brexit, tanto los tories como, incluso, el sector más conservador del laborismo en el Gobierno han fomentado, con declaraciones que acusaban a los migrantes de copar las ayudas sociales que previamente, laboristas y tories, habían recortado, por recomendación de la UE y por política interior.

Todos los titulares tras el Brexit vinculaban, sin comprobación ni contraste, esos ataques racistas, al Brexit. Pero los datos tiran por tierra esa afirmación tan a la ligera. Curiosamente, los más televisivos, los de Londres y Manchester, se dan en zonas que han votado masivamente a favor de la UE, y no del Brexit.

Por otra parte, analizando dos noticias sobre el Brexit, salen a la luz, en el cuerpo de la noticia, determinados datos curiosos, que, al menos a mi, me llevan a pensar que se está instrumentalizando el tema para manipular groseramente a la opinión pública: Yo lo he hecho con esta, que habla de un aumento de las denuncias en un 500% y con esta otra, que habla de un aumento de los incidentes racistas en Londres, según la Policía. En ambas noticias, quien da los datos es la Policía, dependiente de la proeuropea (y denunciada por sus políticas racistas) Theresa May. Más curioso es el dato de que las denuncias sean realizadas por internet (sin que esas personas hayan pasado por comisaría). ¿Ha comprobado la policía si la identidad de los denunciantes es cierta o sucederá como con las firmas falsas pidiendo un nuevo referéndum, gran parte de las cuales se han hecho desde EEUU y países extranjeros?

Por otro lado, en la noticia de EFE, no deja de ser curioso cómo se reconoce que el Ministerio del Interior -recordemos, dirigido por una ministra tory pro-UE denunciada como racista- pide a sus funcionarios que informen detalladamente de los incidentes de este tipo. Alguien podría preguntarse ¿a qué se debe que esto se haga ahora, y no antes, si como denunciaban varias asociaciones de lucha contra el racismo los ataques han sido la tónica en los últimos años en Reino Unido?

Con estos datos, junto a la creación de una cuenta el mismo día de la victoria del Brexit vinculada a Amnistía Internacional que informa de casos de racismo, usada como referencia por los medios, la sensación que da es que se quiere, de forma muy tendenciosa y poco racional, vincular cualquier ataque al resultado sin analizar los datos. En Alemania, por ejemplo, han arreciado los ataques racistas, con quema de centros de refugiados, escenas que no se han visto en Reino Unido ¿A nadie le sorprende que esos ataques sean silenciados mientras, solo desde el 23 de junio, toda la prensa, incluso prensa como la Gaceta, reporten casos del Reino Unido, dando la sensación de que es generalizado?

Sabiendo el modus operandi de la prensa, y, sobre todo, sabiendo quiénes son sus accionistas, no es de extrañar que se quiera satanizar a cualquiera que apoye la caída de la UE, vinculando a todos los votantes del Brexit con UKIP, cuando UKIP no supera el 12% de votos ¿Son de UKIP también el 39% de fieles votantes laboristas que votaron Brexit?¿Son racistas los inmigrantes que, según sondeos, al menos un 30% de los que tenían nacionalidad votaron a favor del Brexit? 



Conclusión

El Brexit es una pugna entre dos burguesías: Aquella que se beneficia de la UE (por eso los barrios multimillonarios como Chelsea votaron Remain) y aquella que se siente perjudicada por ella. Pero, al mismo tiempo, los trabajadores, con una izquierda oficial desnortada, apoyando a la UE, han optado mayoritariamente por darle la patada a esta, sabedores, en un sector amplio, que la UE solo les ha traído miseria, desigualdad, austeridad y pobreza. Así votaron los ex mineros del NW de Inglaterra o Gales, los afectados por la desindustrialización, los de las ciudades con menor movilidad social. Así lo defendieron los partidarios del Lexit: El Partido Comunista de Gran Bretaña, Socialist Worker (que tiene un peso importante dentro del Partido Laborista), el Partido Comunista de Irlanda del Norte, Socialist Party o las TUAEU, cientos y cientos de sindicalistas agrupados en esta plataforma.

El Brexit ideal hubiera sido uno liderado por la izquierda y la clase trabajadora, sin dejar a Farage y sus huestes poder apuntarse el tanto. Pero, aunque sea erróneo atribuir a UKIP el 52% de votantes, cuando la izquierda permite que un sentimiento arraigado en la clase obrera sea capitalizado por otros, corre el riesgo de conceder terreno al enemigo. Por eso en Portugal y otros países, la voz cantante contra la UE la lleva la izquierda, sin "Europas sociales", "cambios desde dentro" ni planes B.

Brexit es un torpedo en la maquinaria capitalista más grande del continente: La UE, defensora del gran capital y los monopolios, asesina de seres humanos en Siria, en Libia o en el Mediterráneo. Como señalaba la iraní Armarian, Brexit es un golpe a la UE, que es el cártel de las élites capitalistas que aplasta a los trabajadores y bombardea y saquea países en el mundo. Pero también una importante lección: La izquierda europea debe imitar a SWP, CPUK-ML y a TUAEU, debe ser clara y señalar a la UE, como hace el PCP, el Bloque de Izquierdas en Portugal, los comunistas holandeses o el KKE, entre otros, sin titubeos. Si la izquierda europea sigue la senda de los Tsipras, Varoufakis, Iglesias y acomplejados de la "nueva izquierda" y los socialliberales como Hollande, Zapatero o Valls, el futuro será muy negro, ya que serán otros los que aprovechen y exploten la rabia de las masas, llevando el agua a su molino y sumiendo el continente en una profunda oscuridad, la misma que invade Ucrania y que, algunos de los que ahora se quejan del Brexit, aplaudieron y jalearon en 2014. Con racismo, fascismo y todo. 

30 may. 2016

El circo de cinismo e hipocresía de Albert Rivera en Venezuela.

En España estamos saturados. No hay informativo en el que no se hable de la situación de Venezuela. De las colas en Venezuela. De la "represión" en Venezuela. Venezuela, Venezuela, Venezuela. Parecería que vivimos en el paraíso, en un país sin problemas, sin un 21% de paro y un 28,4% de tasa de pobreza, que podemos dedicarnos a hablar de la situación de otros países. Y cuando digo a "hablar", me estoy refiriendo a intoxicar, tergiversar, manipular y contar una historia prefabricada, inventada, que nada tiene que ver con la realidad del país caribeño.

Que Venezuela tiene problemas, es un hecho. ¿Acaso existe país que no los tenga?. Que en la televisión y la prensa española jamás se analiza de dónde vienen los problemas que tiene Venezuela, también lo es. El resumen, a modo de propaganda, repetida por el método formulado en su día por el nazi Goebbels, es repetir unas cuantas mentiras que, repetidas día tras día, acaban calando en la sociedad española: Venezuela es una dictadura, un país sin libertad, donde se mete en la cárcel a la gente por pensar diferente, donde hay desabastecimiento por culpa del Gobierno de Maduro. Y para de contar. 


En ningún momento se analiza las razones del desabastecimiento. Tampoco se explica quién es y qué hace la oposición venezolana de derechas. Ni se dan opiniones que rechacen los puntos que acabo de comentar: Es un diálogo de besugos donde todos hablan de lo mismo y opinan igual. Un despropósito.

Fruto de ello, el petrimetre del partido de derechas Ciudadanos, Albert Rivera, en horas bajas debido a los casos de financiación más que dudosa y a su excesiva ambigüedad, ha visitado Venezuela para poder así ser comidilla en las tertulias y salir en las TV. Ya que Venezuela es la noticia más destacada desde hace semanas, tanto que ha habido días donde los cuatro periódicos de mayor tirada en España han abierto sus portadas con Nicolas Maduro, qué mejor que iniciar la campaña electoral española en Caracas. Y así lo hizo. Para cualquier persona mínimamente cuerda, lo que pasa en España es grotesco y de frenopático, que los informativos de un país con un 21% de paro, con una falta de acceso a la vivienda y a un trabajo con un digno por parte de la juventud, con estudiantes teniendo que dejar los estudios por no poder pagarlos, que un país donde el salario mínimo te hace elegir entre comer y pagar la vivienda, muestren como problema más importante Venezuela es, simple y llanamente, de locos.

Y allí fue nuestro Hernán Cortés del siglo XXI, a decirles a aquellos "sudacas rojos" como se construye una verdadera democracia, que ellos no saben, invitado por la derecha venezolana. Igual Tintori tuvo tiempo de explicarle como mataban a civiles sus partidarios en 2014, colocando cables cortantes o cómo se mata a policías en una protesta y que la prensa capitalista te siga llamando "manifestante pacífico"

Nada más llegar, la primera en la frente: Casi un centenar de micrófonos le recibían en la "dictadura venezolana" en la que según él, no hay libertad de prensa, a pesar de que el 80% de los medios venezolanos son de derechas y contrarios al Gobierno. Eso sí, cuando una periodista venezolana quiso hacerle preguntas incómodas, el equipo de seguridad de Rivera impidió a la periodista poder realizar su trabajo. El equipo de Rivera, no el "régimen de Maduro".







Primeras contradicciones de Albert Rivera en Venezuela. No serían las únicas. Ciertamente, todo el viaje en sí, lo fue. Albert Rivera, sin ningún tapujo, y olvidando que vivimos en la era de la comunicación global, defendía en Venezuela, una y otra vez, aquello que niega en España.

Empezó a hablar de "diálogo" en Venezuela, de usar las vías del diálogo. Ese mismo diálogo que el rechaza para solucionar el conflicto vasco en Euskadi, alineándose con las tesis más ultras de la derecha española.

Después, para seguir con el circo, Rivera defendió la Constitución venezolana. Alguien debería haberle informado de que dicha Constitución fue promulgada por Hugo Chávez. Y lo hizo desde la tribuna de la Asamblea Nacional venezolana, curiosa dictadura la de Venezuela, que no sólo permite a derechistas tener el control del órgano legislativo, sino que además permite que Albert Rivera, un extranjero, hable en su tribuna y se inmiscuya en asuntos internos de un país soberano, con el rechazo del Gobierno. ¿Se imaginan a Maduro participando en el Congreso español? Es más, aceptando la falsa tesis de que Venezuela es una dictadura ¿imaginan que con Franco hubiera venido Mitterrand o un líder de la URSS a denunciar lo que pasaba en España? Claro, que para que el paralelismo fuese posible, el PCE debería controlar las Cortes franquistas, algo imposible porque estaba ilegalizado, como todos los partidos, algo que no sucede en la "dictadura" venezolana. Cualquiera con un mínimo de raciocinio y sentido común, ni siquiera discutiría que Venezuela es un país plenamente democrático. Incluso más que España, donde hay 5 partidos ilegalizados (todos de izquierdas). En Venezuela, ninguno.




Ni corto ni perezoso, defendió el referendum revocatorio con estas palabras: "¿Quién teme a las urnas?". Curioso como Albert Rivera, que siempre ha negado al pueblo catalán la posibilidad de un referendum o consulta y despreciado a sus partidarios, en Venezuela defienda un referendum revocatorio y las urnas, urnas que no apoya ni para una consulta catalana ni tampoco para elegir el modelo de estado en España, ni siquiera para que se introduzca la figura del revocatorio en el régimen español.

Estas contradicciones vergonzantes serán constantes, como señalo, durante el viaje para pescar votos en España de Albert Rivera a Venezuela. Después reclamó democracia y que se respete a los que piensan diferente, olvidando que en Venezuela estaba ante una Asamblea controlada por lo que piensan diferente. Él, que en España apoyó la condena a cárcel a dos cómicos que hacían una obra de títeres. Sin la más mínima vergüenza, reclama en Venezuela lo que siempre ha negado en España.

Luego tocaba llorar un poco delante de las cámaras: Qué nadie vaya a decir que nuestro Albert no es una persona sensible. Siempre, tras escuchar testimonios de los invitados que le brindaba Lilian Tintori, que relataban lo mucho que se reprime y el hambre que pasan los venezolanos (sería algo más creíble si el encuentro se hubiera realizado en un barrio popular y no en el lujoso Hotel Palace de Caracas y quien hablase fuese una señora en los huesos y no alguien con un considerable sobrepeso). Albert, cámaras mediante, empezó a llorar.

No deja de ser curiosa la sensibilidad de nuestro petimetre ante la supuesta falta de libertades en Venezuela, mientras ha apoyado abiertamente la condena a cárcel de Alfon, de Bódalo o de manifestantes de diversas protestas en España. Más curioso, si cabe, cuando Ciudadanos ha rechazado la derogación de la Ley Mordaza en España en muchos ayuntamientos, que impide grabar la actuación de policías, algo completamente legal en la "dictadura venezolana".

Más curiosas y de cocodrilo son las lágrimas de Rivera ante los testimonios de "supuesto hambre" que narraban las opositoras venezolanas, cuando Ciudadanos nunca ha estado en España en los desahucios que ejecutaba el Estado contra trabajadores en paro, ni nunca ha ido a las colas de caridad en España a llorar por lo que provocan las políticas capitalistas que defienden. Muy al contrario, Ciudadanos tenía de gurú económico a Garicano, que era consejero de Liberbank, el banco que más desahucios ejecuta en Asturias. Nunca vimos a Albert Rivera ir a un entierro de los muchos españoles que se quitaron la vida antes de verse desahuciados, ni siquiera derramar una lagrimita por ello.


Parece que a Albert Rivera, en vez de preocuparle el 28,6% de pobres que hay en España pasando verdadera necesidad, le preocupan más los testimonios que escucha en Venezuela. ¿Y por qué no te presentas a las elecciones allí, Albert? Y digo testimonios, porque solo escuchó los de la clase alta y los de la oposición venezolana -valga la redundancia-. En ningún momento salió, según el Confidencial, de zonas de clase alta de Caracas. Dudosa forma de comprender la realidad del país. Bien podría haberse reunido con las víctimas de las protestas de 2014, algo que rechazó hacer, motivo por el cual, estas, sacaron un comunicado reprobándolo.





Después, el alcalde de Chacao, del partido de Leopoldo López, le organizó un tour a Albert Rivera por la zona para que Antena3 grabase un encuentro con gente ligada a la oposición como si fuese un encuentro espontáneo con ciudadanos. Recordemos que en este viaje lo importante no es lo que pasa, sino lo que parece que pasa. Se trata de ganar votos en España, cueste lo que cueste, y salir en TV.









Fijense que en todas las fotos está el alcalde opositor, no vaya a ser que se cuele un chavista.


Y para concluir el tour, visita a Ramo Verde, a visitar al "preso político", Leopoldo López. No me voy a extender sobre quién es este golpista y criminal, santificado por la prensa española. Hace tiempo escribí un artículo sobre ello, para aquellos que tengan interés. La visita no se hizo con el procedimiento que exige el Estado venezolano, siendo un preso que tiene un régimen especial y, obviamente, a Albert Rivera no se le permitió la entrada, aunque sí hablar por teléfono. Cosa que motivó su protesta. Atentos a sus palabras


 


Albert Rivera, que miente, debería informarse de lo que es el régimen FIES, en la democracia española. Informarse de lo que pasa en las prisiones de España. ¿Abrió su boca cuando a Ángela Davis, que sí pidió permisos, al contrario que tú, se le impidió el acceso a la prisión de Logroño para visitar a Otegi?

¿Por qué no aprovechó el señor Rivera la visita para pasar por Colombia a denunciar la muerte de decenas de niños de hambre, algo denunciado incluso por la cantante Shakira?


¿Cuántas veces ha denunciado el partido de Albert Rivera las violaciones de DDHH en Arabia Saudi, donde se crucifica y decapita gente? Pues parece que ninguna.




Y es que Rivera es eso: Postureo, humo, vender motos, discurso facilón y oportunismo electoral de un partido de derechas que en España llega a superar en lo reaccionario al PP. Que tiene la desvergüenza de defender en Venezuela lo que nunca ha defendido y siempre ha rechazado en España. Capaz de afirmar en una entrevista distendida con la prensa más marrón del periodismo español, OKDiario, que las dictaduras tienen "paz y orden", y que Venezuela es peor que una dictadura. Debe ser que hay rojos y esas cosas que tan poco te gustan Albert, tú, que te saliste de una votación contra el franquismo en el Parlament de Cataluña, sin que se te cayese la cara de vergüenza.


Y es que si hay una palabra que defina el viaje de Albert Rivera es, precisamente, esa. Vergüenza. Una auténtica vergüenza.