5 may. 2012

Columna: Una huelga en Educación y sus razones.

Los trabajadores de la Enseñanza Pública de la Comunidad Valenciana estamos llamados a secundar una huelga en el sector durante seis jornadas durante el mes de mayo. Tras haberse votado y reclamado la convocatoria de esta huelga, ha sido oficialmente convocada. Una vez hecho esto, toca escuchar toda clase de tonterías por aquellas partes que fingen preocuparse de los demás sin ser docentes, así como por parte de personas que, movidos por extrañas circunstancias, tiran tierra sobre la convocatoria. Nada mejor que dar argumentos para que cualquiera comprenda mínimamente el porque nos vemos obligados a secundar esta convocatoria.

Al día siguiente a la misma, la Consellera Català se preguntaba "que afirmarían los padres en paro". Y el presidente de la FAPA Gabriel Miró criticó, a diferencia de otras FAPAs, la convocatoria de huelga. Que estas dos personas critiquen la convocatoria de huelga sería un motivo más para secundarla, puesto que la Consellera debería tener la vergüenza de no mentir -defecto continuado- e ir ella misma a explicarles a esos padres parados en la situación en la que va a dejar ella la Escuela Pública con el despido de casi 10.000 docentes que no trabajarán el próximo curso. Debería explicarles que mientras en los colegios privados el que tenga recursos podrá dar una educación de excelencia a sus hijos, ellos, maltratados por ser parados, tendrán vetado el acceso a esa escuela para ricos y pasarán a sufrir, si tienen hijos, una Escuela Pública masificada y asfixiada económicamente. La pregunta que deberia hacerse la Consellera es ¿Cómo puedo tener la cara dura de usar a los parados a los que voy a perjudicar con mi gestión?

Las críticas del Señor Lopez tampoco me sorprenden. Un señor acusado por padres -no lo digo yo- de ser un servil a los intereses del PP y que se gasta 400 euros en un regalo a un político en lugar de dar ese dinero a los padres parados que no pueden comprar los libros de texto, denunciado por unos padres por su "bocaza", y cuya única conclusión es que todo lo malo que pasa es por los docentes y no por sus amistades del PP, pues poco se puede decir. Gente como esta, bien tratada, son los peones mediante los cuales el sistema de redes clientelares del PP se lleva manteniendo en la Comunidad mientras había dinero. Ahora que estamos en la ruina, “pagaremos todos el pato”.

Dejando de lado la merecida respuesta a ambos, la huelga se convoca ante lo que supone el despiece total de la Enseñanza Pública. No solo en nuestras condiciones laborales, porque un 19% de los docentes no vamos a la huelga por un salario, sino por mantener un puesto de trabajo. Puestos de trabajo que, al desaparecer, destrozaran la Enseñanza Pública: Clases hasta 42 alumnos, fin de programas de atención compensatoria, fin de desdobles, masificación de aulas, etc.

Claro que muchos vamos contra los recortes de derechos laborales ¿Acaso no haría lo mismo un trabajador del sector privado o un obrero de la construcción? Pues claro, y tendría la comprensión de muchos que entendemos que los derechos laborales no son privilegios. Son derechos, que no nos engañen. Aquí los únicos privilegiados son los que mientras piden sacrificios a la población, no se cortan de viajes, comilonas, sueldazos y coches oficiales como los mandamases de la Comunidad.

Pero es que el aumento de ratio y de horas lectivas al profesorado supone un ERE en la Enseñanza de casi 10.000 personas. Si todo el mundo comprendió a los trabajaodres de Spainair ¿Como no podrán comprendernos a nosotros? Si a ello le sumamos que los 6 días de huelga no serán nada en comparación con la situación del año que viene, donde 10.000 docentes, un 19% del total estarán en huelga indefinida, solo los que tienen un interés espurio pueden atacar la protesta. Aunque quizá todo este tinglado del PP en Valencia no se sostiene si no fuera por tontos útiles que hacen flaco favor a los mismos que, tarde o temprano, al igual que a los docentes, acabarán siendo perjudicados por la sacrosanta austeridad liberal. Tiempo al tiempo.

2 comentarios:

  1. Pues yo echo en falta algo de responsabilidad y coherencia en este proceso de movilizaciones. Hay gente que primero pedía a gritos una huelga indefinida y ahora salen con que ellos no habían votado eso y todo son escusas.
    Siempre culpando a otros de lo mal que van las cosas. Es razonable pedir un poco de responsabilidad y coherencia, ¿no?

    Bueno Julián, ya sabes que no va por ti ni mucho menos. Es que estoy un poco harto.

    Gracias por tu aportación crítica (constructiva) a la lucha.

    Y en lo inmediato: A la huelga!

    ResponderEliminar
  2. Julián, lo has puesto muy pero que muy clarito. Razones para ir a la huelga muchas, razones para apoyarla aún más.

    Duro con aquellos que ponen mil excusas para no apoyarla o los que claramente la intentan boicotear...

    en lo inmediato lo mismo que el compañero ¡A luchar!

    ResponderEliminar