27 jun. 2013

El esfuerzo de trabajar y estudiar. Artículo publicado en el Periódico de Catalunya

Nota del editor del Blog:
Artículo de opinión, publicado en el Periódico de Catalunya, realizado por el autor de este blog. Se trataba de participar en un debate sobre la norma Wert de becas y notas para acceder a ellas y el Periódico de Catalunya preguntaba si las personas que fueron becadas en su día hubieran podido acceder a las becas con los requisitos que el Gobierno quiere imponer a los estudiantes.

Esta es, por tanto, la respuesta publicada en el Periódico de Catalunya

http://www.elperiodico.com/es/cartas/entre-todos/esfuerzo-estudiar-trabajar/77784.shtml


Julián Jiménez. Profesor de Secundaria. Mutxamel (Alacant)

Si hubiera necesitado un 6,5 para tener beca, jamás hubiera estudiado. Cuando comencé la carrera en el 2001, en casa éramos cinco, mi padre había sufrido cuatro infartos y no tenía derecho a ayudas por haber agotado en el pasado las prestaciones y mi madre trabajaba en una empresa alimentaria por un salario de 620 euros. Además del pago de la matrícula, recibía anualmente una beca compensatoria. En la carrera de Historia en la Universidad de Alicante me exigían una nota media de 5.5 y la superación del 80% de los créditos para poder aspirar a esa beca, sin la cual se me cerraba la puerta de la universidad. Además de estudiar, trabajaba en una hamburguesería a tiempo completo (durante el 2004 incluso lo compaginé con un segundo empleo). La mayor parte de ese sueldo lo destinaba a ayudar en casa, a permitir complementar el salario de mi madre y con el que, a duras penas, podía pasar el mes nuestra familia en los tiempos de bonanza.

Gracias a la beca, pude sacarme la carrera, realizar el CAP y presentarme a una oposición, a través de la cual he llegado a ser profesor de Secundaria, un trabajo que siempre había sido vocacional. Desde luego, jamás olvido cuál fue la llave que permitió que yo hoy esté enseñando como en el pasado muchos me enseñaron a mí. Por eso, me opongo a subir la nota para lograr beca. Porque no se tiene en cuenta el esfuerzo que hacen muchos jóvenes de clase trabajadora para sacar las notas. En su día renuncié a la vida universitaria para poder llegar a obtener el 5,5 que me exigían. Nadie tuvo en cuenta las 40 horas de las que yo no disponía para estudiar porque trabajaba. Tampoco la necesidad de reservar las vacaciones no para irme de fiesta o de viaje, sino para la temporada de exámenes.

Si este artículo te ha gustado, pincha aquí para que tenga mayor difusión. Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario