13 ago. 2012

La jugada maestra del SAT y Sánchez Gordillo.

Se ha convertido en el tema estrella, portada de informativos televisivos, e incluso, conversación en los bares: la acción del Sindicato Andaluz de Trabajadores, liderada por el Alcalde de Marinaleda, Sanchez Gordillo, de requisar carritos de comida de un Mercadona para ofrecer esos alimentos a los más necesitados, que, gracias a dicha acción, muchos pudieron tener alimentos de primera necesidad ese día.

El señor Gordillo, pretendiéndolo o no, ha tenido, quiza, la mayor victoria política en su dilatada experiencia política. Y quiero con calma explicarme y hacer ver a los lectores del blog cuales son las razones por las que, abierta y claramente, este que escribe APOYA y RESPALDA la acción realizada por el SAT.

En primer lugar, el SAT ha sido capaz de hacer primera plana de un problema que es acuciante y desgarrador en nuestro país: el ascenso de la pobreza y la exclusión social, una pobreza que todos podemos vislumbrar diariamente en nuestro entorno (vecinos que piden comida, gente rebuscando en contenedores, aumento de la mendicidad e incluso suicidios que se producen por causas económicas) pero que, sin embargo, ha sido perversamente ocultado en los medios de comunicación. Una pobreza que hace que, en varios territorios del Estado, la cifra de paro pase del 30%, y que más de 1.900.000 personas no reciban ningún ingreso.

Ante esa situación, claramente drámatica, nadie hasta el día de ayer hizo nada contundente por remediarlo. El Gobierno, que si es generoso cuando se trata de rescatar bancos o constructoras, tiene en el limbo la reanudación de la ayuda de 400 euros a los parados. Y el PSOE y los sindicatos mayoritarios, reclaman su reanudación, sin que se haya visto, a día de hoy, una miserable convocatoria de manifestación o protesta por ello.


En segundo lugar, la acción del SAT ha abierto la caza, indiscriminada, desde los medios de comunicación contra la acción realizada. Daba igual que fuera la Cadena SER o la "progresista" Sexta, que la ultraderechista Intereconomía o Antena 3. Tertulias, editoriales, magazines, programas de televisión y de radio, han ido claramente a realizar una campaña BRUTAL de criminalización de la acción de los trabajadores andaluces, liderados por Sanchez Gordillo. 

Apelando en muchas ocasiones a una moralidad mal entendida, a una victimización de la "pobre trabajadora" a la que nadie agredió, al "compromiso de Mercadona (luego detallaré los "compromisos éticos" de dicha empresa), todo el poder de convicción de los mass media ha ido a satanizar la acción, hasta el punto de usar la mentira de forma descarada. Ya fuera como ABC (usando una imágen de 2005) o EuropaPress, haciéndose eco del exorbitado sueldo del Jefe de Policia Local de Marinaleda (cuando Marinaleda carece de Policia Local). Síntoma del tremendo nerviosismo entre los medios de Comunicación, que no son ni más ni menos que "la voz de su amo".


Pero una de los principales logros de Sanchez Gordillo, ha sido que se cayeran abiertamente muchas máscaras. Que se descubrieran muchos impostores y muchos estafadores. Como era de esperar, el PP y su aparato mediático, junto todo el espectro de la ultraderecha y la derecha, han cargado a muerte y con un odio prefascista contra el Señor Gordillo y el SAT. No es algo que pille de sorpresa. Pero a toda la derecha y la ultraderecha, se ha unido la "izquierda del stablishment". Desde el PSOE, que abiertamente se mostraba antes preocupado por "la ley y el orden" (como un partido abiertamente de derechas) antes que por la "justicia social", pasando por los dirigentes de los sindicatos mayoritarios, concretamente Cándido Méndez, que condenó abiertamente la acción de Gordillo, al día siguiente de entrevistarse con traje y corbata con el Monarca.

Ha desenmascarado a esos que, como el Vicepresidente de la Junta, de IU, le desautorizaron. Es decir, ha hecho que los falsos defensores de los trabajadores, que son los que están sufriendo en sus carnes las consecuencias de la crisis económica, hayan tenido que elegir bando, y hayan elegido abiertamente, el bando de los que están con una de las empresas más ricas del país (luego veremos más sobre dicha empresa) en lugar de con los trabajadores y sobre todo, contra los trabajadores más necesitados. Ha demostrado como, detrás de la máscara progresista de mucha "gauche caviar" se esconden verdaderos reaccionarios que claman furibundos a favor de la ley y el orden, como en su día lo hicieran Ebert y Noske, sangrientos socialdemócratas que, bajo su amparo, en 1919, nacieron los Freikorps que luego pasarían a engrosar las filas de cierto partido ¿Adivinan cuál?


En tercer lugar, ha dejado desnuda a la putrefacta democracia heredada de la transición, demostrando que la Constitución es violada cuan prostituta. Esa justicia lenta, benevolente, calmada e incluso indulgente cuando se trata de grandes empresarios, evasores, políticos  de los partidos mayoritarios que roban (que roban a los pobres para quedárselo ellos y sus familias); era rauda e inflexible para mandar detener, ipso facto, a los participantes en el acto de "redistribución equitativa de alimentos con clara intención benefactora" (he copiado el lenguaje de los liberales). 

Ha demostrado abiertamente que la justicia y la policía están para machacar a los pobres, mientras tratan con mano de terciopelo a los ricos. Ha dejado claro que un ministro, hijo de un torturador en la dictadura, puede dictar como entonces "Órdenes de detención" que no dicta cuando se trata de los ladrones de su partido, que roban miles de millones, haciendoselo pagar a los trabajadores, no precisamente al revés.

Y también dejar al desnudo al empresariado español. En este caso a Mercadona, esa empresa que, gastando dinero en publicidad, conseguía tener cierta "buena fama", solo cuestionada en medios alternativos. Rápidamente, MERCADONA, no dudó en interponer denuncia. Y, con esa chulería empresarial tan típica, ha conseguido el efecto contrario.


Mercadona no solo niega la comida a los pobres, demostrando su insolidaridad y la verdadera cara del capitalismo español, además de destruir la comida antes de que pueda ser recogida por gente en los contenedores o por ONG (como hacen el 80%, según datos del Gobierno de España). No, MERCADONA es mucho más que eso: Es una empresa que, antecedida por "Cárnicas Roig", tuvo sus amistades en la extrema derecha valenciana durante los 70 y los 80. Es una empresa que explota y tiene múltiples denuncias por acoso laboral, moobing, vulneración de derechos laborales y sindicales (como el derecho de huelga).

 Acoso del que hemos podido saber más en estos días ¿Cuantos trabajadores del Mercadona llorarán en su casa de verdad, y no como el ataque de nervios de la  "cajera agredida", comprensible, pero magnificado?¿Dan voz los medios de ultraderecha a esos casos de acoso? ¿O quiza a testimonios como los de esta señora, ex trabajadora de esa empresa?



La respuesta evidentemente es NO. Pero, por si todo ello fuera motivo más que suficiente para BOICOTEAR a esta empresa, encima nos tenemos que sorprender al escuchar como el dueño de esta "empresa", el Señor Roig, da lecciones de que hay que hacer en materia laboral o económica: un señor que ha pedido que "trabajemos como los chinos" o que se ha manifestado abiertamente a favor de los recortes en Educación y Sanidad.


Por todo ello, abiertamente se pide en muchos sitios el BOICOT activo a esta empresa: Boicot más que merecido, como lo merecen gran parte de las multinacionales que juegan con trabajadores, ya sean empleados o consumidores o los trabajadores del tercer mundo. No es exclusivo de Mercadona: El Corte Inglés, ZARA, Santander.... Pero gracias a la acción del SAT, se ha podido señalar y sacar las miserias más míseras, valga la redundancia, de estas "empresas modélicas"... hasta que rascas y ves el lodazal del que surgen.


 En definitiva, y para concluir esta larga reflexión, la grandeza de la acción del SAT es incuestionable. Porque aunque pueda ser en cierto modo más efectista y más mediática que estructural (9 carros no quitan el hambre de Andalucía) y en cierto modo populista, es innegable su ejemplo de justicia social, anteponiendo esta a una ley que solo sirve para machacar a los pobres, puesto que los LADRONES quedan rápidamente en libertad y riéndose de todos nosotros (los imputados del PP (y del PSOE); los consejeros de las Cajas intervenidas, los grandes banqueros, las grandes fortunas y empresas que defraudan).

Leyes a la que algunos, que no saben muy bien el sitio en el que están, han apelado cual conservadores de tradición, aún siendo progres de salón, demostrando su verdadera cara y rostro. Porque, paradójicamente, lo que ha hecho el SAT es cumplir con esa ley de leyes, que dice lo siguiente: 

Artículo 128. CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978. 
1. Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.

De todas formas, las leyes, por mucho que sean leyes, son dadas por las sociedades, guste más o guste menos a los ultraconservadores (cuando no abiertamente fascistas) y a la derecha real (PP) o presunta (la cúpula y dirigentes del PSOE).  

"Toda ley que viole los derechos inalienables del hombre es esencialmente injusta y tiránica, no es una ley en absoluto.", decía Robespierre

Cuando el hambre, la imperiosa necesidad, la desesperación y el caos de un futuro negro, lleve a muchas personas a organizarse, no será Sanchez Gordillo o el SAT quienes entraran a los supermercados, sino masas descontroladas. De ahi el temor de estos aburguesados, al ver una posible chispa de ruptura de la baraja. Lo que desconocen o no quieren conocer, es que, al final, cuando la situación sea insostenible, tendrán que elegir bando: O el orden y la ley, o la justicia social. Y no valdrán medias tintas. 


Personalmente, me quedo con la segunda. Siempre con la segunda, pues ya sabemos para que está "la legalidad vigente". Saltársela, hoy por hoy, para un fin justo, no es delito, sino un acto de imperiosa y clamorosa justicia.
Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurreción es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes.


PD: También ha sido capaz de desenmascarar a esos "indignados", a esos que no son "ni de izquierdas ni de derechas", a esos que claman contra los políticos, y que, ahora, como por arte de magia aplauden a un político como Sanchez Gordillo sin despeinarse. Pero, por suerte, esta gente fue ya desenmascarada hace tiempo. No merece la pena dedicarles más líneas.

20 comentarios:

  1. buenisimo compañero. Como siempre. Baste decir que cuando al pueblo de falta pan le sobran hostias. Sigues iluminando el camino del Comité. Saludos. Lobo

    ResponderEliminar
  2. ... "Que estos no se han enterao que Carlos Marx esta muerto y enterrao"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si y también Hitler, Franco y tu amigo José Antonio Primo de Rivera

      Eliminar
    2. Si como Hitler, Franco y tu amigo Jose Antonio Primo de Rivera

      Eliminar
    3. tu debes de tener la barriga bien llena

      Eliminar
  3. MARIANO VIDALLER14 ago. 2012 1:32:00

    A MI NO ME HAS CONVENCIDO...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ti no hay que convencerte los demas sabemos como estan las cosas, ya te han sorbido el poco cerebro que tienes

      Eliminar
    2. A TI TE VAN A CONVENCER CUANDO TE FALTE DE COMER
      ESTAIS TAN DORMIDOS QUE SOLO OS DESPERTARA EL HAMBRE

      Eliminar
    3. al que no le convenza que hable conmigo,que estoy en juicios contra mercadona por despido improcedente y se lo explico...

      Eliminar
  4. Estupendo analisis , yo tambienlo comparto, no ay derecho a que la gente este pasando hambre y miseria mientras otr@s nadan en la abundancia ,esto ha sido una llamada de atención para que el pueblo despierte y se de cuanta de que l@s estan pisoteando .

    ResponderEliminar
  5. Certera reflexión, a cada cual lo que le toque.
    Mientras haya gente como tú que lo escriba, yo que lo lea y reflexione y un "cagador enmascarado" que le haga justícia a Camps, la humanidad sigue viva.

    Una abraçada des d'Alcoi.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reflexión y síntesis. Si para algo va a servir ésta crisis será para quitar a manotazos esas asquerosas máscaras de todo el "establishment" y su doble moral.

    ResponderEliminar
  7. Si para algo ha de servir esta crisis es para que se caigan a manotazo limpio toda la mascarada asquerosa del "establishment" entero, de la A a la Z. Aquí no se libra ni Dios.

    ResponderEliminar
  8. Ole, Ole y Ole por este SEÑOR. El primero en dar la cara y el último para recibir. Sus politicas en su pueblo son la prueba fehaciente de .que se puede, y se debe hacer otro tipo de políticas.
    Señor Gordillo nos has dado una verdadera lección de coherencia

    ResponderEliminar
  9. En el 2009 el New York Times ya hablaba de Gordillo y Marinaleda, un pueblo a espaldas de la crisis, sin paro, sin hipotecas, sin pobreza:

    http://www.nytimes.com/2009/05/26/world/europe/26spain.html?pagewanted=all

    Es ya algo bastante común que los americanos sepan lo que sucede en España antes que los españoles.

    ResponderEliminar
  10. estupendo analisis, apollo y comparto esta forma de actuar ya esta bien de negociaciones que solo llevan a recortar nuestros derechos y enhorabuena por escribir y ver las cosas de esta manera, muchos lo sentimos pero no podemos espresar asin, gracias por impartir cultura, nos hace falta

    ResponderEliminar
  11. Las gallinas del corral han salido despavoridas al ver la sombre de un zorro. ¿Que será cuando vean al zorro?.

    ResponderEliminar
  12. Como ya dije en el comentario que hice el otro día, que parece que no "entró", estas afecciones inquebrantables no me gustan, y menos a un acto que se podrá calificar de lo que se quiera menos de revolucionario. Si una persona que ha sustraido comida de dos supermercados se convierte en la oposición al sistema mal vamos. No es más que la prueba del absoluto vacío en el que vivimos.

    Gordillo ni es ni puede ser el guía de nada, porque aunque nos guste su gestión municipal y aunque estemos más o menos de acuerdo con el simbolismo de este acto, no es más que un residuo "rústico" de un mundo ya muerto.
    Sacar comida de un supermercado no es un acto revolucionario, es un acto paliativo, pero no cambia nada de la organización de los medios de producción ni de la repartición de riqueza, que es al fin y al cabo de lo que trata esto.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Madre mía, que seais capaces de defender a este impresentable demagogo. La idea básica es: "expropiemos" lo que nos venga en gana en aras de "mi" idea sobre justicia, dignidad, etc, empezando por la casa y los bienes de gente como el tal Gordillo o la tuya misma, bloguero defensor de no se sabe muy bien que. Ah! Me hubiera gustado saber tu opinión sobre la trabajadora agredida (si, fue una agresion, te pongas como te pongas)di los agresores hubieran sido de otra cuerda. En fin, esto demuestra que todo es justificable pasandolo por el tamiz correspondiente.

    ResponderEliminar