3 ago. 2012

Carta a los mineros y a sus familias.

Esta vez ya me permito el lujo de tutearos. Después de tantas conversaciones en la red, después de tantos escritos sobre vosotros, después de esa visita a las cuencas, después de conoceros a muchos en persona, de la Marcha Negra o de diversos grupos, ya es como si nos conocieramos de hace mucho... Y sin embargo,  solo han pasado dos meses, concretamente desde aquel 1 de junio en el que, admirado y asombrado ante vuestra fuerza y vuestra unión, tuve la idea de escribir como muchas veces he hecho.


No era la primera vez que lo hacía: lo hice cuando militarizaron a los controladores, lo hice cuando la huelga del Metro de Madrid de 2010, lo hice cuando cualquier colectivo de trabajadores era pisoteado: La solidaridad, o se tiene, o no se tiene. Y lo hice cuando ví la injusticia que suponia que se tratase de terroristas en la prensa a un colectivo de trabajadores que solo estaban haciendo lo que DEBERIAMOS HABER HECHO TODOS DESDE HACE MUCHO TIEMPO: Defender a muerte los derechos que costaron mucha sangre, muchos palos y mucho sufrimiento a nuestros antepasados.


Durante este tiempo, desde aquella carta, me he empapado hasta las trancas de solidaridad minera: he visto con admiración como familias enteras luchaban, he y hemos podido ver la fuerza y la enorme valentía de las ciudades de Pola de Lena, San Román de Bembibre y Uxo, luchando contra los ataques nocturnos de la Guardia Civil. Pero, sobre todo, hemos visto esa villa que, gracias a esa lucha, se ha convertido para siempre en el eterno simbolo de la resistencia a las politícas del FMI, y de sus lacayos del Gobierno, como lo fue Grecia. Hablo de CIÑERA, esa aldea que no es gala, que es leonesa y como un león ha resistido los envites durante siete asedios.


He visto como la fuerza y el coraje obrero, la dignidad con M de MINEROS se mantenía intacta. Como se organizaba una Marcha Minera, la III Marcha Minera, un hito que quedará en los libros de historia, porque jamás un colectivo de 5.000 trabajadores había reventado la Puerta del Sol en la noche del 10 al 11 de julio. Y llevado a la ciudad de Madrid, que fue de nuevo roja por un día, a una marea humana de solidaridad de todos los sectores y regiones del Estado Español hasta sumar la sobrecogedora cifra de 400.000 personas. Por eso el Gobierno la reventó, con sus infiltrados policiales, con sus perros pagados del Ministerio del Interior. Era una enorme bofetada en su cara el mismo día que presentaba el mayor plan de recortes existente: trabajadores del Sector público, subida de impuestos, recorte de prestaciones y privatizaciones.


¿Y sabéis lo más emocionante? Que esta persona que escribe, viviendo en Mutxamel (Alicante), siempre tendrá el honor de decir: Estuve allí, ESTUVE CON ELLOS Y ELLAS. A raíz de las misivas, contacte con gente de la zona, visité in situ las zonas mineras, estuve en Villablino (donde ya tengo amigos que lo serán para siempre), en la decente Ciñera y en Mieres con los compañeros del Comité de Defensa de la Minería en Asturias. Visité la III Marcha Minera en la zona leonesa, donde me hicieron llorar dos veces. Y, como me comprometí, hice dos etapas de la Marcha en San Rafael y Collado-Villalba, conociendo a gente extraordinaria que siempre, humilde y agradecida, me han tratado de una forma que no es descriptible con palabras.


Lamentablemente, no iba a ser todo bonito. Y después del día 11 de julio el Gobierno, de un pose fascista y autoritario, que cada vez recuerda más al que nunca se fue, al enano unitesticular, negándose a negociar y mareando la perdiz, usó sus peones, ante el temor que le había supuesto la RIADA NEGRA en Madrid. Buscó la desmoralización y la división, y desgraciadamente, algunos cayeron como pardillos en ese juego. Porque todo hay que decirlo. Son muchos los mineros y sus familias que se han dejado la piel por sus comarcas y sus puestos de trabajo.


Pero como en todos sitios, cuecen habas, y muchas veces los mismos mineros se han quejado de algunos esquiroles, gente que pronto se quedo de brazos cruzados, cuando no criticando y desmoralizado día y noche en foros de Internet o bares. Haberlos haylos, algunos tan poco respetuosos como para votar la vuelta al trabajo antes de que salieran sus propios compañeros encerrados -como se atrevieron a hacer en cierta empresa, con gran entusiasmo de concejales del PP de la zona-, que son los que más han sacrificado en esta lucha. Algunos, incluso, con la cara dura de estar semanas haciendo campaña contra la huelga y hablando de paseos (en referencia a la "Marcha Negra"). No iba a ser todo perfecto, y los seres humanos no lo somos, siempre hay garbanzos negros. Por suerte, una minoría.


Ante esa tesitura, los mineros hoy, salvo los de CMC y UMINSA, en tanto no se garanticen sus puestos de trabajo (con enorme razón, por cierto) regresan al trabajo tras meses de lucha. Regresan pero no callan. Porque nadie les ha vencido. El objetivo del Gobierno era claramente acabar con las minas y ese objetivo no ha sido conseguido. Y los mineros, todo sea dicho, no han dicho su última palabra. Ellos van a seguir con movilizaciones y en el futuro decidirán nuevas acciones.


Ellos y sus familias (salvo deshonrosas excepciones, que de todo tiene que haber en la viña del señor) han demostrado que, a pesar de los recortes, a pesar del miedo, a pesar de que muchos han agachado la cabeza mientras eran despojados de sus trabajos o derechos, LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO PARA GANAR. Que la victoria solo puede obtenerla quien planta cara. Que la lucha no se consigue en un día ni yendo a una plaza a cantar o a hacer tonterias pacifistas. Que la victoria se consigue con sacrificios y quien no esta dispuesto a hacerlos, siempre perderá.


Los mineros también nos han dado una lección de decencia a miles de trabajadores: ellos hoy, siguen teniendo algo que nunca se compra con dinero ni con todo el oro del mundo: LA DIGNIDAD Y LA DECENCIA COMO TRABAJADORES. Y ellos y sus familas, las conservan intactas y fortalecidas, por si en algún momento, en el futuro, necesitan volver a la lucha. Además, ahora saben muy bien con la gente que cuentan y las fuerzas, y también a algunos que tiraron del lado contrario, para poder pedirles cuentas en el futuro.


Ahora, posiblemente, dan un pequeño paso atrás para coger impulso. Porque en parte les fallamos también muchos: La llama que ellos prendieron no se extendió, y aislados geográficamente y silenciados mediáticamente, el cansancio y el calor veraniego hicieron el resto. Hubiera sido necesario que otros sectores tomarán de forma enérgica el testigo. Y al tratarse del verano, ha sido cosa difícil.


Ahora la llama minera se convierte en ascuas que se mantienen caliente y que no tardarán en prender de nuevo, ante el panorama de recortes brutal y despiadado que nos viene: la subida del IVA, la bajada de las pensiones, el fin de la primera paga extra, el despido de 900.000 funcionarios, el copago en Educación y en Sanidad generalizado. Cuando las garras del FMI se ciernan en breve, posiblemente a finales de este mes, sobre el Estado Español, las brasas de los mineros comiencen de nuevo a prender y originen el otoño más conflictivo desde 1977. Es cuestión de tiempo, y posiblemente, ellos volverán a ser los que vuelvan a prender la mecha si su pan se encuentra amenazado. Y tendremos el deber de seguirles y ser como ellos, no solamente apoyando moralmente, sino físicamente en la calle.


Que a nadie le quepa duda, los mineros no han sido derrotado, se han tomado un respiro pero sus movilizaciones seguirán.


A mi después de haberles seguido durante dos meses de forma intensa solo me queda agradecerles su valor, su fuerza, su conciencia de clase, su arrojo y su determinación y la constante solidaridad de trabajadores que demuestran. Para mi, por lo que a mi persona respecta, serán siempre el modelo a seguir a la hora de defender la dignidad, los derechos y los ataques del Gobierno del PP y de sus amos del Fondo Monetario Internacional y las politicas ultracapitalistas que sumen a España en la miseria.


Mi admiración y mi aprecio lo tuvísteis aquel 1 de junio en el que me decidí a escribiros, mostrando abiertamente mis sentimientos humanos y como trabajador solidario, y solo puedo decir que esa admiración es más fuerte después de haber tratado directamente con vosotros y vosotras (no me olvido de esas mujeres peleonas que han dado todo por defender el futuro de su tierra y de sus hijos). Solo os pediría un favor, no dejéis que nadie sea capaz de desmoralizaros y de haceros bajar la cabeza. Podéis pasear con orgullo minero y fuerza obrera y proletaria por donde queráis, ante vosotros, los acomplejados solo pueden agachar la mirada y sentir vergüenza ante vuestro valor y vuestra determinación. Porque sois y seréis, y os lo habéis ganado a pulso, ser la verdera vanguardia de la clase trabajadora.


Gracias por esa fuerza que habéis transmitido al resto de trabajadores, al resto del Estado español y al mundo entero.


Gracias por vuestra humildad y sinceridad, vuestra camaradería, mil veces demostrada con mi persona.

Gracias de corazón por haberme permitido conoceros a muchos y muchas de vosotras, porque he aprendido grandes cosas, valores que no se enseñan en las Universidades, valores que solo los enseñan las personas más decentes y solidarias.


Gracias por ser, con humildad, mineros orgullosos de su clase obrera, sin prejuicios y sin complejos.

Gracias de este amigo, profesor en paro, al que habéis hecho un poco minero de carácter y de espíritu.


Nos vemos en la lucha, en la que nos encontraremos de nuevo, por hacer de este país y el mundo, un sitio algo más decente a pesar de los que nos quieren de rodillas, y nunca lo conseguirán. Un abrazo.

4 comentarios:

  1. Salvo en lo que afirma de las "tonterías pacifistas de las plazas", de acuerdo en todo. No caigamos en el error de satanizar otros métodos de lucha, que a nuestro entender, también son muy loables. Los colectivos del 15M están con la lucha minera y han dado un gran ejemplo al apoyar basándose en las cuestiones que nos unen, y no la que nos separan.

    ResponderEliminar
  2. Julian puedo decirte que soy un minero Jubilado, y he seguido duerante cuatro disas la marcha de los mineros de Aragón.
    Me quedo con todo lo que argumentas,y seguro que la lucha va a seguir a partir de Septiembre,y yo estaré con ellos.
    Estaré con ellos por que necesito ademas de darles mi apoyo, respirar el valor de humanidad, solidaridad, y el coraje para plantarle cara a estos Fascistas que nos están imponiendo, unos recortes que nos están llevando a los años del Franquismo.
    Y por todo lo que se están cargando hemos luchado mucho, para que este presidente inepto y bravucón se lo cepille de un plumazo.
    Aunque mi residencia habitual es en Torrent (Valencia)paso bastante tiempo en Utrillas mi pueblo natal y he mamado el trabajo de minero (22 años).
    Saludarte y agradecerte tu interes y defensa de esta causa Minera.

    ResponderEliminar
  3. ...traigo
    ecos
    de
    la
    tarde
    callada
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION
    JULIAN

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BAILANDO CON LOBOS, THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS, FLOR DE PASCUA ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA,JEAN EYRE , TOQUE DE CANELA, STAR WARS,

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. Cuando nos vamos a espavilar.Que la politica es significado de corrupcion y sinverguenzas.y que hacer politica de verdad es recaudar para un bien estar general de los ciudadanos y de el entorno que nos rodea.y que tenemos que cambiar a esta manada de lobos por gente preparada para gobernar este pais.y eliminar esos sueldos,pagas vitalicias y jubilaciones desorbitadas.los bancos y los politicos se forran robando y estan en la calle impunes.

    ResponderEliminar