27 nov. 2015

Un "No a la Guerra" cargado de cinismo, ambiguedad e hipocresía. #NoEnMiNombre

La primera noticia de ISIS en EL PAIS
Les disculpa por cortar cabeza de otro "opositor"
y les denomina "rebeldes sirios" y "camaradas"
Algunos, para desgracia nuestra, y, posiblemente, para desgracia general, en el aspecto internacional, estamos acostumbrados a remar contra la corriente, no sólo contra la dominante que fabrican las televisiones occidentales, sino también contra las "corrientes" -a veces desagües de impostura y corrección política- que transitan por la izquierda española.

Recuerdo 2011 y recuerdo lo que dije y escribí. Lo recuerdo como si fuese hoy. Ni siquiera tenía la deriva ideológica que tuve posteriormente. Entonces era un "rebotado", decepcionado con la socialdemocracia. Pero, pese a ello, desde el primer momento (y así lo expuse en su día, en este mismo blog) veía y denunciaba la brutal agresión imperialista que se estaba cometiendo contra el pueblo de Libia y contra Siria. Salí muchas veces a la calle, muchas, concentraciones en las que apenas éramos cuatro gatos. Tener que tragar todos los días con gente que defendía a los "rebeldes sirios" y "rebeldes libios" que, supuestamente, luchaban por la democracia. A pesar de que, ya entonces, se veía con claridad la mano de Occidente y que se estaba llenando la región de grupos yihadistas a los que, sin la menor desvergüenza, Occidente estaba armando y apoyando, directamente en unos casos, indirectamente en otros. Nunca ví, ni recuerdo haber leído a los que ahora, a un mes de unas elecciones, se transforman en adalides contra la guerra. ¿Dónde estaban entonces?

Y así siguió durante 2012 y 2013. Viendo como el apoyo a un Gobierno legítimo como el sirio se convertía en "apoyar a un dictador", y viendo como quienes apoyaban a los rebeldes, que ya entonces empezaban a cortar cabezas y comerse corazones de "infieles", presumían de ello bajo la defensa de la "lucha por la libertad" y defendían a esos mercenarios, llamados siempre "REBELDES", financiados por Arabia Saudi y armados en muchos casos por Occidente.

Viendo que algunos firmantes de los manifiestos de hoy, como el repugnante Gran Wyoming, usaba su programa para mofarse de Libia, mientras la población libia era masacrada y bombardeada, con el apoyo de su querido PSOE. Esa repugnancia hizo que dejase de ser, como había sido hasta ese momento, un seguidor entusiasta de su programa "El Intermedio". Imaginad mi cara de sorpresa cuando este personaje es uno de los firmantes del citado manifiesto contra la guerra. La mezcla de perplejidad, asco y rabia son indescriptibles.

Yo siempre he dicho NO A LA GUERRA, más concretamente, uniéndolo con un NO A LA AGRESIÓN IMPERIALISTA. Lo gritaba en 2003, con solo 20 años, lo grité en 2011, en 2012, en 2013 y en 2014. Eché mucho de menos, entonces, a algunos de los que saldrán mañana a la calle, en las protestas que se organizaron cuando Libia y Siria eran infestadas de mercenarios pagados, con un claro sesgo salafista y tafkirista, al tiempo que bombardeadas, como ocurrió en Libia. Seguramente estaban más ocupados en alabar a esos "rebeldes", "rebeldes" que incluso partían desde Ceuta y conocía EL PAIS en el año 2012, denominándolos "guerreros", "luchadores de la fe" o "milicianos". Mientras se nos convencía, incluso con artículos escritos por los que acabaron devorados por esa "revolución", que de yihadistas nada, que eran unos señores demócratas.

Cuando ISIS empezó a aparecer en la prensa occidental y hasta el apuntador hablaba de ISIS, cuando algunos llevábamos meses denunciando sus tropelías, mientras EL PAIS les disculpaba por "decapitar" y tildaba sus asesinatos de "confusiones" y los twitteros pro-rebeldes sirios nos acusaban de intoxicadores, cuando no de mentirosos, escribí este artículo de rabia e información sobre la asquerosa postura occidental que llevaba tres años instalada con Siria. Volví a esperar a muchos de esos que mañana puede que salgan a la calle. No hubo nadie, más que los de siempre, aunque ya se advertía como algunos "reculaban" en su apoyo a los rebeldes sirios.

Cuando el principal financiador de los rebeldes sirios, incluídos los yihadistas, tanto de ISIS como de Al-Nusra, ARABIA SAUDÍ, hace ahora OCHO MESES, empezó a masacrar a la población civil de Yemen, no solo no escuché a aquellos que gritan "No a la guerra", sino que pese a las repetidas peticiones de internautas de que informasen en sus medios de comunicación, la respuesta fue siempre, el SILENCIO. Una guerra que lleva ya muchas víctimas civiles, en Yemen, alimentada por Arabia Saudi y apoyada, en todo momento, por Occidente. Ni una sola protesta se ha hecho por Yemen, pocos son los artículos dedicados a ella en la prensa española, a pesar de la masacre que supone. No nos importa, #JeSuisParis, pero no somos Yemen ni Siria, salvo cuando nos toca cerca. 

























Ahora, como si se cayesen de un guindo, algunos entonan el "NO A LA GUERRA". Y lo siento, pero hay varias consideraciones que hacer, además de las ya realizadas, tanto al manifesto como a la convocatoria.

1. Muchos de los firmantes han estado jaleando, cuando no apoyando, a los rebeldes sirios. De la misma forma que lo hacían las TV occidentales, pese a que ya en 2012 quedaba claro que la famosa oposición "moderada" era una pantalla usada por Occidente para dar cobertura a la desestabilización de Siria y, de paso, de Irak.


 

2. Este manifiesto surge tras los atentados de París. Es curioso, y a la vez, repugnante, lo hipócritas que somos. Mientras desde hace cinco años en Siria estalla un coche-bomba cada 7 horas, coches-bomba que la prensa occidental minimizaba (incluso llegando a culpar de ello a quien sufría el atentado de los, entonces, "rebeldes sirios"), aquí nos importaban un carajo las muertes de inocentes en Siria, los niños masacrados en Siria, los soldados del Ejército sirio que eran degollados en Siria. No había banderitas sirias para el Facebook ni de Siria, ni de Líbano, ni de Nigeria. Más bien, al contrario, éramos cómplices de ello, directa o indirectamente.


3. En ese manifiesto no se menciona, ni una sola vez, la responsabilidad de Occidente en lo que está pasando en Siria. Ni la nauseabunda alianza de Occidente con los patrocinadores de ISIS y demás grupos yihadistas, como son las petromonarquías del Golfo Pérsico como Arabia Saudi o Qatar, a los que, a falta de ser aliados, pese a ser países donde más ejecuciones se cometen mediante decapitación (en realidad, ISIS copia el código penal saudí). Ni tampoco la compra de petróleo por parte de Europa a Estado Islámico. Ni tampoco una triste mención a la guerra que extermina a la población civil en Yemen por parte de Arabia Saudi a una velocidad mucho mayor que en Siria. NADA. La ambigüedad es la más absoluta tónica.


4. Por supuesto, mi NO a este manifiesto no se debe a los motivos de los que piden guerra hoy como la pidieron en 2003, guerra que motivó la aparición de ISI (entonces no era ISIS) gracias a la financiación de nuestro querido aliado saudí. Mi no se debe a la ambigüedad, a una ambigüedad que pone en el mismo plano la injerencia occidental en Siria o los bombardeos occidentales que matan civiles pero que no causan problemas a ISIS (quizá por la "delicadeza occidental" a la hora de bombardear las fuentes de financiación) con la lucha LEGÍTIMA que tiene el pueblo sirio o las milicias kurdas de hacer la guerra y defenderse de una AGRESIÓN IMPERIALISTA que dura ya cinco años. O la ambigüedad de colocar en el mismo plano las intenciones occidentales (antes aliado de los que ahora son enemigos) con el papel ruso en la zona, solicitado de forma legítima por el Gobierno legítimo del país, que es el Gobierno de Assad.


Estos son los motivos por los cuales digo que NO EN MI NOMBRE al manifesto "NO en nuestro nombre". Yo prefiero no gritar NO A LA GUERRA, prefiero gritar otros gritos más consecuentes: NO A LA AGRESIÓN IMPERIALISTA DE OCCIDENTE Y SUS ALIADOS EN SIRIA Y YEMEN, NO A LA ALIANZA CON EL SANGUINARIO RÉGIMEN SAUDÍ Y QATARÍ, NO AL OPORTUNISMO ELECTORAL, NO A LA HIPOCRESÍA OCCIDENTAL Y NO AL PACIFISMO EQUIDISTANTE.

Por esa misma razón, por coherencia con lo que llevo años defendiendo desde aquí y por no traicionar a esa conciencia, mañana no asistiré a esa mascarada de manifestación.

¡Vivan los valientes pueblos de Siria y de Yemen!, que resisten a las agresiones desde hace muchos meses en un caso y cinco años ya en el otro.




He dicho.

1 comentario:

  1. Mi más profundo apoyo amigo. Es impresionante la venda en los ojos del pueblo occidental. Me recuerda al mito de la caverna de Platón y me pregunto; cuando verán las figuras y dejarán de ver las sombras...

    ResponderEliminar