20 dic. 2013

Ley del aborto: Misería, vergüenza e hipocresía carca

No he podido asistir a la protesta convocada finalmente en Alicante (maldito virus) , pero no me hace falta tener ovarios ni tetas para sentir verdadera repugnancia y asco contra la ley que acaban de aprobar hoy.

La legislación sobre derechos de la mujer y reproductivos fue de las pocas que si fueron aprobadas en su momento por el PSOE (y tardó lo suyo en hacerlo por el eterno complejo de moqueta del progresismo para con la derecha y la Iglesia Católica) dado que no tocaba a los poderes económicos. Sin llegar a equipararnos con un país europeo o moderno en este punto, no traicionaron sus supuestas promesas como si hicieron en el resto de materias. Conste que el aborto no es cualquier frivolidad. Es un trago en muchas ocasiones para las mujeres, pero ni los curas, ni las metomentodos con abrigos de visón, hipócritas hasta la náusea, que luego llevan de tapadillo a las hijas a abortar si la "nena" descubre los placeres terrenales, son nadie para meter sus asquerosas manos en los ovarios de ninguna mujer. Es, y debe ser siempre ella, la dueña de sus actos. Opinar lo contrario es conceder a la mujer el carácter de "persona inferior". Algo completamente aberrante y nauseabundo.

Esta ley, esta legislación, que nos devuelve a los oscuros tiempos de la época franquista sin disfraz, es un ataque frontal al derecho a la igualdad de las mujeres.  A su derecho a ser iguales en derechos y en aspectos legales. Como si no fuese ya complicado el hecho de ser mujer y la díficil tarea de luchar por una igualdad que, reconozcamoslo, jamás se producirá en esta España rancia, cutre, casposa y capitalista. Que se lo pregunten a las mujeres despedidas por sus machirulos jefes (o jefas) por quedarse embarazadas.

Pero, sobre todo, esta ley es una ley clasista y repugnante. No solo ataca a la mujer. Ataca, especialmente, a las mujeres trabajadoras, a las mujeres de la clase obrera, a las humildes. Las ricas, las niñas de papá, las de colegio privado, no tendrán problema en comprar un billetito para "ir a estudiar idiomas" (valdrá como excusa) en Londres o en París. Mientras tanto, las pobres, las que ya bastante tienen si pueden comer todos los días, tendrán que conformarse con jugarse la vida como antiguamente recurriendo a aborteras o a métodos "caseros", poniendo en muchos casos en riesgo su vida y la del "no nacido", ese por el que tanto han bramado siempre los hipócritas de la ultraderecha y la derecha más criminal. Y esa que, en esos casos, parece y queda constatado, que les importa un mojón.

Si desgraciadamente, pese a no tener intención de concebir o pese a tener una malformación, la mujer pobre no puede recurrir a métodos caseros, tendrá que tener el hijo. Hecho esto, a las cerdas hipócritas de HazteOir, a las peperas fascistas de misa diaria, a toda la chusma y gentuza de esa pasta, tan preocupadas por los fetos, pasará a importarles una PUTA MIERDA lo que le pase a la madre o al hijo. Si no tiene ni Educación ni sanidad, que se jodan. Si además protestan por ello, se manda a sus hijos, policias, a abrir cabezas y apalearles, algo de lo que saben bien en todas las organizaciones de Derechos Humanos. Y si el feto tiene malformaciones, pues te buscas la vida porque este mismo Gobierno que legisla así, recorta hasta la asfixia en Dependencia. Abajo pueden ver el vídeo de una pobre señora que tiene que cuidar a su hija que no tiene manos y que estalla, indignada, ante una protesta convocada por otro colectivo.

Es una guerra. Es una guerra declarada de los ricos contra los pobres. Una guerra despiada y esta ley es una de las muestras. Hoy, la señora rica, la señorona fascista, la meapilas de misa diaria podrá ir a celebrar su éxito, en casa, con las amigas, comiendo champán y caviar. Luego podrá limpiar su sucia conciencia dando una limosna a la madre pobre que no tiene para dar de comer a sus hijos. Eso sí, si fuese su nena la que se quedase preñada, en una noche de frenesí, de un obrerete de clase baja, ¡A Londres!. "Haz lo que yo digo pero no lo que yo haga".

Mucha gente habla de los derechos de las mujeres de forma genérica o de la igualdad. Esa moda progre. A mi las mujeres ricas, las señoras de los banqueros, empresarios o empresarias de enorme cuenta corriente, sinceramente, me importan lo mismo que el color del traje que se ponga la reina en este o aquel acto social. Lo mismo que sus maridos, hijos y queridos. NADA. Quienes si me importan son las mujeres trabajadoras, las mujeres de clase obrera, las de clase humilde, las que son doblemente maltratadas por este sistema de mierda y en esta España de aroma fascista que jamás se fue: por ser humildes y por ser mujeres.

Lo más triste del caso es que esta aberración aprobada hoy, esta ley que aplasta a la mujer pobre y la condena, ha sido aprobada porque muchas mujeres pobres asintieron o votaron al PP. Eso si que es para llorar. Eso si que es un verdadero drama. Ahora toca y no queda otra, luchar en la calle lo que en su momento no se quiso luchar. De haberse hecho las cosas como tocaba, de haberse dejado de Transiciones y cesiones, jamás, nunca, hubiese habido un retroceso tan descarado y repugnante en los derechos de las mujeres trabajadoras. Jamás se hubieran atrevido. De no haberse permitido, esto si, sobre todo por el PSOE (principal culpable) el poder que tiene la Iglesia y la Conferencia Episcopal, jamás se habría dado marcha atrás hasta retrotraernos a la situación anterior a 1981.

Hoy las ricas han ganado y las pobres han perdido. Y si esto ha pasado es porque nosotros (la sociedad) lo hemos permitido. Ahora toca luchar, luchar y luchar, nosotros con vosotras, porque esta situación cambie y algo así quede enterrado para siempre, por los siglos de los siglos, en el cajón donde se deposita toda la basura de los tiempos más negros de nuestra historia. Y donde aún hoy, siguen sin depositarse tantas cosas de esta España negra, que daría para otro escrito.



En defensa de todas las mujeres trabajadoras a las que hoy, este criminal Gobierno, ha convertido en seres incapaces para tomar sus propias decisiones, para favorecer a una minoría que está representada por la extrema derecha de una forma totalmente clara. Hoy brindan en Falange, en el OPUS, en el PP y en España 2000. Son los únicos que tienen algo que celebrar hoy -y no se quedarán contentos, no, querrán más-. Pero la inmensa mayoría de la gente informada no tenemos nada que celebrar, salvo que nos remontemos 40 años.  

Si el artículo te pareció interesante, menea pinchando aquí para que más gente pueda leerlo.


PD: En la protesta convocada en Madrid ha habido cargas policiales.


PD2: Y luchando se pueden conseguir victorias. Aquí un ejemplo: PINCHAR AQUÍ

5 comentarios:

  1. Muy bien escrito, y con dos cojones. Sigue así, me gusta mucho tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Es una vergüenza. De verdad que igual está mal que lo diga, pero en este país hace falta un levantamiento. Lástima de Ché Guevara, no levantara la cabeza y se viniera aquí a ayudarnos a hacer la Revolución (pero sin dictadores disfrazados, que para eso nos quedamos igual).

    ResponderEliminar
  3. Aparte de hacer apología del marxismo y la lucha de clases, te has parado a pensar (digo a pensar) en lo que dices defender sobre el aborto, es decir, el asesinato de nonatos indefensos.
    Dices defender no sé qué cosa de que siempre pagan, los mismos los más débiles, los trabajadores, ... pero después defiendes que el mas débil, porque aún no puede defenderse, pague el error de aquel que es más fuerte, su madre o padre. Debe ser que como el nonato no es un trabajador aún, no cuenta para lucha de clases, porque si no es así, no entiendo nada de lo que dices defender. Entre la lucha de clases (quítate tú que me ponga yo) y la propaganda para el "edonismo" sin responsabilidad (aquí todo el mundo tiene derecho a disfrutar, pero nadie a cargar con la responsabilidad del disfrute), ... vamos arreglados.

    ResponderEliminar
  4. Según la Ley de Plazos las niñas de 16 años son lo suficientemente maduras par decidir abortar sin permiso de sus padres, sin embargo, no se les permite beber alcohol o fumar hasta la mayoría de edad a los 18. Me parece un hecho absolutamente degradante para la sociedad, puesto que es un tema de considerable peso moral, así como de enorme importancia. Es completamente absurdo que se considere a una chica de 16 años madura y responsable para tomar una decisión de tal calibre moral y emocional y no se la considere lo suficientemente responsable para beber alcohol o fumar un cigarro.

    Sinceramente, no veo ninguna lucha de clases sociales en este tema sino una simple desigualdad ideológica a la que la sociedad española está condenada desde hace varios años. Sin olvidar el tema religioso, pues, ¿cómo no iba a producirse una enorme polémica acerca de un tema moral con respecto al cual la Iglesia hace comentarios?

    Lo absolutamente inaceptable es que la mayoría de la población española, ya sea de un "bando" u otro, "argumenta" sin si quiera leer la ley, manipulada por su ideología. Me resulta repulsivo observar debates acerca del tema, pues solo se aprecian argumentos sin rigor y no fundamentados, cargados de un altísimo contenido ideológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menuda tontería, como si ese fuera el único cambio que se realizo en la ley...

      La ley a vuelto a lo que era en 1985, pero empeorada.

      Y si es una cuestión de "lucha de clases" (esto lo digo tomando prestada la expresión, puesto que soy tanto anticapitalista como anticomunista) ya que, dicho con toda la simplicidad del mundo, la idea es que joder al más pobre: el que tiene dinero, seguirá abortando en alguna clínica privada con toda la tranquilidad del mundo, como siempre, el que no, se tendrá que joder, tener el hijo al cual tendrá que mantener cogiendo algún (o varios) trabajo(s) de mierda del estilo Mc Dollars o Telapisas, dentro del cual tendrá cero posibilidad de progreso y permanecerá esclavizado por el resto de sus días... evidentemente, ese hijo de pobre también será pobre, y probablemente también tendrá que llevar adelante una vida de penuria sin posibilidad de progreso... pero eso a los antiabortistas les importa un carajo... vosotros contentos con que nazca, luego os laváis las manos...

      Hipócritas.

      Eliminar