11 nov. 2013

La paradoja de Canal 9 y la defensa de los trabajadores de RTVV

Ha sido el bombazo de la semana y, tras muchos debates enconados en la red, incluso siendo confundido en Twitter con un trabajador de la cadena y recibiendo reproches, quería dar una opinión fría, tras la sorpresa y lo ocurrido durante esta semana. El título dice mucho del texto, porque Canal 9 o RTVV, junto lo que ha sido, desde su desarrollo hasta su cierre y la rebelión de los trabajadores autogestionando la cadena, ha sido una auténtica paradoja.

En primer lugar, quiero dejar claro que he defendido, por activa y por pasiva, dos veces en la calle, durante esta semana, la supervivencia y el rechazo al cierre de la Radiotelevisión Pública Valenciana. El primer día junto a trabajadores que estaban desolados en Alicante haciendo un programa especial. Después, en la manifestación realizada el pasado sábado y que reunió a miles de personas en las tres provincias del País Valencià.

RTVV y por concretar, Canal 9, ha sido una cadena manipulada y manoseada, sin la cual no se comprendería todo el desastre ocurrido en Valencia. Como ya señalé hace mucho tiempo, de forma mitad visionaria, mitad racional; la ruina y el hundimiento de Valencia habían tenido -y aún tienen- la aceptación de una parte de la sociedad valenciana, excesivamente dada a aparentar, a esperar que le cayeran las migajas de la red clientelar tejida por el PP y sus satélites, y a vivir como si no hubiera un mañana. Para ese conglomerado, además de medios leales como ABC o Las Provincias, el PP necesitó de un gran escaparate. Ese escaparate fue Canal 9. Un escaparate donde se loaba a los gobernantes, se ocultaban los casos de corrupción, se silenciaba a las voces críticas y se dibujaba una "Comunitat" que era envidia del mundo entero. Con el control férreo y duro de ese aparato de propaganda, el PP cimentó su poder y un Canal 9 sobredimensionado con enchufados y contratados a dedo hizo, con silencios vergonzantes y genuflexiones cómplices, posible ese escenario. Pero, y aquí viene la primera paradoja, ese monstruo inflacionado con militantes con el carnet del PP en la boca, donde productoras y periodistas de otros medios afines a los gobernantes se llevaban el dinero al grito de "Coge el dinero y Corre" fue  la tumba de RTVV. Esa tumba que ahora muestra su crudeza. En 18 años, sin ser la anterior gestión elogiable -ya existían lista de palabras proscritas durante el gobierno del PSOE a todo lo que oliera a izquierda y nacionalismo- RTVV pasó de una deuda de 32 millones a una ruina de 1300 millones de euros que pagaremos tarde o temprano.




Deuda de RTVV ofrecida en el Informativo del 7 de noviembre
En este drama es curioso ver como mucha gente, con una óptica, a mi entender, muy injusta y muy poco reflexiva, culpa a los trabajadores de RTVV y justifica todos sus males por el rumbo que tuvo la cadena, el rumbo marcado por los directivos y altos cargos. Es donde viene la segunda paradoja. Curiosamente, una sociedad que fue incapaz de hacer nada, de cambiar las cosas, una sociedad que en muchos momentos, ante las barbaridades que se estaban produciendo en Valencia: corrupción, robo, casos de abusos sexuales, tramas bastante oscuras, casos como Gurtel, Brugal, Fabra... miró para otro lado, reprocha a los trabajadores de Canal 9 su silencio o que sea, según ellos, ahora, cuando todo lo tienen perdido, cuando decidan movilizarse.


Olvida en todo momento esa sociedad datos muy importantes: Olvida que RTVV fue la primera TV Pública de España en tener un Comité de Redacción que vigilaba esos informativos y elaboraba informes constantes, que eran enviados a prensa y que jamás suscitaron mucho interés por parte de nadie, vistos los resultados electorales. En esos informes, cuyo primer ejemplar es de 1997, se señalaba abiertamente -lo que tendría duras consecuencias en el futuro para sus impulsores- esa manipulación y esa utilización del medio público para un interés particular o la creación de "oposiciones a medida". Olvida, asímismo, esa sociedad ahora que dentro de Canal 9 hay gran cantidad de profesionales que accedieron por oposición, que eran lingüistas, adminstrativos, conserjes, locutores, ayudantes técnicos, ayudantes de cámara, técnicos de sonido, meteorólogos, psicólogos y distintos profesionales que hicieron y han hecho su trabajo, el trabajo encomendado como cualquiera de nosotros haríamos en otra empresa: dedicándonos a nuestras funciones y no rebasándolas. ¿Acaso el camarero o el reponedor de un supermercado son responsables de lo que hagan los gerentes de la empresa? De la misma forma, gran parte de los trabajadores no pueden ni deben ser culpabilizados ni estigmatizados de las decisiones tomadas por altos cargos nombrados o de mandos con responsabilidades. Es por ello que, durante toda esta semana, he mostrado mi respaldo a gran parte de los trabajadores de RTVV porque, además de haber sufrido un despido que les deja contra las cuerdas como a miles de trabajadores que han sufrido el zarpazo de esta crisis económica y de este inhumano sistema capitalista, tienen que escuchar reproches injustos e inmerecidos y la incomprensión de gran parte de la sociedad, otra de las paradojas de Canal 9, mientras los responsables reales aún no han asumido responsabilidad ni política ni penal. No es justo.

Gran parte de esos trabajadores fueron los que protestaron cuando, ante las brutales cargas policiales de la Primavera Valenciana, decidieron plantarse y protestar para denunciar el tratamiento informativo que la Dirección de RTVV les imponía, pidiendo la dimisión de un jefe de RTVV que después sería imputado. Y en muchas otras ocasiones, mucho antes del ERE terminal que sirvió de purga a aquellos elementos más contestatarios que jamás tragaron y por lo cual recibieron las sanciones y las duras presiones que, ahora, se están denunciando de una forma más abierta y mediática.



Sanciones más que constantes a los trabajadores que protestaban. Un ejemplo de esas sanciones.


Pero también hay que tener en cuenta y no perder de vista, que como en todos lados, hay de todo. Hay gente digna y gente que escaló y trepó y se benefició del estado de cosas. Aquí aparece otra paradoja de Canal 9. Y es que gran parte de los trabajadores del área de redacción, edición y de otras, que fueron críticos o no fueron demasiado afines, fueron despedidos en el ERE que fue declarado nulo. Curiosamente, muchos de ellos, que habían accedido por oposiciones libres fueron despedidos con ese ERE mientras algunos, afines al poder de turno, con contrataciones sospechosas, se quedaban, como denuncia, con nombres y apellidos, un consejero de la oposición en un blog.

Y aquí llega otra paradoja de este sainete. Aunque existen casos de todo tipo, pues dentro de los expulsados había también afines a los que ya no se podía mantener, de igual modo que gran parte de los que se quedaron no eran, ni por asomo, adictos, hay que señalar que algunos si lo habían sido, como un ex trabajador denunciaba en una tribuna hace unos días. Algunos de esos, que quedaron por su fidelidad al PP y que habían estado en puestos de trabajo de relevancia en el área de Informativos y Política, no tuvieron grandes gestos de solidaridad con sus compañeros despedidos. Jamás alzaron la voz o se les vió hacer el más simple amago, aun siendo caras visibles. Algunos incluso destacaban por su vinculación, bien por llegar de la mano de un comisario político como Luís Motes, bien por haber sido asesor de una Consellera imputada.

Y, sorprendentemente, el día del cierre, se unieron  e incluso lideraron la rebelión. Los hasta entonces fieles a las órdenes del PP pasaron a sovietizar la cadena, funcionar como una Asamblea abiertamente insurrecta, disparar a degüello contra los antiguos jefes tras hacerse con el control de la cadena y dar voz, por primera vez, a quiénes nunca habían tenido voz en Canal 9.  Es un gesto que les honra, que se puede y se debe agradecer a muchos trabajadores y en parte a ellos también, pero en algunos casos, no es creíble. Caso distinto es el de gente como Frederic Ferri, que pese a haber estado acatando órdenes en marzo tuvo  valentía y reconoció ante las cámaras el silencio de Canal 9 en el accidente de Metro. Se puede llegar a comprender el arrepentimiento y el paso a una posición de forma paulatina, pero pasar de ser dócil a cargar contra lo que has representado en unas horas no es creíble. No es creíble que gente señalada en un informe ya en 2003 por colaborar, pretenda ahora liderar la rebelión o se silencie a los que incluso fueron despedidos por dar la cara. No lo es porque se huele a leguas el oportunismo, saben de la muerte laboral y de que en Valencia soplan aires de cambio por fin y pretenden subirse al nuevo carro. Gentes así ha habido y habrá, que se lo digan a Barrionuevo, dirigente falangista reconvertido en miembro del PSOE en 1978 y lo que traen esos que son capaces de volver a ser vasallos de nuevo a las órdenes de un nuevo señor. De aquellos polvos, esa cal viva en Busot.

Y a la vez se dan dos paradojas finales. Una de indignidad y caradura, otra de honestidad y grandeza.

La primera es la de todos esos que se beneficiaron de Canal 9, del dinero de los valencianos, de los mismos trabajadores de la Cadena y la RTVV. De esos que chuparon, trincaron el dinero, esquilmaron, se hicieron con dinero, se lucraron, obtuvieron pingües beneficios y ahora, aplauden a rabiar contra el cierre de RTVV, teniendo la cara dura de decir o hablar del derroche que ha habido en RTVV, del que ellos fueron corresponsables. Cuando, en plena recesión y con 4 millones de parados, los tertulianos y voceros que ahora claman eran alojados a cuerpo de rey.


Y esto lo dice quien cobraba 12.000 eurazos mensuales. Fiesta en la que tú te llevaste una parte muy grande de la tarta por tus servidumbres políticas.




Otro que tal, que además supo, antes que nadie, la exclusiva del cierre. Tampoco recordaba los negocios de sus productoras con la Generalitat del imputado Camps.

Dice el dicho que "es de bien nacidos ser agradecidos". Estos, a pesar de su desprecio al pueblo valenciano, a la lengua y a la cultura de esta tierra, no tenían problema en venir a cobrar la viruta.

Lo mismo se puede decir para todos aquellos directores generales que se lucraron de RTVV, que la arrastraron por el fango: Abusos sexuales dentro de la cadena denunciados por tres trabajadoras, un responsable imputado por el Caso Gurtel, intentos de control de elecciones sindicales con el fomento de CSI-F o USO por parte de la empresa, etc. Idéntica cosa se puede decir de los paniaguados que fueron colocados a medida en Canal 9 por sus servidumbres políticas.

La verdaderamente digna y que nos debe enorgullecer es la de miles y miles de personas decentes. La de cientos de colectivos, los mismos que siempre fueron despreciados por Canal 9, censurados e incluso criminalizados, por orden de los mandamases de RTVV, defendiendo la televisión. Perdonando incluso las afrentas más insoportables. Pero entendiendo y comprendiendo que, pese a todo, la muerte de RTVV es injusta, es un ataque a la cultura y a la lengua del País Valencià. Es convertirnos, claramente, en el erial del Estado de una forma más clara. Es la de cientos y cientos de personas que hemos estado luchando desde la calle para que jamás pasase esto mientras Canal 9 silenciaba nuestros gritos. Es la de cientos y cientos de personas que entendemos que gran parte de los trabajadores no son ni serán nunca RESPONSABLES, sino que merecen todo nuestro apoyo y solidaridad de clase, como hemos hecho con los mineros, como hemos hecho con los médicos, como haremos cuándo sea necesario.

Desde el poder se ha reprochado que siempre criticamos a Canal 9. No, criticamos realmente el secuestro de NUESTRA TELEVISIÓN, el robo y el dinero que se llevaban los "amigos", la manipulación. Criticábamos que no fuese lo que hubo de ser, lo que fue durante los días de autogestión de los trabajadores: la televisión que da voz a quiénes no tienen voz, una Televisión Pública, en Valencià y de Calidad. Criticabamos eso porque queríamos evitar la ruina y el fin de Canal 9 y, por ello, ahora salimos a la calle a defenderla. Y a defender a sus trabajadores. Pese a que en el futuro pueda producirse la paradoja siguiente: que quiénes se benefician de esta lucha vuelvan a silenciar a quienes les dan ahora apoyo y solidaridad.

La de gente de la Sanidad, de la Enseñanza -como es mi caso- que rechazamos el argumento insultante de que se cierre RTVV para garantizar Sanidad o Educación. Los mismos que despidieron a miles de compañeros docentes, los mismos que niegan becas a alumnos, los mismos que están destrozando la Educación Pública no tienen ninguna legitimidad para usar dicha proclama. Como docente, como trabajador y como damnificado de esas políticas siento rabia, frustración e indignación al escuchar ese argumento. Me siento utilizado e insultado.

Por eso, pese a ser una enorme paradoja y pese a que haya gente que pueda no comprenderlo, defiendo desde este humilde blog la permanencia de nuestra televisión. Porque es pública y debería serlo, tras muchos años usada como un coto privado. Por la cultura y la lengua. Porque podría funcionar, de no ser por el saqueo realizado. Exigimos que sea nuestra. Exigimos que nos la devuelvan: libre, autogestionada si es preciso, dando voz a quienes no tienen voz. Y exigimos que se escuche a los trabajadores, esos que, pese a todo y pese a todos, merecen, muchos de ellos, toda nuestra solidaridad y apoyo, toda nuestra comprensión y todo el respeto para su lucha, que es también la nuestra.

#RTVVnoestanca


Si el texto te ha gustado, menéalo en este enlace: CLICK AQUÍ.

22 comentarios:

  1. Julià Álvaro11 nov. 2013 23:56:00

    Yo sería menos benevolente cuando se generaliza sobre los trabajadores pero me parece un articulo comprometido, certero, muy completo y de lo más recomendable. Un artículo muy de agradecer, y no hablo como parte, que lo soy, sino como ciudadano, que lo soy antes. De lectura necesaria.

    ResponderEliminar
  2. Durante 20 años, Canal 9 _NO_ ha sido mi televisión: noticias manipuladas, ocultación de noticias, mentiras no ya a medias sino a cara descubierta y sin ninguna vergüenza. Aparte de eso, la cuna del chabacanismo más vergonzoso, del culto a la mediocridad, a la desvergüenza, al cotilleo.

    Y como promotora del valenciano, cero patatero. Debería haber tomado ejemplo de, por ejemplo, TV3, donde todo se emite prácticamente en la lengua autóctona. Ya hay otras (MUCHAS) televisiones emitiendo en castellano, no sólo las generalistas, sino incluso las que emiten en canales privados (cable, C+), de películas, de documentales, de noticias, de humor, de series, infantiles, y TODAS en castellano. ¿De verdad iba a pasar algo porque UNA emitiese TODA su programación en valenciano? Pues no, en Canal 9 hay más programas en castellano que en valenciano.

    Y después la mala gestión, Canal 9 ha sido prácticamente el manual a seguir si querías ser un buen despilfarrador: tiraron el dinero en la F1, en el fútbol, en una plantilla monstruosamente sobredimensionada.

    Pero lo más cachondo de todo es que si los trabajadores, por arte de birlibirloque, hubieran recuperado sus puestos, seguirían plegándose a los deseos y directrices de los mandamases, y seguirían engañando y manipulando sin remordimiento a la población, a aquellos que les pagan los sueldos. Lo siento, pero lo de la "obediencia debida" no cuela, han sido colaboradores necesarios para que los de arriba hicieran lo que han hecho. Y si lo hicieron con gusto, porque eran afines al partido, peor todavía.

    No, definitivamente Canal 9 no es mi televisión, no lo ha sido nunca, no la veo, no veo sus programas, ni siquiera sus películas. No la echaré de menos. Y a los trabajadores, esos que se hacen llamar periodistas, que se piensen en lo que significa ser PERIODISTA, pero de verdad, de esos cuyo código deontológico les lleva a buscar la verdad, porque para escribir al dictado no hace falta carrera, con bajarse los pantalones y agacharse es suficiente. Eso sí, a cambio de un sueldo cada mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, al igual que tu, Canal 9 nunca fué mi cadena. Admiro la TV3, que en estos momentos tras la caída de TVE (que casi soñamos ver una BBC española) es la mejor cadena española, le pese a quien le pese. Lo cierto esque si Canal 9 hubiese ido a negro no me habría enterado hasta leerlo o escucharlo de otro. Podría decirte aquello de que los trabajadores no son solo los periodistas, que muchos han protestado, que no son todos iguales... y bla bla bla. Pero ¿Sabes qué? Qué en realidad da igual, no es por ellos, no se trata de los directivos, ni de los periodistas, ni de los trabajadores. Se trata de que tenemos un altavoz desde el que los valencianos podríamos tener la libertad de escuchar y ver un medio en valenciano, de que llenan un vacío informativo de un territorio donde somos ciudadanos de tercera, de que podría ser un Difusor de nuestra cultura, impulso de nuestra cultura, cohesionador y vertebrador de nuestro territorio.
      Pero sobre todo y por encima de todo porque RTVV es NUESTRA, de los valencianos, porque Fabra se comporta como un cacique, como un gobernador caribeño, delegado de Rajoy. Porque QUIERO DAR UNA LECCIÓN PARA LA HISTORIA, QUE EL PUEBLO VALENCIANO NO SE DEJARÁ CHAFAR UNA VEZ MÁS. Por ello, no solo no voy a hacerle el juego al PP y a Fabra, quiero que sea persona non grata en el País Valenciá, que sea un apestado para dar ejemplo y gritarle al mundo que quien toca LO NUESTRO, LO PAGA CARO. QUE DE LOS VALENCIANOS NO SE VA A VOLVER A JUGAR NUNCA MÁS. A ver si es verdad.

      Eliminar
  3. A mi me da mucha lastima los trabajadores, pero Canal 9 estaba tan infectada y era un agujero tan desorbitado de gasto que era insostenible.
    Cualquier empresa tendría que haber cerrado hace años, la culpa no es de los trabajadores es de los dirigentes que han permitido llegar a esta situación, es la misma canción que ocurre en todo donde los políticos meten la mano (ya sea PP, PSOE, CIU...), acaban corrompiéndolo, sacando pasta a dos manos y al final de la película pagan justos por pecadores ya que aquellos que se han aprovechado en un par de días los colocaran en otro lado.

    Vamos si era una televisión autonómica con mas trabajadores que tele5 y antena3 juntas, es de chiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres tan ignorante que te crees cada tontería que dicen esos payasos... las plantillas de A3 o Tele5, entre otras duplican la plantilla de RTVV (que si está sobredimensionada en algun caso, es por el PP y su "enchufismo" a colegas... si querían un ERE no ilegal que hubieran tirado a los que no han pasado oposiciones y ocupaban puestos para los que no estaban ni cualificados.. pero Fabra no va a quedar mal con sus coleguis).

      Vamos, no tienes culpa de creerte lo que dicen, pero sí de no documentarte antes de dejar ese último comentario, además... las subcontratas de las otras tv también duplican y triplican en algunos casos la de RTVV.

      Eliminar
  4. Es un post muy interesante pero cuando se habla de trabajadores de RTVV parecen que la plantilla solo esté compuesta por periodistas, que seguramente han estado silenciando cosas pero todo el mundo tiene miedo a perder su trabajo y es comprensible pero hay mucha más gente afectada, gente como adminitrativos gente que trabajaba en el departamento comercial y que desde hace 10 años veían que estaba entrando gente como colador pero que realmente no podían hacer nada, desde luego hay responsables pero en ningún momento lo son los trabajadores ni los periodistas a pesar de haberse callado cosas por miedo a la represalia de perder un trabajo, ni mucho menos el resto de afectados, ahora en lugar de cerrar la televisión lo que debían de hacer es arreglar las cosas con un buen criterio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @Ginger El caso es que, incluso si ahora se quisieran hacer las cosas bien y tener un Canal 9 independiente, responsable, bien gestionado, etc., sigue sobrando MÁS de la mitad de la plantilla: C9 tiene ahora más trabajadores que T5 y A3 juntas, y estamos hablando de una cadena regional, ni siquiera nacional. Es decir, fácilmente sobrarán dos terceras partes de la plantilla. Por ejemplo, mi padre, que sí la ve, dice que no ha notado ninguna diferencia en la programación con la mitad de la plantilla despedida. Es decir, SOBRA MUCHA GENTE, gente a la que estamos pagando nosotros por rascarse la tripa, mientras en otros campos nos quitan hasta el aire para respirar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy cansado de oir siempre lo mismo con el número de trabajadores. ¿En qué te basas?¿En lo mismo que han dicho en otros medios los mentirosos de siempre? Creo que lo mejor es responder con NUMEROS REALES, al menos los que están disponibles.

      ----- Datos de Mediaset en 2012: http://servicios.telecinco.es/inversores/MEDIASET_INFORME_2012/pdf_esp/MEDIASET_Informe_Responsabilidad_2012.pdf
      En su página 116 indica que la integraban 1360 personas de media (1335 acabaron el año)

      --- Datos de Antena 3
      http://www.atresmediacorporacion.com/informe-anual/2012/informe/
      Si acudimos a la página 113 en la parte de recursos humanos del informe, en ella leemos que el grupo lo integran 1784 profesionales. Esto se debe por la fusión con La Sexta, pero lo más divertido es que antes de la fusión, en su informe del 2011 indica que el número de trabajadores era de 1849 (En recursos humanos en página 62 / 120 http://www.atresmediacorporacion.com/informe-anual/2011/)

      - De RTVV no he encontrado los datos directamente, pero sí podemos ver como en todas las noticias actuales se movía por unos 1700. http://www.publico.es/439721/los-trabajadores-de-rtvv-no-nos-vamos-a-joder-vamos-a-luchar

      Sumando los datos anteriores, ya vemos que SOLO ANTENA3 ya tiene más trabajadores que los que tenía RTVV, así que si sumas las dos, pues imagínate. Y además hay que tener en cuenta que A3 y T5 tienen muchos PROGRAMAS EXTERNALIZADOS, por lo que los trabajadores de estos no cuentan como del grupo, con lo que si nos ponemos así, el número de trabajadores de TELECINCO Y ANTENA 3 ES MUUUUUUCHO MAYOR QUE EL QUE TENIA RTVV hace un año.

      ASI QUE SIEMPRE QUE DICEN QUE RTVV ERA MAS GRANDE QUE LAS OTRAS DOS, MIENTEN DESCARADAMENTE. POR FAVOR, QUE DEJEN DE MENTIR


      Y que conste que tras decir esto, no niego que hubiera demasiados trabajadores, pero también por como los gestores en los últimos años han ido ampliando la plantilla a su antojo sin control, colocando como han querido y usándola para pagar favores. ¿Y ellos pagan? Noooo, es que estaba muy sobredimensionada, dicen, ¿y quien tuvo la culpa?¿y cuantos de ellos dimiten?¿o son expulsados por su gestión?

      Por favor, no os dejéis engañar.

      Eliminar
    2. aun con estos datos todo indica que en canal 9 había un numero de trabajadores muy elevado para ser una cadena autonómica y otra cosa que habría que debatir es la gestión, que era un autentico desastre.
      La cadena podría sobrevivir pero creo que, lamentablemente, es inevitable acudir a los despidos, ignoro la cuantía y desde luego una buena limpieza de cargos de directivos tipo Vicente Sanz tendría que tener.

      Hoy Fabra culpa a la oposición del cierre, la verdad que es de una vergüenza increíble.

      Eliminar
  6. Tienes razon, los periodistas de canal 9 son angelitos. Cualquiera los querria para cuidar a su abuela.

    Venga va, vete por ahi, los corruptos se justifican del misno modo que justificas tu a gentuza aue trabaja manipulando a sabiendas y le importa una mierda porque saca dinero de ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque llego a la misma conclusión que tu (+o-), creo que deberias volver a leer el artículo. Tu amargura suena como que te molesta la corrupción porque no te ha beneficiado a ti.

      Eliminar
  7. Lo que no entiendo ni nunca entenderé es porque C9 es un ente que perdiendo dinero se endeuda más y más y todavía realizaba "la pelicula sense talls" endeudando más y más a los valencianos. Es una televisión autonómica, este tipo de televisión debe tratar temas de interés cultural, no intentar competir en el share con antena3 y derivados. Estoy seguro que si la programación de la cadena hubiese ido en esa dirección en vez de pagar a don nadies del mundo como los de "Tombola" y abusando de sus posiblidades como con las películas sin cortes publicitarios la cadena no hubiera llegado a donde está, corrupción a parte. ¿A quién le entra en la cabeza que pierdes un montón de dinero y todavía pones películas sin anuncios? A alguien que no le importa perder dinero y que sólo le importa vivir el momento, a todos esos políticos corruptos que les interesaba que la cadena siguiese siendo su organo propagandístico.

    A todos ellos, gracias por dejarnos en la ruina y sin lo poco que teníamos, sinceramente espero que el Karma os haga caer en la miseria y en la desgracia, a vosotros como a todos los vuestros que disfrutan de lo conseguido mediante corruptelas.

    ResponderEliminar
  8. @Jan Smite

    Algunes llegendes urbanes

    Així, s’ha colat la lletania que resa que” RTVV té més personal que Tele 5, Antena 3 i la Sexta juntes”. Sí, però no. Els canals privats fa anys que van decidir externalitzar la major part de la seua producció. Per eixemple, tots els informatius de Tele 5 estan servits per l’empresa de notícies Atlas, propietat de Mediaset. Atlas té una plantilla de més de 200 treballadors i en molts casos subcontracta cobertures informatives a tercers , que acaben servint les informacions a Tele 5. Conforme baixem l’escala, trobem condicions laborals més precàries i sous que ens retrotrauen a meitats dels anys 90. És així com l’audiovisual s’ha convertit en un sector de mileuristes.

    La segona frase lapidària és que “RTVV és cara per als valencians”. Per reforçar la sentència sempre s’al.ludeix als 1.200 milions d’euros de deute acumulat que arrossega. Curiosament no s’explica com s’arriba a una xifra tant astronòmica tot i que l’equació salta a la vista: sumem els sucosos contractes amb productores amigues per projectar els successius presidents autonòmics a l’escena política madrilenya (això sí, amb unes audiències irrisòries), el cànon per la retransmissió de les curses de Fòrmula I, el finançament atípic dels equips de futbol valencians, les factures unflades amb la retransmissió de la visita del Papa o els capritxos de l’anterior secretari general, Vicent Sanz, processat per un cas d’abusos sexuals a tres treballadores de la casa. Hi ha hagut la més mínima responsabilitat política per haver provocat un forat negre de dimensions incalculables? Cap ni una. Les gestions successives de Jesús Sánchez Carrascosa, Genoveva Reig o Pedro García han estat validades pels successius governs autonòmics.

    http://www.valenciaplaza.com/ver/43852/la-rtvv-que-reivindiquem-no-es-una-utopia-.html

    ResponderEliminar
  9. http://cgtrtvv.blogspot.com.es/2013/06/a-vueltas-con-el-nuevo-y-falso.html

    El total de jefes, desde la Directora General a los Responsables, asciende a 123, lo que para un plantilla de 480 trabajadores hace que salgamos a 1 jefe por cada 3,9 trabajadores.

    ResponderEliminar
  10. A vista de Red: El método para privatizar una cadena es degradarla, para así no sentir su perdida – por Jordi Batlló

    http://www.elinconformistadigital.com/modules.php?op=modload&name=News&file=article&sid=307

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que decir que los trabajadores eran responsables porqué no dijeron nada es tan estúpido como decir que el cierre de Canal 9 es culpa de la ciudadanía por votar a esos dirigentes corruptos... bueno, espera, quizá eso último tenga más sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. BINGO! (aunque es como un círculo vicioso, puesto que sin manipulación de Canal 9 dudo mucho que hubieran seguido ganando mayorias absolutas como lo hacian)

      Eliminar
  12. Antes cuando era carisimo habrir un canal de TV era logico que fuera publico.
    Ahora no....
    Con mis impuestos no.

    ResponderEliminar
  13. Es sintomático ver que la mayoría de los cometarios al artículo (al menos los últimos) no han entendido nada de él, o sus autores no están dispuestos en absoluto a realizar el ejercicio de reflexión que el artículo propone: hacer distinciones, ver los matices, distinguir el tipo de responsabilidad de cada cuál, sin ser indulgente con los verdaderos culpables, ni culpar a los inocentes (y como debería estar claro después de leer el artículo la división no es entre periodistas y mandamases, sino mucho más compleja); y sobretodo distinguir entre el contendor (y su función general) y el contenido (su implementación particular, durante estos años).

    En realidad la gran paradoja es mucho más general; es la paradoja de quienes defendemos una verdadera autonomía de los valencianos. Parece que por mucho que soñemos, dada la composición demográfica e ideológica de nuestro País, los que implementarán esta autonomía (ocuparán sus instituciones, etc.) no serán nunca los que realmente se la creen. La paradoja es que, desde esta perspectiva, no podemos escapar a la relación de amor-odio para con nuestras instituciones de autogobierno, porque si, por un lado, las consideramos necesarias, por el otro, los que las ocupan no las usado nunca como debieran. Puede que con el tripartit esto cambiara, pero no sé si el PSOE lo acabaría permitendo.

    Sergi Rosell

    ResponderEliminar
  14. La gráfica que presentas me parece una falacia total. No sabemos a donde habría llegado el gasto si el PSOE hubiese continuado en el poder (como en Andalucia).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sabes lo que es una falacia, que lo dudo, dime a ver de qué tipo es esa. Ni es falacia, ni es mentira, ni puedes acusar a nadie de algo que no ha hecho.

      Eliminar
  15. Totalmente en contra del cierre de Canal 9, pero algunos de los responsables/trabajadores de la seccion de informativos deberian haber sido deshabilitados para ejercer como periodistas desde hace mucho tiempo. Lo que me parece vergonzoso es que los mismos que tuvieron el coraje de esconder tanta mierda, ahora la destapen porque los van a despedir. Este tipo de personas me parecen totalmente despreciables.

    ResponderEliminar