4 jul. 2011

El futuro del 15M o la historia de una elección. (PRIMERA PARTE)


1919. Alemania. La Novemberrevolution o Revolución de Noviembre había dado a luz a la revolución más pacífica de todos los tiempos. Ni un solo tiro, ni una sola agresión a los partidarios del orden anterior. Y la novemberrevolution tuvo que tomar un camino. Había dos: uno conducía a una democracia de los Consejos de Obreros y soldados, representados por los espartaquistas y el Partido Socialista independiente; la otra era la vía democrática, representada por el SPD y sus dirigentes. Para hacer lograr el triunfo de la segunda, el SPD no dudo en armar a mortales enemigos... gente ultranacionalista creadora de los Freikorps.

El 6 de enero la Revolución había elegido su camino. La revolución consejil era aplastada a tiros y Alemania sería una República democrática sin consejos. Sin experimentos. El SPD había ganado teoricamente. Pero los resortes de poder, Administración, Justicia, Ejercito, siguieron en manos del establishment anterior.

Trece años después esa democracia era literalmente borrada de la faz de la tierra. Y con sus armas, Hitler comenzaba el reinado del terror en Alemania. En realidad, nadie habia ganado en 1919.

Hoy el "Movimiento 15M" tiene ante también una elección porque tiene dos vías a escoger: consolidar la democracia actual o ir más allá. Centrarse en lo pequeño o ir a lo grande. Usar el famoso "Consenso" o tomar un método que permita tomar decisiones. Tener una cierta centralización o tener una dispersión. . Volver a internet, de donde surgió un 15 de mayo, o quedarse en la calle, donde ha tenido una visibilidad real. Irse de vacaciones o continuar y no apagar la llama encendida.

Como ven cada una de las opciones es diferente una de otra. Lo que pretendo con mi reflexión es ver la consecuencia posible de cada una de ellas. Y ver la consecuencia de tomar una u otra.

1ª elección:

Consolidación de la Democracia o ir más allá. Centrarse en lo pequeño o ir a lo grande.

Existen alguna voces que en su dia alertaron de que en cierto modo el impulso a la "Spanish revolution" había venido de sectores más conservadores, con la intención de refundar lo actual pero con intención de fortalecer las disfunciones existentes. Gente como Enrique Dans, o miembros del colectivo no les votes, algunos vinculados a bancos y empresas con fuerza pedían cambios ¿con que intención? Pues para superar la actual etapa y pasar a otra similar. En un artículo que encontre hace un mes en la ACAMPADA VALENCIA, precisamente por gente que tiende a no creerse todo se exponía con detalle: http://antimperialista.blogia.com/2011/052101-los-vinculos-de-enrique-dans-promotor-del-movimiento-15m-con-la-oligarquia-finan.php

Si lo único que se logra es consolidar el sistema actual, puede suceder que ocurran dos cosas: que en un futuro se aprueben medidas impopulares o dañinas contra la población, como futuros recortes y el haber consolidado el sistema les de mayor legitimidad. Pondré un ejemplo. Imaginemos que se aprueba una reforma de la ley electoral y una separación de poderes real y efectiva. Eso sería positivo. Pero imaginemos que luego, aprobadas esas reformas consolidadoras, meten una ley como la que han metido en Portugal, un impuesto al 50% de la paga de Navidad, cobres lo que cobres. Esos políticos tomarán esa decisión y sin embargo, podrán echarnos en cara la legitimidad mayor que ahora de la propuesta, dada la "ley electoral justa" y la "independencia judicial".

También que al no mantenerse eternamente la llama de la protesta las medidas ahora conseguidas sean desactivadas en un plazo razonable. Ya sucedió en la transición, cuando se aprobó el Estatuto de Trabajadores y la calle podía comerse a un Gobierno y ponerle contra las cuerdas: bastaron seis reformas laborales para convertir ese estatuto en un papel con el que muchos se limpian el culo, y con cinco reformas hechas por el "Partido de los Obreros" (es ironía): me refiero al PSOE.

Por esa razón creo que debe irse más allá de una simple reformita, de esas que les gusta a un sector del 15M, el que yo llamaría más "centrista". El que piensa que con esas reformitas poco más y van a comer los cinco millones de parados, dejar de subir el paro, se acaba la crisis, y fueron felices y comieron perdices.

No debemos olvidar que en todo movimiento popular o de cambio existen miembros que realmente quieren cambios no excesivos. Ese "que todo cambie para que todo siga igual". Quizá parte de aquellos que organizaron la protesta inicial y que fueron desbordados por una implosión, y que van a tratar de recuperar el control de lo perdido.

Si esas reformas (que yo las veo necesarias, pero complementarias en lugar de cerradas) no van acompañadas de cambios sustanciales en aspectos sociales y económicos, el 15M no pasará de ser una "Revolución naranja". Y conste que, de momento, los cambios no son tangibles puesto que aún se están debatiendo que cambios queremos y como los queremos.

No debemos olvidar tampoco que los que realmente mandan son los que tienen el dinero... poderoso caballero es don dinero (y que verdad es). Los políticos no pasan de ser unos petrimetres en manos de los segundos. Sólo basta con comprobar como voces pedían dentro del PSOE la retirada de ZP y como Botín le pedía a este que siguiese. Y ahi tienen ustedes el resultado.

Continuará....

4 comentarios:

  1. Enhorabuena, las opciones están expuestas con gran imparcialidad:

    "Usar el famoso "Consenso" o tomar un método que permita tomar decisiones"

    De pena.

    ResponderEliminar
  2. Vd, que ni siquiera tiene la valentía de firmar con nombre, si da pena.

    Ahora me explicas en un mes y medio para que ha servido el susodicho "consenso" sino para impedir una y otra vez que se tomasen decisiones claras y concisas y la mayoría se expresase.

    Cuando exponga mis argumentos en contra del "consenso-bloqueo-darlemil vueltas a lo mismo para no conseguir nada" me haces una crítica o me contraargumentas, si es que sirves para ello. En lugar de balbucear chorradas.

    Au revoir.

    ResponderEliminar
  3. Acepto que el consenso es un método más lento que la votación, pero sigo apostando claramente por él, y te lo argumento:

    -Obliga al entendimiento, a cooperar con el argumento contrario para buscar una solución conjunta, en lugar de limitarse a una elección.

    -Es producto del acuerdo general, no genera ganadores ni perdedores.

    -El debate y reformulación de posturas distintas puede dar lugar a resultados creativos y mejores que los inicialmente propuestos.

    -Obliga a cuestionar el propio ego. Si se quiere tomar una decisión todos habrán de ceder un poco por el bien común.

    Por supuesto, estoy de acuerdo en diseñar mecanismos que eviten el bloqueo y hagan más eficaz el proceso, pero la idea de consenso (si está bien llevada, claro) me parece claramente superior a la de votación, y mucho más democrática.

    Ah, excepto por este punto, estoy bastante de acuerdo con la reflexión que aquí expones.

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Yo apuesto por algo más ambivalente, medio camino entre el consenso y la votación: más que nada por ser resolutivos. Si seguimos con el consenso siempre existe una minoria que uede bloquear. La idea seria empezar con el consenso pero una vez debatido, pasar a una votación mayoritaria. 2/3, 4/5 pero algo que permita la toma de decisiones, porque en caso contrario, estamos divagando... mientras los políticos y los banqueros usan ese tiempo, que es muy valioso, bien para desacreditarnos o bien para demostrar que no somos capaces de tomar decisiones o que el 15M es una jaula de grillos. Saludos.

    ResponderEliminar