17 nov. 2008

Heroes o el valor de las ideas

Es curioso y poco probable que un viaje te pueda sorprender, pero es casi imposible que un viaje pueda "tocar", aunque sea ligeramente determinados posicionamientos que puedes tener. Si embargo, a mi me ha pasado. El viaje de este fin de semana a Bilbao a visitar el Foro Institucional de JSE y a mis compañeros socialistas de Euskadi me ha hecho ver otra realidad. Realmente fue muy enriquecedor y gratificante por la hospitalidad de los compañeros y compañeras de Euskadi, asi como por el trabajo realizado (al igual que por la fiesta que nos pegamos el sábado por la noche) . Aunque lo que quizá engrandece más a los compañeros del PSOE de Euskadi (cosa que hago extensiva al PP de Euskadi) es su valentía y la firmeza de sus ideas.

Tienes que ser muy valiente para dedicarte a la política y verte en situaciones muy desagradables: un concejal del PSE allí tiene que llevar la sombra de un escol¡ta durante todo el día, y quienes mejor lo tienen son aquellos compañeros que viven en ciudades o pueblos numerosos, porque la peor situación es para aquellos que tienen la gallardía de hacer política o defender sus ideas en una población del interior o de la "Euskadi profunda": además del hecho de tener que llevar escolta, se encuentran con el rechazo o el silencio de sus convecinos. Incluso encuentras serias dificultades para encontrar trabajo, pues al parecer nadie quiere tener a un empleado tan peculiar.

En fin, hoy, que la corrupción moral y la indecencia política de algunos hace que la política sea vista como sucia y mala por parte de la población, solo requiere conocer la vida de los compañeros y compañeras del PSE en los Ayuntamientos del País Vasco para entender que, la inmensa mayoria de ellos aman y trabajan por sus ideas, sacrificando su tiempo, su familia, pero en muchas ocasiones, sacrificando una vida cómoda y sin sobresaltos, sacrificando incluso su propia vida.

Allí el PSE quiere ganar las elecciones para ganar en derechos, para mejorar la vida de sus ciudadanos, pero lo más chocante es que por lo primero que quieren llegar al Gobierno vasco es para convertir la "democracia durmiente" en Democracia para todos.

No entendía muy bien que era eso de democracia durmiente. Luego lo entendí: a diferencia del nacionalismo inclusivista, como el catalán, el nacionalismo vasco ha convertido Euskadi en una democracia adormecida por un sedante llamado nacionalismo que lo absorbe todo: la gente evita dar sus opiniones públicamente, y en algunos sitios tiene que fingir y mostrarse partidario de unas ideas que detesta rabiosamente. Allí, ponerte a hablar de política en público no significa que tus conocidos te llamen pesado o que te muestren una opinión distinta a la tuya: allí, directamente pueden dejar de hablarte porque les incomodas, por que "les puedes meter en un lío". Si a alguien esto le suena a democracia o es muy benevolente o muy iluso. Por contra, a mi me recuerda el escenario de una "dictadura encubierta". Allí donde el silencio es virtud, la prudencia un logro, la disconformidad peligrosa y indeseada; en un lugar así no existe libertad y sin libertad, no existe una democracia de verdad.

Espero poder acudir de colaborador con mis compañeros vascos en las elecciones de febrero/marzo, puesto que lo necesitan y estoy seguro de que muchos de los que allí estuvimos acudiremos, no solo por valentia sino porque creemos en nuestras ideas. No se si me mandarán a Hernani o Mondragón como les señalaba (escandalizados o sorprendidos por la valentía o la osadía mia) o al final no. Pero no me da ningún miedo. Las dictaduras y las falsas democracias se derriban con audacia, no con cobardía

3 comentarios:

  1. Q cabrones os vaís a Bilbao y no decís nada, q fort

    ResponderEliminar
  2. He estado bastantes veces en el País Vasco, sobre todo en Vitoria y en Donosti, y es un auténtico subidón entrar a una Casa del Pueblo y ver cómo los compañeros se siguen reuniendo allí a pesar de estar amenazados, burlando así la amenaza expresa que pesa sobre ellos y demostrando que las ideas son mucho más fuertes que las armas y las coacciones.

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tus palabras. Déjame que te traslade una reflexión que personal que ya hice en una charla en una Agrupación de Madrid. No somos héroes, sino gente nortmal a la que le ha tocado vivir una época dura como otros muchos miles de socialistas en otros lugares y otros momentos. Seguro que tú y los demás compañeros os comportaríais con dignidad llegado el momento

    ResponderEliminar