24 may. 2014

Carta abierta a Jorge Fernandez Díaz, Ministro del Interior.

Al Ministro del Interior

Estimado Jorge Fernández Díaz.

Lo de estimado es una figura de decoro que me tomo y de cortesía, que no mereces, porque es tal el asco y la repugnancia que siento cuando veo y escucho tu nombre que, difícilmente puedo contener el vómito ante alguien que es responsable de tantas cargas policiales, tantas agresiones en manifestaciones, tanta represión y tanta censura.

Has iniciado tu cruzada, mandando a tus fieles lacayos, a esa policia política, envidia de dictaduras, llamada Guardia Civil, a detener, casa por casa, a aquellos que, de una u otra manera, han expresado por la red lo que muchos opinan en la calle, por mucho que ahora alguno sea tan asquerosamente hipócrita que recule y hable de "barbaridad" al leer esos twits. He escuchado cosas mucho más "directas" sobre la Carrasco en el parque o en los bares de mi pueblo. Tienes que estar plenamente orgulloso de ello. Me consta. Seguramente desearías tú y tus esbirros poder registrar, de paso, a ver qué libros leen, como en los buenos tiempos de la dictadura franquista, esa en la que tú vivías cómodamente en Barcelona.

Supongo, seguramente, que tratas de seguir los pasos de tu padre, cuando pronunciaste esa frase de "hay que limpiar de indeseables la red". Tu padre fue un maestro en ello, como bien saben en Barcelona, donde no solamente no te votan, sino que te desprecian y sienten un profundo asco hacía tu persona. Quizá en parte del Estado no te conozcan, pero en Barcelona te recuerdan a ti y a tu padre también. Aquel Subinspector de la Guardia Urbana, que anteriormente había entrado cuando los sublevados ocuparon Barcelona en 1939, y que, para erradicar el chabolismo y "limpiar de indeseables Barcelona" no dudaba en mandar que los policías hiceran torturas como el "Grabao", internar a los "indeseables" que venían de otros puntos a buscarse la vida a Catalunya y después deportarlos o incluso propinar fuertes palizas, fuesen hombres o mujeres (ahí ya no importaba el aborto por los golpes, ¿Verdad, Jorge?).

También recuerdan cuando tu cargo en Trabajo en época de UCD sirvió para colocar a la familia: concretamente a tres hermanos tuyos, a tres cuñados, a tu mujer y a tu primo. Sabíamos que eras un enorme defensor de la familia. Ahora, con estos datos cuadra todo mucho más.

Por todo ello en Barcelona te desprecian, y no se cortan, pese a tu poder de intimidación como jefazo de los cuerpos que se encagan de la represión más dura, en recordártelo cada vez que te atreves a visitarla.

La "Caza de Brujas" que has iniciado, tratando de forzar y retorcer las leyes existentes, es un insulto y una ofensa a la libertad de expresión. Es, además, un intento por tomarnos por imbéciles y conseguir que en lugar de hablar del porqué dos compañeras de tu partido se han matado a tiros, hablemos de lo que la gente opina y la intención, que tanto te gustaría, de impregnar esas Redes Sociales que tan formidablemente te retratan a ti y a los de tu calaña, de ese aroma a naftalina y a alcanfor rancio tan característico de los tiempos de la Dictadura en este etapa del Régimen de 1978. Ese aroma que tanto te gusta a tí, por tradición ya familiar.

No estamos obligados a llorar a tu compañera. No me da la gana llorar a alguien que no se lo merecía. Porque quienes la conocían sabían que era una política bastante odiada. ¿Acaso esperas muestras de cariño, Jorge?¿Tú y los tuyos? ¡Pero si estáis dejando el país hecho un erial! Carrasco era en León la de los trece sueldos, la de la lengua larga, experta en soltar cacicadas creyéndose la "Reina del Mambo". La del PP, la de tu partido. El mismo que no llora cuando la política de desahucios tira a patadas a la gente de sus casas. El mismo PP que no se ha molestado en guardar minutos de silencio cuando un desahuciado se colgaba o se pegaba un tiro. Los mismos que habéis llevado a mucha gente a una situación desesperada, mientras, alejados de la realidad, de ese pueblo que ahora os detesta, os pensáis que tenemos que estar eternamente agradecidos a gente como tú o Isabel por habernos llevado a la situación en que estamos.

Los únicos que os dan las gracias y, quizá, os muestren su sonrisa, puede ser esa gente infatigable que abunda en tu partido, a la espera de un carguito a dedito. Esa gente que os ríe las gracias porque votarían al PP aunque presentaran como candidato a un cubo de fregar. O quizá vuestros verdaderos jefes, esos que desde los despachos de bancos, de multinacionales o del FMI están encantados con vuestra gestión. ¿Cómo no iban a estar contentos? Es de bien nacidos ser agradecidos, y ellos, tienen mucho que agradeceros a gente como tú, Jorge. Pero no vuestro pueblo, no la clase trabajadora, ni los parados, ni los pensionistas, ni los profesores, ni los vascos, ni los catalanes, ni muchos y muchos de tus "representados". Esos, si te tuvieran enfrente, sin escolta, quizá te dirían las cuatro cosas bien dichas que mereces escuchar.

Quieres censurar, capar, pisotear la escasa libertad que ya existe en nuestro país, gracias a gente como tú. No han saciado tu apetito liberticida y tu esencia fascista ni las brutales cargas de las que eres responsable. Si, Jorge, tú y tu policía, que habéis agredido, machacado, apaleado y vejado a cientos y cientos de personas que, a diferencia de ti, han tratado, de una u otra forma, de cambiar la insostenible situación a la que tu partido ha llevado al Estado y a la sociedad. No te han servido todas esas agresiones. Necesitas más, y para ello, no has dudado en dar directrices políticas para que tu policia, en plena simbiosis con la Gestapo nazi o la Brigada Politico-Social, vayan a detener por opiniones a jóvenes de diferentes puntos del país. Jóvenes y de izquierdas, esos a los que, en este momento, aplicar la ley de Fugas sería excesivo ¿Verdad, Jorge? Y recalco lo de izquierdas. Porque mientras tu Policía Política del Régimen del 78 detiene a rojos y "maleantes", como ya hiciera tu padre en Barcelona en los 50 y 60, los que se pueden dar la mano con gente como tú, gozan de una execrable y vergonzosa impunidad.

Aquí te muestro esos ejemplos de quienes son tratados de forma cordial y respetuosa, salvo que demuestres lo contrario, por tu Ministerio y tu policía política.

Insultos contra vascos y catalanes.




Apología del asesinato.












Personas que trabajan a tu cargo llamando a la violencia política contra gente de izquierda en las redes sociales. Ni una sanción.




Apología del terrorismo (GAL) y humillación a las víctimas de esa banda terrorista creada desde el Estado.







Humillación a las victimas del terrorismo, como Pilar Manjón, a la que incluso militantes de tu partido han llamado ZORRA y PUTA




Amenazas (que acabaron cumpliéndose)







Más barbaridades contra las que tu Ministerio y tu goebblesiana policía no ha actuado ni actuará.




Y son solo algunos ejemplos. Basta con buscar en Twitter "catalanes de mierda", "vascos de mierda" o "rojos de mierda" para ver como se profieren amenazas, apología del asesinato y hasta del terrorismo del Batallón Vasco-Español o los Grupos Antiterroristas de Liberación. Pero claro, algunos de esos, como este sujeto, son policías con placa, de esos encargados de detener y que llamaban al asesinato masivo de rojos y "guarros" en su Red Social. Policía infame al que no has tenido la decencia de cesar, porque es de suponer que tu pensamiento no debe ser muy diferente ¿o si?. Porque lo que da miedo no es que seas un vulgar liberticida, un meapilas infumable y un represor de las libertades, lo que verdaderamente es terrorífico es lo que seguramente pienses y no te atrevas a decir.

Quieres que tu paso por el Ministerio deje como un aficionado a tu padre cuando "limpiaba de indeseables" Barcelona. Tu Ley Mordaza, que deja en un juego de niños a la infumable Ley Corcuera del PSOE que es la que está vigente ahora, la reforma del Código Penal o las diferentes leyes represivas que decretas o que ya tenías, dejadas por el PSOE de González o Zapatero o por tu colega Aznar, debían no ser suficiente para alguien como tú. Y has pretendido llegar más lejos, y quedar a la altura de Erdogan en Turquía, poniéndonos una mordaza en Twitter, pero, eso sí, solo para rojos e indeseables. Mientras tanto, tus amigos, los ultraderechistas y los fascistas, cuyas detenciones han caído de forma peculiar durante tu mandato, los que son de tu cuerda, pueden libremente insultar, difamar, pedir tiros en la nuca y hacer lo que les de la gana. Esa es la Igualdad del Régimen de 1978.

Siento decirte que no te vas a salir con la tuya. Somos muchos, muchos y muchas, quienes vamos a burlar la censura, como sea, como haga falta, con lo que haga falta. Si por decir la verdad, vamos a ser delincuentes, no nos importará ser delincuentes, pues sabemos que los verdaderos delincuentes son los que comparten contigo partido político, los que han saqueado Valencia, los que han arruinado a miles y miles de familias. Los que tienen cuentas en Suiza y que no son perseguidos, mientras se persiguen las cuentas de Twitter de gente antifascista. Los que condenan al pueblo a la miseria y a la esclavitud, a la emigración, a dejar de estudiar. Los que ocupan cargos en bancos y multinacionales. Esos son los delincuentes

Nosotros vamos a seguir denunciando el pisoteo a las libertades que ejerces, Jorge. Los abusos de tu policia. La canallada y el asesinato de inmigrantes producido en Ceuta, del que sigues sin dar la cara. Las violaciones de Derechos Humanos por parte de tu policía, que organismos como Amnistía Internacional, y no solamente yo, denuncian. Las agresiones a manifestantes, las agresiones y los abusos de tus perros de presa. Vamos a seguir reclamando la libertad de los que continúan encarcelados por motivos políticos, de los PRESOS POLÍTICOS, como sucede con Miguel, Isma y muchos otros. Porque debería daros vergüenza hablar de Cuba o Venezuela, cuando allí un tuitero puede desear la muerte de un dirigente, y en vuestro nausebundo y repugnante RÉGIMEN se les encarcela y detiene.

Vamos a seguir Jorge, y tu represión no nos va a parar. Solo quería que supieras que si alguna vez te pasa algo, sepas que no voy a sentir la más mínima pena. Porque no eres persona. Para mí una persona que hace tanto daño no merece mi consideración. Me acuerdo de los manifestantes sin ojo agredidos por tu policía, del joven que perdió los testículos el 22M, de las personas desahuciadas, de los despedidos, de los parados.... Y no, no mereces mi empatía. Mereces mi desprecio y mi asco.


Con desprecio y profundo asco
Julián Jiménez.

Esta misiva esta dedicada a gente como @BouMaiTeProu,@VicentZaitsev, @Pinxiflauta, @AitorCuervo y todos aquellos que han sufrido la represión y la criminalización de los medios por mostrar libremente sus opiniones en la red.

Si crees que esta carta merece ser leída, pincha aquí para ayudar a su difusión.

PD: Los datos sobre Fernández Diaz y familia vienen dados por enlaces publicados en este post, tanto del diario EL PAÍS de 1981 como de la carta de la asociación SUMAT donde indican el pasado familiar de F. Diaz.

14 comentarios:

  1. Espectacular, sobre todo la petarda de https://twitter.com/Herfurismat/status/456507226882985984/photo/1

    ResponderEliminar
  2. Eres un genio. Menos mal que hay gente como tú.

    ResponderEliminar
  3. Bravo. Bravisimo!
    No necesito leyes mordaza ni corcuera. Ni para mi ni para los indeseables del ppsoe.
    Simplemente sobran.

    ResponderEliminar
  4. Sin palabras, gracias, gracias, gracias

    ResponderEliminar
  5. Gracias x tu esfuerzo y dedicacion, gente inteligente y despierta como tú hacen falta. Suerte y gracias!

    ResponderEliminar
  6. Qué gran carta, la verdad. Un orgullo que en esta España en la que están saliendo a la luz verdaderos monstruos, haya un poco de cordura y verdad. Gracias, de verdad.

    ResponderEliminar
  7. gracias por tu carta amigo, y aunque no nos conocemos permiteme que te llame amigo por que personas como tu son las que merecen la pena.

    ResponderEliminar
  8. Mientras haya personas como tú, no todo está perdido.He sufrido en mis carnes el odio de la dictadura, en otro tiempo, en otro sitio.Compañero ( y así no llamo a muchos) mis respetos y si en algo puedo ayudar, cuenta conmigo.

    ResponderEliminar
  9. Las cosas se van a poner interesantes en unos años. Gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  10. KAIXO LAGUN ( hola amigo) ha sido una gran satisfacion leer tu carta-denuncia....tu valentia,serenidad,honorabilidad....deberia ser un ejemplo a seguir....Gracias por escribir lo ke una gran mayoria pensamos,pero ke no disponemos de esa capacidad tuya de " SABER PONER EN EL PAPEL" VERDADES TAN TERRIBLES,COMO LAS KE DESCRIBES.....Salud lagun eta eskerri asko ¡¡

    ResponderEliminar
  11. Cómo es posible que no haya leído hasta ahora esta carta. No te dejas nada atrás. Muy completa y totalmente de acuerdo, Julián. Lo suscribo todo.

    ResponderEliminar