26 nov. 2010

España en el abismo o reflexiones y previsiones sobre un futuro incierto y desconocido. (Primera Parte)

Estamos viviendo los momentos más trágicos de los últimos setenta y cinco años. Habrá quien me acusará de catastrofista, yo también considero irresponsable a quien ha vivido como si nada de esto estuviera sucediendo. Me refiero a la segura quiebra ordenada del Reino de España, nuestro país, país que perderá su soberanía real en este año 2011.

Y es que siendo realmente optimista auguro que esta petición de rescate llegará antes de junio de 2011. Seguramente antes, puede incluso que lo empecemos a saber después de las elecciones catalanas, conociendo a nuestros políticos. Momento en el que nuestro Gobierno deberá ir inclinado a solicitar al Fondo Monetario Internacional un préstamo para refinanciar su deuda. Por si alguien no lo sabe, el FMI es como una madre dolida ante un hijo despechado, el hijo acude a pedirle cobijo pero dicho cobijo implica que la madre decide las normas de la casa.

Mi percepción es que cuando ese rescate se produzca, rescate que es algo así como el "beso de la muerte", el FMI y los acreedores impondrán a España unas condiciones draconianas, mucho peores a las tomadas por Irlanda. Mucho peores porque la credibilidad de nuestro país está por los suelos. Y segundo porque nadie va a permitir que pueda volver a caer España y repetir errores del pasado. España es demasiado grande para caer.

Entre las medidas que propondrán, podremos llegar a ver:

- Despido en masa de funcionarios: principalmente municipales y autonómicos. Fundamentalmente interinos de sanidad, educación, ayuntamientos, contratos laborales, etc. No sería descabellado pensar en una reforma legal para poder hacerlo con funcionarios de carrera. O aplicar a rajatabla el régimen disciplinario para quitar personal. Si se aplicase una relación en proporción a Irlanda, serían 300.000-400.000 despidos en la administración.

- Anulación de todas las OPE. A partir de ese momento cualquier jubilación o baja solo se cubrirá en casos estrictamente necesarios. A ser posible con interinos para que, en caso de ajustes, se les pueda despedir fácilmente.

- Supresión de Ayuntamientos, Diputaciones y CCAA. El Estado tiene que adelgazar y tiene que haber un control de déficit riguroso, que no puede darse con 17 autonomías, no se cuantas diputaciones y ayuntamientos que dilapidan en ocasiones los dineros públicos. Se fusionarán ayuntamientos colindantes. Muchos de los servicios que hoy prestan los municipios dejarán de prestarse.

- Reducción salarial para los funcionarios que conserven el empleo entre un 5% y un 15%. Puede venir como en Grecia de la supresión de una o de dos pagas extra.

- Reduccion drástica de las prestaciones por desempleo. De los dos años se pasará a los 12 meses y con una reducción de la prestación en un 20%

- Alargamiento de la edad de jubilación y reducción de las pensiones en un 5%. Cálculo de la pensión con toda la vida laboral, lo que implicará una rebaja sustancial de la misma.

- Supresión de permisos y ayudas retribuidas para los empleados del sector público, asi como jubilaciones anticipadas.

- Saneamiento espartano de las empresas y fundaciones públicas. Despidos de trabajadores y su privatización.

- Retirada de ayudas a las familias y posible cancelación de la ley de dependencia.

- Subida de uno o dos puntos del IRPF, suprimiendose algunas deducciones o unificandose.

- Subida del IVA al 20% mínimo.

- Subida de las tasas universitarias. Prácticamente se duplicarán al reducir el Estado la subvención que realiza para que el precio sea asequible.

- Nacionalización del sector bancario que entre en pérdidas, siguiendo el principio que se ha seguido durante la crisis de "rescatar a la banca con lo que haga falta".

En el siguiente artículo trataré de hacer un análisis objetivo de como hemos llegado a esta situación y las terribles consecuencias de este cada vez más cercano plan de ajuste que supondrá el fin de la soberania económica de nuestro país.

1 comentario:

  1. cando he visto anulación de todas las OPE he leido COPE y por un momento me he hecho ilusiones

    ResponderEliminar